Entrevista de trabajo: ¿me visto o me disfrazo?

entrevista-de-trabajo

Podemos estar más o menos de acuerdo con que sea así, pero la realidad es que la imagen es clave a la hora de lograr un empleo. Los reclutadores no pasan por alto nuestro aspecto, higiene o el vocabulario que utilizas a la hora de hablar, por ejemplo.

Pero, centrémonos, por esta vez, en la forma de vestir. Pues debemos tener muy en cuenta nuestro aspecto antes de ir a una entrevista de trabajo si deseamos causar buena impresión y, por supuesto, aumentar las posibilidades de ser escogido para desempeñar el puesto vacante.

Si estás en búsqueda activa de empleo, estoy segura que el nuevo año, que está ya a la vuelta de la esquina, te traerá muchas oportunidades, quiero que las aproveches al máximo y logres cada uno de tus objetivos. Por ello, quiero a través de este post darte algunos consejos y «tips» muy sencillos, prácticos y decisivos a la hora de enfrentarte a una entrevista de trabajo con éxito:

La Ropa

Si la entrevista te la realizarán en la propia empresa, lo más adecuado es adaptarte al entorno y vestir de la manera más similar a como lo harías cualquier día laboral.

Antes de decidir tu estilismo, utiliza el sentido común. Es posible que tu puesto no requiera traje y corbata, quizá con un pantalón y una camisa sin corbata es la manera correcta de ir al trabajo; entonces elige un look así.

Igual que no es necesario excederse, tampoco es recomendable lo contrario. Es decir, no vayas a irte al otro extremos y presentarte en jeans y camiseta, por ejemplo.

Respondiendo a la pregunta que aparece en el título de este post ¿vestirme o disfrazarme? Como decía, lo ideal es que adaptes tu imagen a las circunstancias, de manera que vayas lo más parecido posible a como irías si el puesto fuera tuyo. Ahora bien, si aún así te sientes disfrazado, la pregunta es, ¿de verdad deseas un empleo en el que no vas a estar cómodo con su código de vestimenta?

Mi recomendación es que te adaptes pero no te disfraces. Respeta tu propio estilo y siéntete cómodo siendo quien tu eres, eso si…también siendo coherente con las circunstancias de ese trabajo, con el estilo  y filosofía de la empresa.

Higiene personal

Si la ropa elegida para la entrevista es la adecuada este será un factor subjetivo y dependerá de muchos factores. Sin embargo, lo que es indiscutible e imprescindible es la higiene. Acudir a una entrevista de trabajo desarreglado, desaliñado, con el pelo sucio… con toda seguridad va a proyectar una mala imagen de ti; y lo apto que seas o no para el puesto vacante va a pasar a un segundo plano.

Mejor sobrio que arriesgado

No vas a tener una segunda oportunidad para una primera impresión, por ello, te recomiendo que elijas mejor una vestimenta más sobria antes que una demasiado atrevida o arriesgado. No se trata de perder tu esencia, pero sí de ser comedido y consciente de que cuidar tu imagen es importante. Ya habrá tiempo luego de experimentar, ahora te estás jugando tu puesto de trabajo.

Si la entrevista no es en la empresa

Si la entrevista de trabajo la realiza una empresa externa y además lo hace fuera del lugar de trabajo, entonces la elección es más fácil: traje y corbata para el hombre, un estilo sobrio para la mujer. 

Además puedes aprovechar para preguntar y aclarar tus dudas. Pregunta al reclutador cuál es la forma más adecuada para vestir en la próxima entrevista. Por un lado te ayudará a dar en el clavo y, por otro lado, además demuetras interés en el puesto y el desarrollo del proceso de selección.

Aprovecho para desearte un ¡FELIZ AÑO NUEVO! Estoy segura que el 2017 estará lleno de oportunidades para ti y, si así lo quieres y lo decides, alcanzarás cualquier objetivo que te propongas.

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres triunfar en tus entrevistas de trabajo….

Nos vemos

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Cómo hacer balance del año y planificar tus objetivos de año nuevo

tips-para-planificar-objetivos

Como cada año por estas fechas, es momento de hacer balance del año que dejamos atrás, analizar, extraer el aprendizaje y utilizarlo para mejorar nuestros resultados y propósitos de cara al próximo año que ahora iniciamos.

¿Tienes ya tu lista de objetivos para año nuevo?

Si aún no la tienes, te invito a elaborarla. Así, nada se olvidará ni quedará por el camino y podrás tener siempre presente adónde quieres llegar. Pero no es de  los objetivos en sí de lo que quiero hablarte esta vez, sino de cómo planificarlos.

Cómo planificar tus objetivos para el año nuevo

1- Piensa en positivo

Cuando pienses en tus objetivos, céntrate en aquello que quieres conseguir , en lugar de pensar lo que no quieres.

Ten en cuenta que nos sentimos atraídos hacia aquello que ocupa nuestra mente y pensamientos. Por lo tanto, es mejor y más útil que lo que ocupa tu mente sea en clave positiva.

Te pondré algunos ejemplos:

  • Aumentar mi cartera de clientes
  • Ir al gimnasio y estar en forma
  • Terminar mis estudios
  • Emprender e iniciar mi proyecto

2 – Sé específic@

Cuanto más detallada sea tu meta, más posibilidades de alcanzarla tendrás. Veamos:

Por ejemplo, si tu objetivo es «Ir al gimnasio», esta es una meta muy genérica, por lo que te costará saber si realmente la estás cumpliendo o no. Un ejemplo: ir al gimnasio 3 días a la semana.

Ir al gimnasio es genérico y más complicado saber si realmente estás cumpliendo con el objetivo. Sin embargo, si tu meta es ir 3 días a la semana, ese objetivo es medible.

Del mismo modo y, si tu objetivo es «aumentar tu cartera de clientes», se específico en el «cuanto» y el «cuando». Concreta poniendo un  número a tu cartera de clientes objetivo -mensual y anual- , y también a tu facturación objetivo asociada.

He ahí el «kid» de la cuestión, tus objetivos deben ser cuantificables, realistas, medibles y temporales.

3- Los objetivos que te marques deben depender de ti

Los objetivos que te fijes, deben depender de ti y no de otras personas, porque si estás poniendo en manos de otros el hecho de que se cumplan o no, perderás tu fuerza y capacidad para lograrlos.

4- Motivación

Crear una larga lista de cosas por hacer el nuevo año es muy sencillo. Todos lo hemos hecho, y seguimos haciendo en mayor o menor medida. Lo realmente complicado es mantener la constancia y persistencia en el tiempo.
Y la manera de lograrlo y NO abandonar – aunque te falte tiempo, te surjan contratiempos, te cueste o te salgan mil cosas importantes por hacer… – es que tu objetivo sea realmente importante para ti. La persistencia necesita claridad y una motivación muy real y consistente con quien realmente eres y quieres lograr.

Así que para asegurar tu motivación, pregúntate, ¿Para qué quiero alcanzar este objetivo?

La clave está en la pasión. Si lo que vas a lograr realmente te apasiona, entonces, ¡ese es tu objetivo!. Tu motivación está garantizada, y si llegan horas bajas, recuérdate siempre para que lo quieres y porque merece la pena para ti. Ahí está la clave de tu motivación para la persistencia,  mientras disfrutas haciendo lo que haces…

5- Los recursos

Para alcanzar tus objetivos precisarás de determinados recursos. Y estos puedes dividirlos en dos grupos:

  • Recursos internos

Se trata de los recursos que tienen que ver con el desarrollo personal y los estados que tendrás que gestionar y potenciar para conseguir lo que te has propuesto: disciplina, constancia, motivación, actitud positiva, etc.

  • Recursos externos

Estos son los que están fuera de ti: dinero, tiempo, etc.

Imaginemos que uno de tus objetivos es aprender a hablar inglés. Además de constancia, fuerza de voluntad y disciplina, vas a necesitar dinero para pagar la academia y hacer hueco en tu agenda para ir a las clases.

6- Tus objetivos deben tener intención positiva

Vuelvo al ejemplo del emprendimiento. Estás trabajando para una empresa, pero tienes un proyecto en mente y gustaría emprender…

O sea que ahora mismo te gustaría emprender y crear tu propia empresa, pero estás trabajando y, aunque hay cosas de tu trabajo que quizá no te gustan, cada mes cobras tu sueldo. Este es un efecto positivo de la situación en la que te encuentras aunque te gustaría cambiarla.

Bien, si te fijas un objetivo que te priva de algo que para ti es positivo -en este caso tu sueldo y la seguridad que este te da- hay muchas posibilidades de que acabes abandonando tu «incierto» objetivo.

¿Por qué? Porque sabes que si emprendes,  los primeros meses no tendrás ingresos y eso puede desanimarte. Y si, a pesar de ello, si te decides a emprender, ante la falta de ingresos, podrías abandonar el emprendimiento y volver a buscar trabajo por cuenta ajena, o quizá obsesionarme con los ingresos y acabar llevando a cabo prácticas que no benefician a tu empresa o proyecto en el largo plazo, para conseguir ingresos.

Entonces, ¿no emprendo? Te estarás preguntando. Sí, pero debes buscar el equilibrio; en este caso podría ser el contar con un colchón económico que te permita superar esos primeros meses sin ingresos, o podrías emprender como actividad paralela a tu trabajo actual hasta que logres tus primeros ingresos y la situación se normalice.

Con claridad, planificación y motivación, puedes lograr todo cuanto te propongas.

 Y tú, ¿ya has hecho balance del año?

Estoy segura de que la respuesta es SI

¡Este es TU momento: piensa grande y actúa en pequeño!

Y, recuerda que siempre estás estás a tiempo de definir tus objetivos y planificarlos para lograrlos.

También, si quieres puedes revisar el artículo que publicaba el año pasado y hacerte las 7 poderosas preguntas para hacer balance del año y mejorar el año que ahora empieza

La respuestas a estas preguntas te darán claves para este año; saber en que mejorar, cambiar y/o eliminar; te servirá de guía para afrontar nuevos restos. El aprendizaje te ayudará a ir a por tus objetivos con más inteligencia…

¡ Feliz año!

Beatriz-Palá-Calvo

En este nuevo año,

Si TU quieres…

Nos vemos

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

«Háblame de ti»: Las claves para responder con éxito en una entrevista de trabajo

trucos-buscar-trabajo-entrevista-de-trabajo

Si has finalizado tus estudios y has pasado ya por alguna entrevista de trabajo, con seguridad te has encontrado ya con esta pregunta, frecuente y temida a partes iguales. Sin embargo, a pesar de ser una pregunta habitual, muchas veces no se prepara de la manera adecuada… y lo cierto es que puede ser clave a la hora de conseguir ese puesto que deseamos y determinar si superas con éxito o no la entrevista de trabajo. Si respondes a esta pregunta de la manera adecuada y que el reclutador espera de ti, las posibilidades de ser seleccionado aumentarán sustancialmente.

¿Qué espera el reclutador al hacerte esta pregunta en la entrevista de trabajo?

El entrevistador no quiere que le cuentes la historia de tu vida. No le interesa cuántos hermanos tienes, o lo que más te gusta hacer. Lo que espera de ti es:

  1. Conocer tus logros académicos.
  2. Conocer tus logros profesionales más recientes.
  3. Cuáles son tus habilidades y que pueden ser aplicables e interesantes para el puesto de trabajo al que aspiras.
  4. Saber cuáles son tus objetivos en el ámbito profesional.
  5. Descubrir los motivos por los que te interesa trabajar en esa empresa.

Estas son, quizá, las 5 claves para superar con éxito la tan temida pregúnta «háblame de ti».
Ten en cuenta que la respuesta no debe llevarte más de un par de minutos. No te extiendas en exceso, sé claro, directo, conciso.

Cómo dar forma a tu dicurso

  • Logros académicos

Cuando hables de tus logros a nivel académico no repitas la lista de títulos que ya tienes en tu CV. Céntrate más bien en tus estudios superiores, en los más recientes y, sobre todo, si hay algún curso que te haya permitido adquirir alguna habilidad especialmente aplicable al puesto de trabajo, no dejes de mencionarlo.

  • Logros profesionales

Lo mismo ocurre con la parte profesional, limitarte a repetir lo que ya pone en tu CV, un documento que previamente el reclutador ya ha visto y que probablemente hasta tiene delante en el momento en que te está haciendo la entrevista, no es lo mejor.
Aporta valor y céntrate mejor en tus logros profesionales relacionados con el puesto al que aspiras.

  • Habilidades

Cuando hables de tus habilidades, de nuevo céntrate en aquellas que aportarán valor al puesto de trabajo. Y no solo las menciones, procura hacer referencia al puesto o trabajo que te ha permitido adquirir esas habilidades.

  • Objetivos y motivaciones

La cualificación es una parte muy importante. pero las compañías también valoran, y cada vez más, los profesionales con objetivos claros y unas motivaciones sólidas y específicas. Haz saber al entrevistador tus metas y motivaciones, de forma que entienda que eres una persona madura y de ideas claras, además de con un alto grado de implicación y compromiso.

La fórmula efectiva para ser constante

constancia

«La constancia es la clave del éxito«. Es un frase hecha o un refrán; y también una realidad que todos sabemos.

Te invito a hacer memoria y tratar de recordar la cantidad de veces que has intentado introducir en tu vida un hábito. No es necesario rebuscar demasiado, quizá has querido muchas veces empezar a hacer ejercicio de manera regular; o te has propuesto comenzar una alimentación más sana…

Y, quizá, en algunos de esos propósitos aparentemente fácilmente alcanzables, has fracasado muchas veces.
Déjame decirte que  para que una actividad se convierta en un hábito solo hay un camino y forma posible: la repetición de esa actividad a lo largo del tiempo. Y para repetirla, necesitas ser constante.

Lo difícil no es proponerse implantar cambios o hábitos en la vida. Cualquiera puede salir a correr un día por la mañana. Lo complicado es hacerlo día tras día, semana tras semana, mes tras mes… La motivación inicial nos hace sentirnos capaces de lograr cualquier cosa; sin embargo, muchas veces abandonamos antes de convertir esa actividad en un hábito.

Tengo un buena noticia: no es necesario contar con una fuerza de voluntad especial o sobrehumana para lograr ser constante; solo es necesario poner en práctica algo tan simple y fácil que te sorprenderá…

Nuestro cerebro es olvidadizo. Olvidar es una condición natural de los humanos. De todos los humanos. Toda la información que obtenemos la guardamos en algún rincón de nuestro cerebro donde reina el desorden; así, muchas veces no encontramos la información que necesitamos, o peor aún, encontramos solo parte de ella y con eso construimos un nuevo recuerdo de forma selectiva. Y esto es algo que nos ocurre a todos, sin excepción.

Nuestra mente también olvida nuestros avances. Intenta recordar de nuevo la última vez que has intentado implantar el hábito de correr o hacer ejercicio en tu vida. Es posible que hayas logrado un gran avance con respecto a otros intentos… Sin embargo, tu mente esto no lo recuerda y de nuevo tus ganas han desaparecido y con en su lugar ha llegado la renuncia a continuar.
O es posible que lo que te haya pasado la última vez sea justo lo contrario: fallaste los primeros días y tu mente ha tratado de olvidar ese mal trago.

La manera de crear un nuevo hábito es ser constante. Y la clave para serlo radica, especialmente, en saber si en realidad estás siendo constante.

Ayuda a tu mente a recordar y serás constante

Te estarás preguntando «bien pero, ¿cómo puedo saber si estoy siendo constante en realidad?»

Algunos dicen que «solo hay constancia en lo que se mide«. Entonces, ¡midamos! Si logras medir tu constancia, o la falta de ella, casi de forma automática te volverás más constante.

Comienza con un solo hábito

Para que esta vieja y efectiva estrategia funcione, es importante comenzar con un solo hábito. Tratar de abarcar varios hábitos al mismo tiempo hará que sea más fácil que los olvides…

Te invito a coger papel y lápiz y en una hoja en blanco hacer una tabla con el nuevo hábito que quieres implantar e incluir varias casillas, una por cada día de la semana… Ve tachando cada día que lo pones en práctica, y felicitare por tus avances y logros.

La posibilidad de que cometas desajustes respecto a tu nuevo hábito, puede seguir existiendo… pero ver en el papel cómo mejoras y avanzas, ayudará a tu cerebro a recordarlo y tenerlo en cuenta, lo que te dará el impulso para continuar y seguir siendo constante. Al final, esto es como una especia de circuito cerrado, cuanto más constante eres, más constante te vuelves.

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres cambiar tus actuales hábitos

y crear nuevos hábitos de éxito

Nos vemos

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

 

Las señales que te indican que debes cambiar de trabajo

trabajo

Tienes un trabajo. Quizá te ha costado conseguirlo. Te ofrece estabilidad y tranquilidad. Hay un buen clima entre compañeros… Sin embargo, no terminas de ser feliz, no te sientes a gusto o, quizá, te planteas demasiado a menudo si podrías estar mejor en otro lugar, en otro puesto, en otra empresa.

Si es tu caso, o estás en una situación similar, te recomiendo analizar la situación con calma, puesto que si existen señales que te incomodan, puede que estas te estén indicando que es momento de cambiar de trabajo o tomar otro rumbo a nivel profesional.

  • No logras sacar lo mejor de ti

Trabajas a medio gas. No estás dando, ni mucho menos, lo mejor de ti. Esta situación es complicada, y  más delicada de lo que, a priori, pudiera parecer. Si sigues así, sin hacer nada por cambiar, es probable que tus resultados se estén viendo afectados negativamente.

Además, y si percibes que tu no eres el mismo de siempre, ten por seguro que los demás también lo perciben. Porque – aunque tu tienes la misma valía de siempre-, «algo» te impide brillar, y entonces… poco a poco, esa situación hace que tu imagen profesional se vea afectada.

En estos casos, y antes de dejar que la «bola se haga más grande», se hace necesario, analizar y plantearse un cambio.

  • Desmotivación

El punto anterior suele propiciarse precisamente por la falta de motivación. Si te cuesta ir a trabajar y no lo haces con ilusión, lo más probable es que dar lo mejor de ti sea complicado.  Cuando esto ocurre, las tareas resultan pesadas, los logros -si los tienes y ves- no te acaban de satisfacer y los objetivos no los sientes como propios… Esto se llama «desmotivación». Y si,… no estás motivad@, difícilmente podrás dar tu 100%.

  • No te sientes valorad@

Puede que el principal problema esté en que no te sientes valorad@, no sientes que tus ideas o aportaciones sean válidas para el resto, o simplemente crees que no son tenidas en cuenta. La falta de valoración -o su percepción-, es otro indicador de la necesidad de un cambio que, genera los mimos síntomas y consecuencias que la desmotivación.

  • No eres feliz ni capaz de visualizar tu futuro en tu empresa o trabajo

Si no estás bien en tu trabajo actual y no eres capaz de imaginar una posición a futuro en tu empresa, «vives» -en ella- sin opciones. La falta de opciones – en una situación de dificultad-, es como tener claustrofobia y no ver la salida al final de un túnel. Nada alentador.  Necesitas opciones, dentro o fuera de tu empresa actual. Y las tienes.

¿QUE HACER?

Mi propuesta es que, sea cual sea tu momento o situación actual, tomes un tiempo para levantar la cabeza, y mirar con una nueva perspectiva.

Y la primera de ellas es agradecer tu trabajo actual, puesto que aunque no sepas cuanto tiempo permanecerás en tu empresa actual, es importante que tu implicación sea tan alta como sea posible, involúcrate como si estuvieras en el proyecto y trabajo de tu vida. Esto te generará motivación, ilusión, felicidad y por tanto resultados que te permitirán disponer de tu fortaleza y recursos personales para abordar el cambio -sea cual sea- con éxito.

Y este cambio, muchas veces está más allá de un cambio de trabajo. De hecho, muchas veces, situaciones como estas son las que nos indican, que es necesario realizar una revisión profunda de nuestra vida, objetivos y valores… De modo que, si, aquí, te lees entre líneas y, aprovechas esta dificultad aparente para actuar diferente, podrás convertirla en una gran oportunidad en beneficio de tu propia vida, para tu Éxito Integral: Profesional y Personal.

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres que te ayude a gestionar tu cambio…

Nos vemos

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.