Inteligencia emocional en la empresa

 

inteligencia emocional

¿Inteligencia emocional o inteligencia racional en la empresa? Seguro que te has planteado alguna vez esta pregunta… En mayor o menor medida, estas y probablemente muchas otras preguntas, nos las hemos planteado en algún momento de nuestra vida. Por ejemplo, ¿Por qué un empleado, tras años en una compañía, continua desempeñando la misma función?, o ¿Por qué alguien que llega nuevo a una empresa logra todo lo que se propone mientras que empleados que llevan mucho más tiempo continúan en la misma situación?, ¿Te has preguntado alguna vez cuál es la diferencia entre los unos y los otros?

Personalmente, siempre me ha fascinado investigar y plantearme cuestiones sobre las emociones frente a la razón. Siempre he tenido curiosidad por saber más, indagar y descubrir acerca de la capacidad que tienen algunas personas para conocer totalmente sus emociones y discernir con gran exactitud entre estados de ánimo, motivaciones y deseos.
Y es que ciertas personas tienen esta capacidad, y pueden gestionar sus propias emociones y darles la vuelta para transformar las emociones negativas en otras positivas y mucho más productivas, tanto para si mismo como en beneficio de los demás.

Y esto es muy importante tanto en el ámbito profesional como en el personal, pues estas personas siempre suelen tener mayores éxitos. Y a veces le llamamos “azar”…

La realidad es que todos, cada día, en nuestra vida laboral o en la empresa, debemos asumir y manejar diferentes tipos de emociones: satisfacción, frustración, enfado, entusiasmo, etc. Y todo ello mientras continuamos conviviendo y colaborando con compañeros y superiores. Si a este hecho le añadimos las exigencias propias del trabajo, sus retos y momentos en los que el tiempo no juega a nuestro favor y se acumulan las tareas, etc., no es de extrañar que nuestras emociones queden afectadas, generando estrés y  presión en nuestras relaciones, tanto dentro como fuera de la oficina o el trabajo.

¿Dónde está el equilibrio?

Pues, precisamente, como decía antes, en saber gestionar nuestras emociones, pudiendo transformarlas en emociones productivas, controlándolas de manera que nos ayude a controlar nuestra conducta y pensamientos para obtener resultados mejores.

Para ello, el primer paso es darse cuenta de que te está ocurriendo. Identificar que tiene que ver contigo esa situación y con tus emociones. Toma perspectiva y relativiza. Pregúntate ¿Que es lo peor que te podría pasar?. Nada que no puedas gestionar o cambiar. Siempre hay caminos para quien está dispuesto y los busca… Y…si, estás pasando un momento en el que realmente no sabes que hacer, o como gestionarlo por ti mismo, siempre puedes pedir ayuda para avanzar, aprender y solventar esta situación.

Y por el momento, puedes practicar haciéndole un pequeño guiño a la vida: sonriendo. Y, si te apetece también puedes practicar con algunas de las efectivas técnicas antistress, que te propongo en mi e.book “3 pasos para poner limite a TU ESTRESS” Descárgatelo gratis AQUÍ. 

3-pasos-para-poner-limite-a-TU-estress

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

La comunicación remitida quedará incorporada a los sistemas de información de Vital Coaching Barcelona, pasando a formar parte de su lista de distribución, según los "Términos legales y la Política de Privacidad de Vital Coaching Barcelona"

En cualquier momento podrás ejercitar los derechos de ACCESO, RECTIFICACIÓN, OPOSICIÓN y, en su caso, CANCELACIÓN de tu suscripción, comunicándolo por escrito e indicando tus datos personales a beatriz@vitalcoachingbarcelona.com

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto los Términos Legales y la Política de Privacidad* *