#3 Claves para gestionar conflictos en redes sociales

gestionar conflictos redes socialesEs mucho, cada vez más, el tiempo que pasamos en internet y en las redes sociales. Por ello, es posible que nos podamos encontrar, en ocasiones, ante conflictos. El punto es que, vernos envueltos en un malentendido o embrollo, puede resultarnos incómodo y tener graves consecuencias a nivel profesional, además del ámbito personal o familiar. Es por ello que conviene estar preparados y reflexionar sobre como gestionar y anticipar situaciones de este tipo…

Claves para gestionar conflictos en las redes sociales

Intenligencia emocional y asertividad son los pilares fundamentales sobre los que debemos pisar a la hora de movernos en la gestión de un conflicto en internet.

No te dejes arrastrar por impulsos y, aunque no es fácil, procura alejarte de comentarios extremos o radicales. Esto te permitirá tomar decisiones más reflexivas.

Clave #1- No entres en el juego ofensivo

Si te encuentras ante una situación en la que hay comentarios u opiniones agresivas u ofensivas, NO entres en el juego. Hacerlo te haría jugar en un terreno peligroso del que, con mucha probabilidad, nadie saldría bien parado y probablemente contribuiría  a hacer más grande el embrollo.

Zanja el tema de una forma educada. Puedes, por ejemplo, expresar, con educación y sin tratar de aleccionar a nadie, que, los comentarios ofensivos no aportan ni ayudan, y cierras así el tema.

Clave #2- Muestra comprensión

Debes defender tus derechos e intereses, pero puedes hacerlo también mostrando empatía y comprensión hacia la otra persona. Y siempre, dentro de un marco en el que impere el respeto.

Con esto no quiero decir que no puedas y debas recordar, en caso necesario, cual es tu punto de vista al respecto. Eso si, hazlo siempre con educación y respeto. Recuerda que al otro lado, tanto en internet, como en cualquier otro lugar, hay una persona, que como tu, como yo, y como todos, merece el mismo respeto que para ti quieres, y eso está más allá de nuestras coincidencias o desavenencias.

Clave #3- Actitud positiva

La actitud positiva es clave en prácticamente cualquier aspecto de nuestra vida. Y en este caso, no iba a ser menos.

Si actúas de forma sincera, respetuosa y asertiva, pero sobre todo con actitud positiva – predisponiéndote previa y positivamente- te ayudará a transmitirle a la otra persona que le valoras y harás que se sienta valorad@. Entonces, te puedes comunicar con una actitud positiva frente a cualquier interlocutor, sea este pacífico, polémico o problemático.

Porque los conflictos sólo se mantienen cuando a ambos lados – emisor y receptor – hay la misma fuerza. Si tu la quitas, no sólo se reducirá, sino que hasta puede que te sorprenda el deseo de la otra persona por reconducir la situación. Piensa que, a veces, quien se enoja contigo, se ha enojado con muchos antes, y como decía el Dalai Lama «Nadie tiene tanta necesidad de una sonrisa, como aquel que no sabe sonreír a los demás». 

Por propia experiencia, sé que esta es una manera no sólo de lidiar con conflictos, sino también de aprender a gestionar nuestras propias emociones, ampliar nuestras miras, y, disfrutar del arte de relacionarse y comunicarse.

Espero que estos consejos te resulten útiles en el manejo de cualquier conflicto en las redes sociales. Sobre todo, ten muy presente que los impulsos no te permitirán llegar a buen puerto… Toma aire, respira profundo, medita y reflexiona cada acción y decisión antes de actuar. Piensa que detrás de todo escrito hay una persona que como tu, como yo y, como todos, también tiene sus aciertos y errores. 

Estoy segura que si lo gestionas con respeto y, de forma asertiva y positiva, lograrás deshacer el nudo.

Para cualquier cosa que necesites, ya sabes que estoy por aquí y encantada de ayudarte.
Gracias por leerme.

Hacer muchas tareas a la vez afecta a nuestra productividad

productividad-380x380El frenético ritmo de vida que llevamos nos obliga a tener que enfrentar muchas tareas al mismo tiempo; el trabajo, familia, tareas del hogar, cuidado de uno mismo, lectura, el gimnasio,…
Pero si nos centramos solo en el ámbito laboral, estamos en la misma situación: debemos responder en una hora a incontables correos electrónicos, terminar el informe del nuevo cliente, reuniones, etc.

Y puede parecer que cuando hablamos de hacer tantas cosas a la vez, estamos siendo más productivos. Craso error. Está científicamente comprobado que hacer realizar varias tareas al mismo tiempo reduce nuestra productividad.

La multitarea reduce significativamente la productividad

No es mi intención entrar en detalles y aspectos muy científicos sobre el tema, aún así intentaré explicar brevemente, cómo funciona nuestro cerebro cuando cambiamos de tareas.

Las funciones mentales que controlan nuestros procesos cognitivos son las que determinan cómo cuándo y en qué orden ejecutamos las tareas. Y, podemos dividirlas en dos fases:

Fase I: Movimiento de objetos
Es cuando decidimos qué hacer.

Fase II: Activación de papeles
Es cuando cambiamos de una tarea a otra.

Para que te hagas una idea del desgaste en tiempo y en esfuerzo que supone el estar saltando de tarea en tarea, debes saber que, nos lleva una media de 23 minutos volver a la original.
Esto implica que, aunque tengamos la sensación de que estamos siendo muy productivos al hacer muchas cosas a la vez, la realidad es que, ¡¡ nuestra productividad es un 40% menor !!

La multitarea aumenta las distracciones

También la multitarea tiene la capacidad de aumentar las distracciones, lo que, desde luego, no impacta de manera positiva en nuestra productividad.

Estudios al respecto revelan que las personas que utilizan el ordenador en su puesto de trabajo se distraen aproximadamente cada 10 minutos, lo que suma más de ¡¡dos horas cada día!!

La multitarea crea tráfico en el cerebro

Aunque muchas veces parece que tenemos la situación controlada cuando estamos poniendo nuestra atención en varias tareas a la vez, lo cierto es que no es así. Tenemos esta sensación especialmente cuando se trata de tareas sencillas que requieren de menos esfuerzo mental; sin embargo, cualquier nivel de multitarea afecta negativamente a nuestra productividad.

Curiosamente al principio puede haber un pico positivo en la productividad, pero a medida que el nivel multitarea se incrementa, caen en picado los beneficios de trabajar en este modo.

Conclusión y recomendaciones

Realizar muchas tareas a la vez puede producir una falsa sensación de importancia, utilidad y de alta productividad.

No lo creas porque no es así. Pues, aunque a veces, y según los tipos de trabajo y personalidad sea necesario cambiar de tareas, es importante tener claridad al respecto, y una estrategia clara sobre como gestionar tu tiempo para alcanzar la verdadera productividad.

La clave está en «parar y pensar»:  organizarse, agrupar tareas, planificarlas con tiempos asignados, y aceptar las distracciones sólo cuando sean imprescindibles, o bien las escojamos nosotros mismos para descansar de una tarea que requiere de mucha atención y concentración, por ejemplo.

Al hacerlo mejora tu productividad, y por ende tus logros y motivación. Te haces entonces, no sólo dueño de tu tiempo, sino también de tus resultados, porque al final, estos serán mejores, y todo con menos estrés y mejor calidad de vida. Y yo creo que…. ese es el verdadero éxito…

Si quieres puedes…

En VitalCoaching Barcelona, tienes la oportunidad de mejorar tu rendimiento para avanzar y crecer en el camino hacía tu éxito y felicidad. 

Si quieres dar tu siguientes paso: escríbeme y nos conocemos -sin compromiso alguno-

 ¡ Apuesta por TI !

Coach personal Barcelona, vitalcoachingbarcelona.com !

Aliviar el estrés en el trabajo

evitar estrés en la oficina

«Estrés» es una  palabra de moda, la escuchamos e incluso últimamente hablamos mucho acerca de ella… Sin embargo, me gustaría comenzar este post hablando sobre qué es realmente el estrés. Y es que la respuesta parece obvia y fácil, pero lo cierto es que no lo es tanto.

El primero de los motivos que complica la definición es que se torna bastante complicado detectar cuándo alguien padece estrés. Y el segundo de los motivos que hay muchos tipos de estrés.

Centrémonos entonces en el estrés en el trabajo. Aseguran los expertos que, el estrés laboral aparece cuando se dan dos circunstancias clave: se tienen grandes expectativas y existe una falta de control de la situación.

Cuando estamos sometidos a la tensión que suponen exámenes, carga de trabajo, compañeros, gestión de equipos, dificultades o cualquiera de los problemas cotidianos habituales en el trabajo… entonces estamos ante una bomba de relojería en términos de estrés.

Nos solemos tomar a la ligera esto del estrés. Sin embargo, se trata de un problema serio que va mucho más allá de nuestro estado de ánimo. Para que te hagas una idea, está demostrado que exponer al cuerpo a la adrenalina que provoca el estrés durante largos períodos de tiempo, debilita las paredes de las arterias… una de las consecuencias de ello, a la larga, es el infarto. Pero no sólo eso, el estrés afecta a los glóbulos blancos, bajan las defensas y nos hace más susceptibles a enfermar.

Cómo prevenir y/o aliviar el estrés en el trabajo

Antes de entrar en materia, me gustaría recalcar que cada persona es diferente, cada persona cuenta con sus propias circunstancias y recursos, y, por lo tanto, cada uno debemos buscar la manera que más y mejor se adapta a nosotros para gestionar el estrés.

En mi libro, que puedes descargarte gratuitamente «3 pasos para poner límites a tu stress» , encontrarás 10 sencillos ejercicios de fácil aplicación para tu práctica diaria. En esta ocasión, y de forma mucho más breve, te propongo algunas ideas clave, para»pararte a pensar», y así de forma rápida alivies tu estrés.

Escribe cómo te sientes

Los que me leéis habitualmente sabéis que considero que escribir es, en muchas ocasiones, una manera muy efectiva de identificar donde estás como primer paso para gestionarte. En este caso también.

¿Por qué?

Pues porque aunque a priori no lo parezca, te aseguro que escribir te ayudará a ver las cosas desde otra perspectiva. No vemos una situación de la misma manera cuando la estamos viviendo que cuando nos paramos a escribir y reflexionar sobre ella.

Te ayudará a encontrar la salida o la solución. Cuando dejamos volar nuestros pensamientos, avanzan en círculo en nuestra cabeza y muchas veces acaban enredados, o perdidos. Sin embargo, poner esos pensamientos sobre el papel te ayudará a identificarlos, ordenarlos y utilizarlos para dar con la solución.

Cuando lo haces, este estrés dejará de vivir en tu cuerpo. No, no me he vuelto loca. Cuando volcamos nuestros sentimientos y sensaciones en un papel, los estamos depositando en un lugar físico. Y, de alguna manera, ya no tienen que vivir revoloteando desordenadamente en nuestra cabeza o en nuestro cuerpo.

¿Cómo hacerlo?

Cuando te encuentres en un momento de estrés total en el que sientas que no puedes más, párate un segundo, coge papel y boli y comienza a escribir…

Haz una lista de tus sensaciones, escribe cómo te sientes. Vuelca sobre el papel todo lo que sientes, deja en él tu frustración, tu agobio, tu preocupación…

Y luego, responde a estas cuatro preguntas:
1 – ¿Dónde estoy?
2 – ¿Qué estoy sintiendo exactamente?
3 – ¿Que realmente hace que me esté sintiendo de esta manera?
4 – ¿Que dos pasos tendría que dar para sentirme mejor?

Así, no solo podrás aliviar el estrés al escribir, sino que te permitirá analizar el problema, conocer la raíz del mismo, eso que lo provoca… y tratar de encontrar caminos y soluciones creativas. Porque siempre hay más opciones de las que vemos cuando estamos bloqueados por el estrés.

Parar, pensar y escribir, te ayudará a reencontrarte en esa reunión «contigo mism@». Date tu primer buen lugar: TU eres lo primero y más importante

Y tú, ¿utilizas alguna técnica para aliviar el estrés en el trabajo?

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres conocer como puedo ayudarte

Nos vemos

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.