Sobre la intencionalidad positiva

intencionalidad positiva

Toda acción busca un beneficio.

Hace poco he leído un artículo de Robert Dilts que es uno de los principales impulsores de la PNL -Programación Neuro Lingüística. En su artículo Positive Intention, explica que toda acción, por buena o mala que nos parezca, tiene su propia intención positiva.

Así, por ejemplo, detrás de un comportamiento agresivo, a menudo, se esconde una intención de protección. La intención positiva que existe tras el “temor” es, a menudo, la “seguridad”. También, por ejemplo el enfado, muchas veces, pretende ser una llamada de atención para ser tenido en cuenta.

Pero claro, yo creo que a todos nos surge una duda muy lógica con respecto a esto, y es que… ¿cómo puede ser que incluso teniendo una intencionalidad positiva, las personas lleguen a hacer cosas que claramente dañan a uno mismo y a los demás?
Lo cierto es que tener buena intención no es garantía de un comportamiento positivo. Y, esto ocurre, como explica Robert Dilts, porque vivimos a través de nuestros mapas mentales limitados. Elegimos siempre la mejor conducta posible en función a los datos de los que disponemos basándonos en nuestras experiencias anteriores, educación, valores, creencias, hábitos, etc.

Y, cuanto más nos aferremos a nuestras creencias como única verdad, encontramos pocas opciones para abrirnos a otras posibilidades. Sin opciones nos podemos sentir amenazados y reaccionar con acciones que buscan solventar las situaciones con nuestra mejor opción disponible, en función de nuestro propio modelo del mundo. Y esa, a veces es una opción limitada.

Si no tenemos en cuenta la intención positiva de las presuposiciones de la PNL, las técnicas del cambio, las habilidades de comunicación y otras herramientas del pensamiento, serían solo un idealismo ingenuo e irrelevante porque no seríamos capaces de redirigir el comportamiento. En cambio cuando aplicamos el principio de intención positiva asociado a la creatividad y la capacidad de búsqueda de resoluciones efectivas a los problemas, empiezan a pasar cosas diferentes.

No debemos confundir la idea o concepto de que las personas se encuentran motivadas por “intenciones positivas” con la idea de que las personas siempre son capaces de tener en cuenta los “mejores intereses” de los demás o del resto del sistema. El simple hecho de poseer intenciones positivas no nos hace de manera automática sabios ni, justifica un cierto comportamiento.

Porque como dice la primera premisa de la PNL, «el mapa no es el territorio». El mapa es nuestro modo de ver el mundo, en una realidad mucho más amplia, o sea en un territorio mucho más amplio que nuestra propia interpretación.

No siempre somos conscientes de las intenciones positivas de nuestros comportamientos, ya que no estamos acostumbrados a pensar desde el punto de vista de la intención positiva. Sin embargo, si nos fijamos en  ello, buscamos y nos preguntamos ¿Cuál es la intención positiva de esta acción? Y, si además actuamos desde nuestro mapa conocedores de que existe un territorio más amplio, entonces puedes conocerte, comunicarte mejor y, tener muchas más posibilidades de elección.

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres saber en qué y cómo puedo ayudarte…

Nos vemos

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Cómo hacer frente a las personas tóxicas

personas tóxicasTodos hemos tenido que enfrentarnos, en algún momento de nuestras vidas, a personas y actitudes tóxicas. Seguro que recuerdas algún momento de tu vida en el que has compartido algo con alguien y automáticamente te ha desanimado, con ideas y frases como estas: «no es el momento», «la situación está muy mal», «tienes demasiados pájaro en la cabeza», «solo perderás tu tiempo»…

Ahora bien, las actitudes y personas tóxicas suelen tener muchos disfraces, lo que hace que en unas ocasiones resulte más complicado identificarlas. Unas veces se presentan vestidas de indiferencia o de ironía, pero las hay también que se disfrazan de preocupación, por ejemplo.
Sea cual sea el camuflaje que utilicen, es importante aprender a reconocerlas para evitarlas.

Cómo reconocer a las personas tóxicas

Te aseguro que no hay nada peor para tus sueños y tus objetivos que estar rodeado/a de personas tan negativas. Y no siempre es fácil reconocer a una persona tóxica, pero suelen contar con algunas características que nos pueden dar pistas. Algunas de esas características son:

1- Primero yo, después yo; y luego, otra vez yo

No suelen mostrar demasiado interés, les cuentes lo que les cuentes, porque siempre tienen algo mejor que contar, siempre han vivido algo mejor.

2- El pesimismo por bandera

Tienen la habilidad de ahogarse a diario en un vaso de agua, de hacer de cualquier cosa un auténtico drama.

3- Su rol es siempre el de víctima

Su tema favorito es lo mal que les va, lo mal que lo han pasado, lo mal que les trata la vida, lo mucho que ha sufrido, lo mal que están.

4- La soberbia

A pesar de su negatividad y pesimismo, de recurrir al ‘todo es malo’, cuentan con una gran soberbia que, en la mayoría de ocasiones, es el principal motivo por el que los demás acaban alejándose.

5- No les alegra nada positivo

O lo que es lo mismo, son personas llenas de envidia que no se alegran por el bien de nadie, ni siquiera de las personas de su entorno. Viven sumidos en su propia carencia.

Existen más rasgos que definen a una persona tóxica. He resumido aquí los más significativos. Si quieres conocer más sobre cómo identificar y relacionarte con personas tóxicas, te invito a leer el siguiente artículo, en el que lo explico más extensamente.

El riesgo de las personas tóxicas y que hacer con ellas

Las personas tóxicas abundan y encontrarse con alguna es más habitual de lo que parece. Ten en cuenta que, tienen una gran capacidad para absorber la energía de todo el que les rodea, por lo que conviene qué aprendas a identificarlas y a gestionarte positivamente, frente a ellas.

Si es posible, aléjate. La mejor manera de evitar que te agoten y te peguen su negatividad es manteniendo la distancia. Pero muchas veces estas personas forman parte de nuestro entorno (profesional, familiar, etc.), en este caso, evita escucharles cada vez que te dicen que no podrás. Lo que les impulsa a decirte que es imposible es su miedo a que te alejes de ellos, o quizá la envidia de que puedas llegar más lejos.  Tú eres más fuerte que los miedos de otras personas, para quienes tú puedes ser su peor espejo.

Si te ves inmerso en una situación tóxica, lo importante es no ceder y tampoco entrar en el juego.
No critiques a las personas tóxicas, pero tampoco te dejes limitar por ellas. A cambio te reto, a que seas un ejemplo que pueda inspirar a ellas, y a otros, para seguir tu estela de éxito.

En general, trata de rodearte de personas positivas que se encuentren en la misma situación que tú, que estén apostando por sus sueños y orientados a sus objetivos, te contagiaran a ti, multiplicando tu motivación.

Piensa en ti, en tus metas y trata de rodearte de personas capaces de crear y propiciar situaciones beneficiosas para tu desarrollo. La honestidad a tus valores y principios debe ser lo primero.
No te pongas barreras a la hora de expresar lo bien o lo ilusionado/a que te sientes y tampoco a la hora de apoyar a otras personas que como tú también lo expresen.

Beatriz-Palá-Calvo

Y si quieres….

Nos vemos

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Utilizar las palabras para construir realidades

lenguaje transformacional

El poder de las palabras es enorme. Aunque muchas veces no les damos el valor que tienen o merecen, las palabras son capaces de construir realidad.
La palabra cambia, modifica y/o influye en nuestro estado de ánimo. Existe vínculo muy claro entre las palabras y las emociones. Las utilizamos para dar sentido a todo aquello que ocurre a nuestro alrededor, para interpretarlo y verlo de una forma singular.

Todos, sin excepciones, tenemos nuestro propio mapa mental de creencias y convicciones. Algunas de estas creencias las hemos adquirido de manera consciente y otras de un modo inconsciente. Y, todas juntas contribuyen a formar un cristal muy personal a través del que vemos la vida y que hace que tengamos nuestra propia visión particular y muy personal de los acontemientos, personas y de la vida en general.

Esta manera de ver la vida, si queremos podemos modificarla. Así, si vemos borroso o la negatividad nos impide ver bien, siempre tendremos la posibilidad de focalizar la atención en lo positivo. Y por supuesto, ello implica que las palabras estén en consonancia con ello; es decir, que buscaremos palabras motivadoras, que nos ilusionen.
Créeme que no es lo mismo repetirte continuamente «no puedo hacerlo», que decirte «todavía no lo sé hacer, voy a aprender y lo haré». Las palabras son potentes herramientas capaces de provocar impactos en nuestros estados de ánimo y nuestras emociones. Si te dices que no puedes, no podrás; si te repites que lo conseguirás, estarás mucho más cerca de hacerlo y lograrlo.

No quiero decir con esto que debas eliminar por completo las palabras negativas de tu vocabulario. De hecho, no solo será muy complicado hacerlo, sino que incluso puede ser contraproducente, ya que sería como cerrar los ojos y negar algunas realidades. Lo que sí puedes es aprender a utilizar las palabras que escoges en el momento adecuado e incluso moldearlas, si es necesario, para que su impacto no sea tan fuerte, y así en lugar de provocar reacciones negativas, generes un efecto rico y constructivo para ti.

«Peligro» e «imposible», por ejemplo, son dos palabras que utilizamos con demasiada frecuencia y, en la mayor parte de las ocasiones, sin medir bien su efecto. Puedes sustituirlas por «riesgo» o «complicado». Así puedes hacer con todas las palabras negativas que detectes o acostumbres a decir…
Te aseguro que notarás cómo todo cambia a medida que buscas las palabras adecuadas, no solo a la hora de dirigirte a los demás, sino a ti mismo/a.

Encontrar las palabras adecuadas y utilizarlas a conciencia mejorará tu estado anímico, tu autoestima, tu motivación… y la de los que te rodean.

Las palabras son una herramienta que merece prestes atención. Ayudan a crecer, a avanzar y, a alcanzar tus propósitos. Te propongo que estés alerta a como te hablas a ti y a los demás y a que, poco a poco, modifiques tu lenguaje y manera de expresarte… Estoy segura que rápidamente notarás el cambio.

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres mejorar

te invito a conocer, en qué y cómo puedo ayudarte…

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Una carta de amor

el amor

Hace algunas semanas encontraba, por casualidad, en un diario, una noticia que me llamó mucho la atención: Lieserl, la hija del gran genio Arbert Einstein, donó a la Universidad Hebrea más de 1400 cartas escritas, de puño y letra, por su padre. La única condición que puso Lieserl para hacer efectivo su generoso gesto es que no se hiciera público el contenido de esas cartas hasta transcurridas dos décadas de su muerte. Esto es lo que albergaba una de esas 1400 cartas:


A Lieserl Einstein.

Cuando propuse la teoría de la relatividad, muy pocos me entendieron, y lo que te revelaré ahora para que lo transmitas a la humanidad también chocará con la incomprensión y los perjuicios del mundo.

Te pido aun así, que la custodies todo el tiempo que sea necesario, años, décadas, hasta que la sociedad haya avanzado lo suficiente para acoger lo que te explico a continuación.

Hay una fuerza extremadamente poderosa para la que hasta ahora la ciencia no ha encontrado una explicación formal. Es una fuerza que incluye y gobierna a todas las otras, y que incluso está detrás de cualquier fenómeno que opera en el universo y aún no haya sido identificado por nosotros. Esta fuerza universal es el AMOR.

Cuando los científicos buscaban una teoría unificada del universo olvidaron la más invisible y poderosa de las fuerzas.

El Amor es Luz, dado que ilumina a quien lo da y lo recibe. El Amor es gravedad, porque hace que unas personas se sientan atraídas por otras. El Amor es potencia, porque multiplica lo mejor que tenemos, y permite que la humanidad no se extinga en su ciego egoísmo. El amor revela y desvela. Por amor se vive y se muere. El Amor es Dios, y Dios es Amor.

Esta fuerza lo explica todo y da sentido en mayúsculas a la vida. Ésta es la variable que hemos obviado durante demasiado tiempo, tal vez porque el amor nos da miedo, ya que es la única energía del universo que el ser humano no ha aprendido a manejar a su antojo.

Para dar visibilidad al amor, he hecho una simple sustitución en mi ecuación más célebre. Si en lugar de E= mc2 aceptamos que la energía para sanar el mundo puede obtenerse a través del amor multiplicado por la velocidad de la luz al cuadrado, llegaremos a la conclusión de que el amor es la fuerza más poderosa que existe, porque no tiene límites.

Tras el fracaso de la humanidad en el uso y control de las otras fuerzas del universo, que se han vuelto contra nosotros, es urgente que nos alimentemos de otra clase de energía. Si queremos que nuestra especie sobreviva, si nos proponemos encontrar un sentido a la vida, si queremos salvar el mundo y cada ser sintiente que en él habita, el amor es la única y la última respuesta.

Quizás aún no estemos preparados para fabricar una bomba de amor, un artefacto lo bastante potente para destruir todo el odio, el egoísmo y la avaricia que asolan el planeta. Sin embargo, cada individuo lleva en su interior un pequeño pero poderoso generador de amor cuya energía espera ser liberada.

Cuando aprendamos a dar y recibir esta energía universal, querida Lieserl, comprobaremos que el amor todo lo vence, todo lo trasciende y todo lo puede, porque el amor es la quinta esencia de la vida.

Lamento profundamente no haberte sabido expresar lo que alberga mi corazón, que ha latido silenciosamente por ti toda mi vida. Tal vez sea demasiado tarde para pedir perdón, pero como el tiempo es relativo, necesito decirte que te quiero y que ¡gracias a ti he llegado a la última respuesta!

Tu padre,

Albert Einstein


Ante algunas evidencias, a veces, sobran las palabras. Simplemente quería compartir con vosotros el contenido de esa maravillosa carta porque no sólo es preciosa, es también tan cierta y clara, cómo cada uno de nosotros sabemos y sentimos

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres, nos conocemos…

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.