Tener la razón VS ser feliz

tener la razón o ser feliz¡Cómo nos gusta tener la razón! Nos encanta esa sensación en que provoca que nos den la razón tras una discusión o cualquier circunstancia, ¡sienta tan bien!

Sin embargo, ¿qué ocurre cuando no tenemos, o no nos dan la razón? Uy, esto ya es otra cosa, aquí pueden aparecer los enfados, la rabia… Y, cuando eso es así, muchas veces contraatacamos en un intento por tener la razón o, simplemente, salimos corriendo, huimos de la situación.

Te invito a echar un vistazo atrás, en la historia de tu vida… Estoy segura que encontrarás algunas situaciones en las que te has visto así. Todos, sin excepciones, hemos pasado por aquí en algún momento.

La necesidad de tener la razón tuvo un peso más relevante que los conflictos que nos generó.

¿Que nos pasa en realidad?

En lo profundo, y aunque pueda sorprender a primera vista, cuando queremos tener la razón, buscamos la aprobación y sintonía de la otra persona. Las personas conectamos por afinidad, y cuando otra persona está de acuerdo con nosotros, nos sentimos aceptados.

Sin embargo cuando esto no sucede, podemos sentirnos cuestionados, no comprendidos y poco valorados. Si, tratamos entonces de defendernos y entramos en conflicto, sin solución alguna, estamos gestionando mal nuestras emociones y relaciones. En primer lugar, tenemos que comprender que no siempre estaremos de acuerdo,  ni coincidiremos todos, unos con otros.  Y mucho menos, no siempre, convenceremos desde un único punto de vista.

El origen del conflicto

El “kid” de la cuestión está en nuestra forma de pensar. Nuestros pensamientos son fruto de nuestra educación, cultura, experiencias y vivencias. Estas a su vez generan nuevas experiencias, que reafirman nuestros pensamientos. Finalmente los convertimos en creencias, es decir en nuestra forma de pensar, ser y vivir. Creemos esto o aquello, en base a nuestra propia experiencia y percepciones limitadas, de una realidad mucho más amplia, tanta como posibilidades hay. Y esas son infinitas.

Todo el tiempo, nuestra mente sigue hablándonos con nuestros mensajes y creencias conocidas… Y, el resultado de nuestra comunicación, dependerá de cómo y con qué pensamientos estamos alimentando a nuestra mente.

Porque, si, la vida es el resultado de nuestros pensamientos, y nos comunicamos como pensamos.  Lo importante es que podemos escoger los mensajes con los que alimentamos a nuestra mente:

  • Si tu mente tus pensamientos son negativos, por ejemplo: de ira, enfado  y tu actitud menos flexible; entonces lo que encontrarás serán barreras, resistencia, mal estar y dificultades para las relaciones, con los demás, y sin duda, contigo mism@.
  • En cambio, si entrenas y alimentas tu mente con pensamientos positivos y abiertos y mantienes una actitud flexible; entonces encontrarás alternativas para encontrar la tranquilidad y la paz. Te comunicarás mejor, y obtendrás resultados a la altura de tus pensamientos positivos.

Ser feliz VS Tener la razón

La comunicación es clave y, la forma en como entrenas tu mente, con pensamientos a tu favor, una de las mejores herramientas que tenemos para ir más allá y tomar conciencia de que, en muchas ocasiones, es mucho más importante, sano, saludable y efectivo ser feliz y tener tranquilidad que tener la razón.

Necesitarás, si decides ser feliz en lugar de tener siempre la razón, realizar cambios a nivel mental y también cambios a la hora de actuar.Y eso no significa renunciar a tu punto de vista, sino plantearlo con templanza y respeto por la otra persona.

Practica en el arte de escuchar desde la perspectiva del otro, entrenando tu mente e indagando y tratando de comprender los motivos detrás la opinión de las otras personas. Y, si no coincides exprésalo con asertividad y respeto por la otra persona, a la vez que entrenas tu mente con una actitud de apertura y flexibilidad.  Y es así como, podrás tomar partido por priorizar tu propia vida y tranquilidad, dejando en segundo lugar eso de “querer tener siempre la razón”. Y esto requiere práctica, tiempo y predisposición. Merece la pena, porque los beneficios son muchos.

Cuéntame como te ha ido. Me encantará saber cuál es tu opinión y/o experiencia, practicando en el arte de ser más flexible y abierto para la escucha, siendo cada vez más consciente de las ventajas de no tener que imponer criterios, juicios, ni tener que tener la razón.

A través de herramientas de introspección, con Coaching y PNL – Programación Neuro Ligüística– las mejora en la comunicación, en la gestión de conflictos, practica de la asertividad, confianza, y en general la gestión eficiente de la comunicación, se trabaja desde el origen de las creencias y pensamientos. Logramos así, transformaciones sorprendentes y de alto impacto y, en todos los ámbitos de la vida de las personas.

Si quieres puedes…

En VitalCoaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar y crecer en el camino hacía tu éxito y felicidad. 

Si quieres pasar a la acción… da tu siguiente paso: escríbeme y nos conocemos -sin compromiso alguno-

 ¡ Apuesta por TI !

 

Coach personal Barcelona, vitalcoachingbarcelona.com !

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

La comunicación remitida quedará incorporada a los sistemas de información de Vital Coaching Barcelona, pasando a formar parte de su lista de distribución, según los "Términos legales y la Política de Privacidad de Vital Coaching Barcelona"

En cualquier momento podrás ejercitar los derechos de ACCESO, RECTIFICACIÓN, OPOSICIÓN y, en su caso, CANCELACIÓN de tu suscripción, comunicándolo por escrito e indicando tus datos personales a beatriz@vitalcoachingbarcelona.com

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto los Términos Legales y la Política de Privacidad* *