Relativizar : como aprender a hacerlo

relativizar problemasLos problemas son una realidad a la que tenemos que hacer frente todos. Pero cuando aprendemos a relativizarlos, todo es más sencillo, entonces éstos no consiguen fácilmente desestabilizar nuestro equilibrio interior. Cuando hablo de aprender a relativizar tus problemas no me refiero a que te olvides de ellos o los ignores, sino que aprendas a darle la importancia que realmente tienen.

Lo que ocurre con muchos de los problemas que tenemos es que le damos una importancia mayor de la que realmente tienen. No siempre diferenciamos bien entre importante y urgente; me atrevería a decir que a veces ni siquiera hacemos distinción entre lo realmente importante o grave de lo que es más banal.

No todos nuestros problemas son realmente problemas. Muchos de esos “problemas” son meras circunstancias a las que debemos hacer frente y resolver.

Estoy totalmente convencida de que la felicidad no depende de lo que nos pasa, sino de nosotros mismos, de cómo nos tomamos lo que nos pasa y de la actitud con la que nos tomamos y gestionamos cada circunstancia y problema.

Es por ello que en las siguientes líneas te muestro algunas técnicas que te pueden ayudar, y así deseo que ocurra, a relativizar tus problemas:

Consejos para aprender a relativizar tus problemas

1- Detente y respira

Dedícate un momento de relax. Para. Respira. Y observa qué ocurre…

Es normal que pienses que tus problemas son lo más importante. Y es normal también que quieras solucionarlos todos los antes posible. Por eso es importante parar, detectar lo realmente importante y luego plantear cómo resolver la situación, sabiendo que requieres ir paso a paso. Y el primer paso es recuperar la calma. Haz tres respiraciones profundas inhalando por la nariz y exhalando por la boca. Luego respira con normalidad e imagina que han pasado 10 años. ¿como resolviste esta situación?, ¿cuán grave fue entonces para tu momento presente?, ¿cuanto aprendiste de ella?.  Recuerda otra situación que resolvieras favorablemente en otro momento de tu vida, y…pregúntate ahora: ¿soy capaz? Seguro que si. Quítate presión, y pregúntate ¿en el caso de no resolverlo, que es lo peor que podría pasarme? Piénsalo bien, nada es tan importante como tu propia vida, con la perspectiva de tu visión global en un contexto superior. Date tus tiempos, reconcíliate con la situación y contigo mismo, y… pronto llegarán tus soluciones.

2- ¿Qué le recomendarías tú a otra persona, -a alguien que quieres-, y que estuviera en tu misma situación?

Cuando algo nos ocurre a nosotros mismos, muchas veces, perdemos la perspectiva. Lo cierto es que es más fácil dar consejos y ser objetivos cuando el problema es de otro, que cuando es nuestro. Ver con la perspectiva del otro, nos hace más capaces de gestionar y decidir. La implicación emocional no existe si puedes disociarte de un problema o situación. Y eso no significa que no empatices con la otra persona, no, eso significa que tú no tienes su carga emocional, y eso suele ser siempre el motivo del bloqueo, es decir lo que nos impide relativizar.

Por eso, hazte la pregunta: ¿Qué le recomendarías tú, a alguien que quieres, si estuviera en tu misma situación?. Si lo piensas bien, y respondes sinceramente, tu propia respuesta puede ayudar muchísimo.

Te aseguro que ver las cosas desde una perspectiva diferente, te permite tomar cierta distancia.

Relativizar Problemas Vital Coaching Barcelona

3- ¿Qué pasaría si fueras a morir mañana?

Sí, lo sé, esta es una técnica dura, quizá la más dura de todas las que te propongo.

Mi intención con ella es que te des cuenta que cuando te centras en el problema, casi sin darte cuenta desaprovechas mucho tiempo, mucha vida preocupándote en lugar de ocupándote, que es muy diferente.

Además, cuando nos ponemos en un tesitura así, somos capaces de ver un poco más allá, en el contexto del “sentido de la vida”… y eso, nos ayuda a relativizar y, desde luego, dar la importancia que realmente merece cada cosa.

4- Disfruta a tu manera

Necesitas desconectar. Y, te aseguro que desconectar, apartarte por un rato del problema y dedicarte unas horas a reírte, compartir y disfrutar con tus amigos o tus familiares, es una gran terapia anti estrés, que te ayudará a despejar la mente. O quizá lo que más te hace disfrutar es salir a correr, ir a bucear o dibujar… ¡hazlo! Busca un par de horas y dedícale ese tiempo a aquello con lo que disfrutas; estoy convencida de que ese tiempo actuará sobre ti como un analgésico natural que te ayudará a liberar endorfinas, esos pequeños neuro transmisores responsables del estado de felicidad, además de que te ayudará a reducir el estrés.

Todo ello, unido a una actitud y pensamientos positivos, te permitirán relativizar los problemas. Estoy convencida y espero que así sea. 
Ya sabes que cualquier comentario es bienvenido y si lo consideras necesario, estoy aquí para ayudarte. 
Gracias por estar ahí, leerme y darme tantas alegrías. Te envío un gran abrazo y me despido hasta el próximo post. 

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres, entonces…

Puedes 

Reserva YA tu primera “sesión de diagnóstico gratuita”, sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Coach personal Barcelona, vitalcoachingbarcelona.com 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

La comunicación remitida quedará incorporada a los sistemas de información de Vital Coaching Barcelona, pasando a formar parte de su lista de distribución, según los "Términos legales y la Política de Privacidad de Vital Coaching Barcelona"

En cualquier momento podrás ejercitar los derechos de ACCESO, RECTIFICACIÓN, OPOSICIÓN y, en su caso, CANCELACIÓN de tu suscripción, comunicándolo por escrito e indicando tus datos personales a beatriz@vitalcoachingbarcelona.com

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto los Términos Legales y la Política de Privacidad* *