Empatía: Clave para el liderazgo

empatía

Según la RAE, la empatía es la “capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos”

Simple. O al menos eso es lo que parece; la empatía es un concepto simple cuya vivencia en el ámbito profesional entraña grandes posibilidades para el desarrollo del liderazgo.

Las empresas son cada vez más conscientes de ello, y muchas de ellas apuestan por potenciarla, tanto como filosofía de empresa, como implementándola con ayuda profesional externa. Precisamente, cada vez se demanda más en los procesos de coaching para empleados y equipos, ya que se ha detectado que en las empresas con entornos colaborativos, donde prima la comunicación y las relaciones profesionales de empatía, se obtienen claras mejoras en la eficiencia y sus resultados.

En este sentido, la evolución de muchas empresas es ya notable. Aún así, a muchas compañías, además del desarrollo de su modelo de empatía, les queda todavía un paso importante que dar. Me refiero a realizar un cambio de nomenclatura de:  “jefe de equipo“, a: “gestor de personas“.

Este cambio va más allá de la  terminología lingüística, ya que existe una gran diferencia entre uno y otro. El “gestor de personas”  requiere de un replanteamiento de las habilidades que, hasta hace muy poco tiempo, se daban por sentadas en los jefes , sin que en la mayoría de los casos se hubiera validado que realmente las poseían.

Empatía-VitalCoachingBarcelona

 

 

Photo by rawpixel on Unsplash

Habilidades imprescindibles en un “gestor de personas”

A la hora de hablar de las habilidades fundamentales en un buen “gestor de personas”, es habitual que salgan a relucir conceptos, desde luego, tan importantes, como el liderazgo o la comunicación. Y sí, estos son esenciales, como también lo es que ambos conceptos incluyan la “empatía”, como elemento clave para su auténtico desarrollo.

La importancia de la empatía

Un buen líder dede ser capaz de ponerse en la piel de la otra persona, no solo en situaciones específicas o en momentos concretos, sino que, en general, debe ser un maestro en la práctica de la escucha atenta y activa.

Esto no debe confundirse con ser amable y cordial, tampoco con hacer terapia a tu equipo. No, la empatía es comprender al otro, desde el otro y también gestionar la relación con asertividad, y siempre interesándote por él,  sus motivaciones, el origen de sus dificultades, y sus habilidades para solventarlas. La gestión empática, también desde la posición directiva del buen líder, resulta imprescindible para establecer una buena relación, cercana, confiable y fluida. Todo ello, te dará resultados extraordinarios para el éxito de tu equipo, y, por supuesto para el tuyo propio.

VitalCoachingBarcelona-Empatía

Photo by rawpixel on Unsplash

La empatía es imprescindible para la gestión de personas,  e igualmente importante para las relaciones  en cualquier ámbito de la vida, ya sea en la personal  como en la profesional.

El modelo de Steve Jobs

Steve Jobs se considera un líder de referencia. Él era empático y conocía a la perfección a su equipo: sus fortalezas, capacidades y también sus debilidades. Sabía cómo actuar y cómo conseguir un mejor rendimiento, potenciando sus fortalezas, a la vez que gestionando y transformando sus debilidades en puntos de mejora para la eficiencia. Jobs además de empático, era duro y controlador, generando una combinación que logró motivar a su equipo, empresa y también a generaciones enteras.

Así pues, la empatía es una auténtica ventaja competitiva y una habilidad fundamental para ser un buen gestor de personas y de negocios. Si ya eres empático; felicidades, sino no es así, sólo tienes que practicar, sabiendo que siempre estás a tiempo de aprender y mejorar. Merece la pena.

Te puede interesar

Ideas prácticas

La empatía es un término subjetivo, difícil de medir, que siempre puedes practicar y potenciar. Además del artículo anterior, las siguientes ideas, te ayudarán a practicar conscientemente y cada vez más, tu empatía:

  • Contacto visual: Cuando hables con otra persona mírale a los ojos. Mantener el contacto visual implica interés por tu parte. Tu receptor lo percibirá así, tanto a nivel consciente como subconsciente, y se sentirá a gusto contigo. Por supuesto, no se trata de mirarle fijamente y sin descanso, sino de “mirar y ver” para desde un estado de presencia, con atención plena, escuchar a la otra persona, haciendo que se sienta escuchada por ti.
  • Modelar:  Asentir con la cabeza, decir frases como “entiendo cómo te sientes”, “en tu lugar, estaría pensando lo mismo”, etc. ayudan a que la persona sepa que nos identificamos con ella, y que nuestra intención será tratar de llegar al entendimiento y a la mejora, desde la compresión, cosa que debemos hacer también con la convicción que la situación requiera.
  • El lenguaje de los gestos: Si esbozas una sonrisa de vez en cuando y oportunamente, tu interlocutor lo interpretará como un gesto de aprobación hacía él/ella, o hacía sus palabras.  Una sonrisa, una palmada de apoyo, etc, son gestos cómplices que mejoran la comunicación, generan conexión y afinidad entre las personas. Facilita el entendimiento y los acuerdos.
  • Adecuar la expresión a las circunstancias: Si tu misión es dar una mala noticia, por ejemplo, evidentemente no lo harás riendo, porque entonces el mensaje no sería congruente. Asimismo, si damos una buena noticia, compartimos éxitos, etc,  la expresión de alegría, orgullo y felicitación, por ejemplo, será importante. Acompañar tus palabras con el estado emocional que comunicas o compartes, te dará un valor y resultados extraordinario.

En definitiva, la empatía se practica tratando a los demás como nos gustaría que nos tratasen a nosotros. Hazlo, sabiendo que detrás de cada persona, además de un corazón que late como el tuyo, vive el increíble potencial y capacidad de esa persona. Tú puedes redescubrirlo con tu propia mirada, sabiendo que la luz con la miras a los demás es el reflejo de la tuya propia, la misma que les permitirá brillar, también delante de ti.

Practica tu empatía, sabiendo que, precisamente será la práctica la que te confirmará sus excelentes resultados, tanto en tu propio beneficio, como el de tu equipo y sus resultados. Y si quieres, y te apetece comparte tus comentarios conmigo. Me encantará leerte…

“Una persona puede tener un cociente intelectual elevado y una formación técnica impecable, pero ser incapaz de dirigir un equipo hacia el éxito. Solo pueden ser líderes efectivos quienes tienen inteligencia emocional, es decir, la capacidad para captar las emociones del grupo y conducirlas hacia un resultado positivo”. Daniel Goleman – Inteligencia emocional para el liderazgo

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres, entonces…

Puedes 

Reserva YA tu primera “sesión de diagnóstico gratuita”, sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Coach personal Barcelona, vitalcoachingbarcelona.com 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

La comunicación remitida quedará incorporada a los sistemas de información de Vital Coaching Barcelona, pasando a formar parte de su lista de distribución, según los "Términos legales y la Política de Privacidad de Vital Coaching Barcelona"

En cualquier momento podrás ejercitar los derechos de ACCESO, RECTIFICACIÓN, OPOSICIÓN y, en su caso, CANCELACIÓN de tu suscripción, comunicándolo por escrito e indicando tus datos personales a beatriz@vitalcoachingbarcelona.com

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

He leído y acepto los Términos Legales y la Política de Privacidad* *