La seguridad está sobrevalorada

seguridad-en-si-mismo-y-autoconfianza

Tendemos a buscar la seguridad en todo lo que hacemos, ¿te has fijado? Pasamos años (a veces la vida), buscando un empleo seguro. Queremos parejas que nos aporten seguridad. Buscamos una vivienda segura… y así, vamos buscando seguridad en todo, parece que los seguros nos ayudan a creer que todo lo que tenemos es más seguro; nos hacemos seguros de vida, de hogar, seguro médico. Pero la seguridad no es un contrato que exige cuota al mes, ni siquiera es una meta que se puede alcanzar; la seguridad es simplemente una sensación, un creencia personal que cada uno crea e interpreta a su manera. Lo cierto es que lo único seguro en esta vida es que comienza y termina para todos.

Nadie tiene la garantía de que lo que hace o lo que consigue es algo seguro. Y es que la vida no va de garantías, sino de confianza y determinación. El juego no consiste en firmar seguros, consiste en atreverse, en luchar, en tener el valor de crecer mientras perseguimos nuestros sueños… y mientras, disfrutar del camino. No debemos esperar el momento perfecto para asumir un riesgo, porque ese momento no existe, el mejor momento es ahora.

Tomar decisiones y pasar a la acción no es fácil. Nadie dijo que lo fuera. Estamos demasiado apegados al miedo a equivocarnos o fracasar; y ese miedo nos retiene y nos obliga a dejar que pase más tiempo y, a veces, incluso paralizándonos. Sin embargo, curiosamente, dejar que pase el tiempo tampoco garantiza nada.

La seguridad no existe

En ningún ámbito de tu vida, nada ni nadie podrá garantizarte plenamente el resultado.
No existe la seguridad total, pero sí tienes la posibilidad de prepararte, informarte, adaptarte y trabajar y actuar con confianza plena en ti mismo/a.

Haz de la experiencia un continuo aprendizaje 

Cuanta más experiencia tenemos, mayor capacidad obtenemos para desenvolvernos mejor en cualquier situación y para manejar resultados no previstos o no deseados.
Convertir lo que ya conocemos o hemos experimentado en aprendizaje implica no repetir los errores, tener en cuenta lo que no ha ido bien para modificarlo o cambiarlo en el próximo intento, evitando que nos vuelva a suceder lo mismo.

No he fracasado, he encontrado 10.000 maneras en las que esto no funciona❞. —Thomas Edison—

¡Cuidado con el perfeccionismo!

Muchas veces vemos el perfeccionismo como una cualidad que nos aporta seguridad. Sin embargo, ese perfeccionismo que a priori es algo positivo, en ocasiones se convierte en la excusa perfecta para no pasar a la acción, por que “nunca está lo suficientemente bien”.
Ser exigente con uno/a mismo/a está bien, pero no dejes que el perfeccionismo te impida avanzar.

¿Te compensa?

Todo tiene un precio. Lo que hacemos y lo que no hacemos también. En esos momentos de inseguridad, pon todo en una balanza… pon a un lado de la balanza lo que tienes; y al otro lado, pon lo que no tienes, eres o hacer por culpa de no atreverte. ¿Te compensa no hacer nada?

Hagas lo que hagas y sea cual sea tu objetivo, siempre habrá algún riesgo. Pero, sin duda, el peor riesgo es no correr ningún riesgo.

¡Pasa a la acción!

No se trata de tirarse a la piscina sin haber comprobado si tiene agua. Se trata de decidir lanzarse y hacerlo; pero antes asegurarte de que tiene agua y la profundidad suficiente; incluso planifica cómo te vas a tirar… ¡Pero hazlo!

Analiza bien la situación, busca y compara opciones y posibilidades, planifica y ACTÚA.

Fíjate plazos. Marca en el calendario días y horas en las que vas a hacer lo que quieres hacer… Si no lo haces así y te decides a cumplir tu propio calendario, nunca sucederá. Ve paso a paso y el camino se irá abriendo, crecerás, evolucionarás y tu proyecto lo hará contigo.

 

La seguridad total, no existe, siempre habrá riesgos. Pero, sin ninguna duda, la mejor manera de obtener cierta seguridad es estar convencido/a de lo que quieres y hacia dónde quieres ir. Cuanto más claro lo tengas, más seguro/a te sentirás. Y una vez que lo sepas, ¡ve a por ello!

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

La comunicación remitida quedará incorporada a los sistemas de información de Vital Coaching Barcelona, pasando a formar parte de su lista de distribución, según los "Términos legales y la Política de Privacidad de Vital Coaching Barcelona"

En cualquier momento podrás ejercitar los derechos de ACCESO, RECTIFICACIÓN, OPOSICIÓN y, en su caso, CANCELACIÓN de tu suscripción, comunicándolo por escrito e indicando tus datos personales a beatriz@vitalcoachingbarcelona.com

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto los Términos Legales y la Política de Privacidad* *