El sentido de la vida

Víctor Frankl fue un neuropsiquiatra, 1905-1997 que se desarrolló profesional-mente a partir de sus experiencias en los campos de concentración nazis de 1942 a 1945.

Realmente quede impresiona por su historia. Pues lo que de un modo innato todos sabemos, queda reflejada en sus extremas experiencias de vida, las suyas propias y las ajenas.

En su obra “El hombre en busca de sentido” recoge sus experiencias y estudios sobre la capacidad de resiliencia y resistencia del ser humano. Frankl observó que diferencia había entre aquellos que sobrevivían y quienes no, ante la dura adversidad de ser prisionero en un campo de concentración. Pudo percibir cómo las personas para quienes su vida tenía un sentido, sobrevivian. La esperanza de reunirse con seres queridos, realizar proyectos cuando existe una necesidad inconclusa, o tener una gran fe, eran clave para tener mejores oportunidades que los que habían perdido toda esperanza.

Su conclusión fue que;

Aquellos que quien tienen un por qué para vivir, pese a la adversidad, resistirán.

El hombre en busca del sentido

¿Cómo sobrevivió Victor Frankl, sin enloquecer, a tanto horror?

Utilizó el recurso de la memoria, la imaginación y la visualización. Imaginaba escenas con su mujer, a la que amaba profundamente y establecía con ella conversaciones. La imagen gratificante de su mujer, así como la comunicación que estableció con ella, le ayudó a sentirse acompañado, amado y a sobrellevar el día a día porque tenía un sentido. Aunque él sabía que su mujer estaba en otro campo de exterminio…

Durante esos años, además de sobrevivir a la adversidad, se dedicó a observar, ayudar a otros y escribir acerca del comportamiento humano, su resistencia y capacidad de sobreponerse a la adversidad. Mantuvo el pensamiento de aportar algo a la humanidad que revertiera en el beneficio de la misma. Eso, unido al deseo de reencontrarse con su mujer le mantuvo vivo.

Finalmente y al salir del campo de concentración. Entonces supo que su mujer había muerto. y no sólo eso, sino que además sus escritos habían sido quemados.

Por un tiempo andaba deambulando perdido por las calles, le perseguía la idea del suicidio. Un día se encontró con un amigo. Frankl le contó que su vida había perdido definitivamente el sentido. Su amigo, le alentó y animó para que pusiera nuevamente su conocimiento y experiencia sobre el papel, si había sido capaz una vez de hacerlo, podía hacerlo nuevamente.

Frankl se puso manos a la obra y escribió su libro: “EL hombre en busca del sentido”, una obra de recomendada lectura, que deja el legado de la capacidad de resistencia y resiliencia del ser humano.

Este es un caso extremo pero lo podemos aplicar a distintas situaciones de nuestra vida cotidiana que nos generan estrés por el motivo que sea, o a situaciones de las que queremos obtener el mayor rendimiento posible.

A un hombre le pueden robar todo, menos una cosa, la última de las libertades del ser humano, la elección de su propia actitud ante cualquier tipo de circunstancias, la elección del propio camino.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

La comunicación remitida quedará incorporada a los sistemas de información de Vital Coaching Barcelona, pasando a formar parte de su lista de distribución, según los "Términos legales y la Política de Privacidad de Vital Coaching Barcelona"

En cualquier momento podrás ejercitar los derechos de ACCESO, RECTIFICACIÓN, OPOSICIÓN y, en su caso, CANCELACIÓN de tu suscripción, comunicándolo por escrito e indicando tus datos personales a beatriz@vitalcoachingbarcelona.com

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto los Términos Legales y la Política de Privacidad* *