¡No puedo con este estrés!

stress

La situación económica, social y laboral, desde hace ya años, nos ha arrastrado a un (casi) inevitable estado de inquietud y preocupación. ¡Estamos estresados!

Quizá hablamos demasiado alegremente de estrés. O no. ¿Qué es el estrés? 

Como nota curiosa, comentar que el término estrés proviene de la física y la arquitectura, y se refiere a la fuerza que se aplica a un objeto, que puede deformarlo o romperlo.

En la Psicología, estrés suele hacer referencia a ciertos acontecimientos en los cuáles nos encontramos con situaciones que implican demandas fuertes para el individuo, que pueden agotar sus recursos de afrontamiento.
Desde que el fisiólogo canadiense Selye introdujo este término en la psicología, la definición de ‘estrés’ ha sido algo controvertida. Ha sido entendido como:

  • Reacción
    A cambios fisiológicos, situaciones emocionales, cambios conductuales, etc.
  • Estímulo
    Capaz de provocar una reacción de estrés.
  • Interacción
    Entre las características del estímulo u los recursos del individuo.

Hoy, es la última opción la que se considera y acepta como la más completa y acertada. Por lo tanto, podemos definir el estrés como el proceso que se inicia ante un conjunto de demandas ambientales que recibe una persona, a las cuáles debe dar una respuesta adecuada, poniendo en marcha sus recursos de afrontamiento. Cuando la demanda del ambiente (laboral, social, etc.) es excesiva frente a los recursos de afrontamiento que se poseen, se van a desarrollar una serie de reacciones adaptativas, de movilización de recursos, que implican activación fisiológica. Esta reacción de estrés incluye una serie de reacciones emocionales negativas (desagradables), de las cuáles las más importantes son: la ansiedad, la ira y la depresión.

Pero no todo no estresa, para que algo realmente tenga el poder de estresarnos, debe contar con, al menos, alguna de estas características:

  • Se trata de algo nuevo
  • Es impredecible (no tenemos la certeza de lo que va a ocurrir o cómo se va a desarrollar).
  • Tenemos la sensación de no poseer el control de la situación.
  • Nos da la impresión de que supone una amenaza para nuestra integridad física.

Cuando experimentamos una situación de estrés, por lo general, ha habido o pasado algo que cumple alguno (o varios) de esos requisitos… Lo demás que nos va ocurriendo, quizá no es estrenaste en sí, pero puede alimentar esa tensión.

¡Acaba con el estrés!

Como para (casi) todo, el primer paso es querer… Así que, toma las riendas, enfréntate al estrés y plántale cara dispuesto/a a eliminarlo de tu vida. Quizá esta práctica te ayude:

Dedica unos minutos a analizar qué situaciones son las que te provocan realmente estrés. Una vez identificadas esas situaciones, realiza una lista; si las sitúas por orden de más a menos estrenaste, mejor. Luego, echa la vista atrás en cada una de ellas para aclarar si se trata de situaciones que siempre te han estresado o existe una fecha desde la que han comenzado a afectarte (de ser así, es conveniente saber también qué ha provocado ese cambio).

Una vez identificadas todas las situaciones estresantes, es hora de ponerles solución para que dejen de serlo. Y estas son las técnicas:

  • Generales
    Metemos dentro de este grupo los recursos personales, como pueden ser la dieta, el ejercicio físico, etc.
  • Fisiológicas
    Podemos combatir el estrés, por ejemplo, con técnicas de relajación o meditación.
  • Cognitivas
    Cambiar la percepción y la interpretación de las cosas ayuda. Ponerse frente a la situación o motivo estrenaste y verlo como si fueras un mero espectador puede ayudar a encontrar nuevas salidas y soluciones.
  • Conductuales
    Situamos en este grupo todas las estrategias y habilidades a las que podemos recurrir. Un buen ejemplo es trabajar y utilizar herramientas o técnicas que ayuden a mejorar la gestión del tiempo, ser más asertivo, etc.

El estrés es una respuesta del organismo a cualquier cambio. Pero tengamos en cuenta que cierto estrés es beneficioso y práctico, ya que nos permite estar despiertos, atentos y motivados. El problema aparece cuando se mantiene constante en el tiempo y acaba robándonos la energía, la motivación y el ocasiones hasta la autoestima.

Enfréntate a tu lista de situaciones y motivos estresantes, decide qué técnicas vas a aplicar para poner fin al estrés y… ¡A por ello!

Tu vida está en tus manos, es tuya y sólo depende de ti, de loquee tú quieras y decidas hacer con ella. Ten siempre muy presente que lo que ocurre no es realmente lo más importante, lo que de verdad importa es lo que piensas que ocurre.

Toma las riendas, pasa a la acción y ¡sé feliz!

Beatriz-Palá-Calvo

Si crees que necesitas hacer “algo” diferente

Nos vemos

Reserva YA tu primera “sesión de diagnóstico gratuita”, sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

La comunicación remitida quedará incorporada a los sistemas de información de Vital Coaching Barcelona, pasando a formar parte de su lista de distribución, según los "Términos legales y la Política de Privacidad de Vital Coaching Barcelona"

En cualquier momento podrás ejercitar los derechos de ACCESO, RECTIFICACIÓN, OPOSICIÓN y, en su caso, CANCELACIÓN de tu suscripción, comunicándolo por escrito e indicando tus datos personales a beatriz@vitalcoachingbarcelona.com

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto los Términos Legales y la Política de Privacidad* *