Creencias limitantes, ¿mito o realidad?

Crees que las creencias limitantes ¿son un mito o una realidad?

Las creencias son esos mensajes internos que viven en nuestra mente subconsciente, y que condicionan nuestra vida. El biólogo molecular y escritor, Joe Dispenza, lo explica magistralmente en esta entrevista: “nuestra mente crea realidad“. En ella explica los procesos mentales de creación y la importancia de conocer cuales son nuestros pensamientos más recurrentes, para lidiar favorablemente con ellos. 

creencias limitantes¿Que son las creencias?

Las creencias las creamos en base a nuestra propia experiencia e historia personal, familiar, social, cultural, etc… Las creemos como verdades absolutas, y las damos por válidas como si fueran ciertas.  Para nuestra mente lo son, y, por tanto, suelen acabar conviertiendose en nuestra profecía cumplida.

¡ GRATIS PARA TI !
¡ GRATIS PARA TI !
3 Pasos para poner límites a TU stress de Beatriz Palá

Tipos de creencias

Existen dos tipos de creencias: potenciadoras o limitantes.

Si lo piensas bien, y haces memoria, te darás cuenta de que tu visión y pensamiento acerca de ti mismo, y en relación a tus objetivos, es y ha sido de fuerza o de debilidad. En ambos casos, lo que creías, ha sido determinante para tus resultados. ¿estás de acuerdo?

Cuando creemos que podemos, se activan las creencias potenciadoras: tenemos claridad, convicción, disponemos de la fuerza, encontramos caminos y mantenemos la motivación y la alegría en el trayecto y hasta la consecución del objetivo.

Cuando nos asaltan las dudas recurrentemente, se han activado las creencias limitantes. Estas se fundamentan en el miedo, y suelen evitar que salgas de la zona de confort. Te protegen del “riesgo”, evitando que descubras cosas nuevas, que experimentes y des pasos adelante. En el artículo  ¿Sabes qué son las creencias limitantes? , encontrarás una explicación más extensa sobre creencias limitantes, su origen y como cambiarlas.

Lo cierto es que senemos 60.000 pensamientos al día. Y la mayor parte de estos, los dedicamos al mismo pensamiento que el día anterior, y este suele ser negativo. Es decir, que por lo general las personas, orientamos nuestros pensamientos a aquello que nos falta, con temor por no alcanzarlo.

Por ello, y por la importancia de nuestros pensamientos, necesitamos reflexionar sobre ellos. Abrir las miras, para comprender cuales nos ayudan y cuales tienen un efecto contrario al que se espera.

creencias limitantes

¿Son verdad las creencias? 

Tanto las creencias limitantes como las potenciadoras, se manifiestan con mensajes basados en el “todo” o la “nada”. Se muestran como verdades absolutas.

Asumir una creencia es limitante, es pensar que te limita para todo. Así por ejemplo, si la creencia limitante es: “no merezco el éxito”, implica que crees no merecerlo en todo y de forma contundente. Del mismo modo, asumir una creencia potenciadora opuesta como, por ejemplo: “merezco el éxito”, te potencia y empodera en tu totalidad para el éxito en general. Por lo tanto las que nos empoderan vamos a tope con ellas y la que nos limita -si nos hacemos conscientes- tratamos de acabar con ella. En ambos casos, necesitamos comprender el contexto y la forma que damos a nuestros pensamientos y creencias.

Porque realidad es que las cosas no solo son blancas o negras. La amalgama de colores, es el recorrido a indagar como medio para trabajar las creencias y poner a trabajar los pensamientos a nuestro favor. Pues del mismo modo que de todo lo bueno podemos sacar partido, de lo que nos limita mucho más. Tanto las creencias  potenciadoras como limitantes, contienen aprendizajes para nuestro crecimiento y mejora.

Las creencias limitantes muchas veces impiden avanzar y siempre nos alertan de nuestros miedos. Para trascenderlas, necesitamos entenderlas, comprender el contexto en el que pueden ayudarnos a reducir los riesgos de los que nos avisan, y también graduar su valoración. Nada es bueno o malo en tu totalidad, sino que lo puede ser en un contexto que invita a ser reforzado, como medio para alcanzar nuestros objetivos.

De igual manera, también puede darse el caso de que una creencia que te empodera en realidad te perjudique. Por ejemplo. Creemos que somos buenos jugando a fútbol, esta creencia nos potencia y nos hace sacar lo mejor de nosotros mismos. Pero puede que esta creencia nos perjudique en ciertos aspectos, como por ejemplo, si no sabemos aceptar las críticas que nos ayudan a mejorar. La prepotencia, o las pretensiones excesivas vs recursos actuales, pueden limitar o impedir el éxito tanto o más que una creencia limitante. En ambos casos, cualquier creencia, necesita en primer lugar ser identificada y después contextualizada.

creencias limitantes

 

La utilidad de tus creencias

Técnicamente siempre distinguimos entre creencias limitantes y potenciadoras, pero en esta ocasión quiero que pienses en tus creencias, en función de la utilidad de la creencia, y en base a lo que quieres conseguir.

Para ello, lo primero es pensar es en las metas y objetivos que quieres lograr. Después piensa si tu creencias o creencias son útiles o no, para lograr eso que deseas.

Por ejemplo, pensar que somos buenos jugando a fútbol nos es útil para dar siempre lo máximo en el campo. Sin embargo, no es tan útil si eso nos impide aceptar consejos. Además, ¿de que nos valdría ser un gran jugador cuando, vamos a limitar nuestra imagen, por arrogancia?.

De modo que la creencia potenciadora: “Yo soy bueno” es extraordinaria, como también la reflexión de, además de ser bueno, estar dispuesto a mejorar, aprender, tolerar las malas jugadas y que estás sean un nuevo reto para el aprendizaje y el disfrute constante. De igual modo, una creencia limitante, además de trabajarla con diferentes herramientas por tu cuenta o en un proceso de coaching, es interesante que siempre la cuestiones. Por ejemplo, si la creencia limitante es: “soy malo jugando al futbol”, pregúntate: “¿Soy siempre malo jugando a futbol? ¿en que momento fue diferente? ¿Que hará que sea mejor o que disfrute más jugando a futbol?. Dependiendo del objetivo y de tu vivencia respecto a él, las preguntas a formular podrían ser muchas… La cuestión no es entrar en un dialogo contigo mismo en forma de bucle, sino, muy por el contrario, hacer preguntas que te orienten a la solución de una forma simplificada y contundente.

El objetivo es crear opciones sobre una creencia, pero hay que hacerlo según la relación que tenga con un objetivo concreto. Plantéalo de forma positiva respecto a la creencia, ya que por muy poco útil que te parezca, las creencias tienen siempre una intención positiva y un beneficio para nosotros.

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres, entonces…

Puedes 

Reserva YA tu primera “sesión de diagnóstico gratuita”, sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Coach personal Barcelona, vitalcoachingbarcelona.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.