¡ Lo quiero YA !

«El elefante…A TROZOS», me dijo alguien ante mi impulsiva impaciencia. Yo, me imagine ese elefante y me sentí aplastada por él. Pasó un largo tiempo hasta que pude imaginar que cada parte de él podía aportarme un valioso regalo. Ahora, cuando siento la impaciencia llegar, me pregunto cuál es el camino y cuáles son los … Sigue leyendo ¡ Lo quiero YA !