Entradas

Cómo gestionar relaciones familiares tóxicas

Relaciones familiares tóxicas

Al hablar de personas tóxicas la mayoría de las personas piensa en relaciones de pareja, compañeros de trabajo, jefes o hasta en ciertos amigos, pero pocas veces se relaciona este concepto con personas dentro del ámbito familiar.  Lo cierto es que tendemos a creer que la “familia es sagrada”, y debido a nuestras lealtades familiares puede que nos cueste ser críticos con ella.

Aun así, las discrepancias en el contexto familiar se producen. Es normal, pues todos somos únicos y diferentes, y las familias y sus integrantes, también lo son. Cada uno nos distinguimos por nuestro temperamento, carácter, personalidad; también por nuestros anhelos, deseos, objetivos, trayectoria vital, creencias, forma de ver y entender la vida.Gestión-Relaciones-Tóxicas-VitalCoachingBarcelona

Personas tóxicas

Muchas veces, una persona tóxica puede ser muy crítica y negativa, en general, comportándose de un modo similar con el resto de personas, y también consigo misma. Su actitud negativa puede ser devastadora.
Esto es así, porque normalmente las personas tóxicas están lidiando con sus propios problemas y al no saber enfrentarlos saludablemente, vuelcan su ira y rabia en otros que probablemente no tengan la culpa -o ni siquiera conozcan- la razón de esta amargura.

El respeto en la familia

El hecho de que una persona esté mal con ella misma, no le da derecho de tratar a los demás de manera inadecuada, sin importar cuál sea su posición dentro de la dinámica familiar. Si alguien de tu familia te está desvalorizando, no tienes por qué aceptarlo, ni siquiera porque se trate de tus padres, abuelos o quien sea. Todas las personas tenemos derecho a un trato digno, a ser respetados y aceptados tal como somos, incluso en nuestras discrepancias. Lo mismo ocurre al revés. También tú debes aceptar a los demás, tal como son. Ahora bien, una cosa es aceptar y respetar a la persona, y otra bien distinta es resignarse y aceptar sus agravios. En general, te recomiendo que la palabra “resignación” no forme parte de tu vocabulario si de verdad quieres disfrutar de relaciones sanas y de una vida más tranquila y feliz.

Cuando la familia es fuente de malestar

Seguramente has escuchado que a la familia se le ama sin importar cómo esta sea y que si tienes familia, pues deberías estar agradecido. Según Gananci, esta es una de las razones para agradecer a diario, pero ¿Qué pasa cuando es tu familia -o uno de sus miembros- la principal fuente de preocupaciones para ti? ¿Debes seguir soportando altos niveles de toxicidad solo porque compartís el mismo ADN?

La buena noticia es que no. La mala noticia es que no es fácil aceptar que miembros de tu propia familia pueden ser personas tóxicas en tu vida, pero ¿Cómo puedes identificar que se trata de alguien verdaderamente tóxico, y no de problemas normales entre parientes?

Si tenemos en cuenta que la familia no se escoge, y que no siempre podremos cortar una relación familiar tóxica, necesitamos aprender a identificar las señales y gestionar nuestras relaciones, en el entorno familiar, del mejor modo posible.

Señales que identifican a tus familiares tóxicos y cómo gestionarlos

1- Siempre te critican negativamente

Una persona tóxica se reconoce porque su critica es constante, no le importa herirte, y aunque tu tengas cosas positivas que podría resaltar de ti, y todo el resto de la familia te lo esté reconociendo, te dirá en qué fallaste o cuáles fueron tus puntos débiles, y nunca reforzará lo positivo que hay en ti.

Quizá estés pensando que las críticas en la familia siempre están presentes por el hecho de la confianza que existe; tienes algo de razón. Lo que no puede ser es que por parte de un miembro de tu familia siempre existan críticas y ninguna palabra de felicitación o aliento, incluso cuando haces las cosas bien.

Relaciones-Familaires-Tóxicas-VitalCoachingBarcelona

QUE HACER:

Poner límites: Para ello es imprescindible mantener las formas, incluso si la otra persona está siendo  maleducada. Tu victoria será mantener tu temple y argumentos no hirientes contra la otra persona. Recuerda que tu objetivo no es herir. Tu objetivo es hacerte respetar y ponerte en tu buen lugar, expresando tu opinión con contundencia y convicción. Si la otra persona lo comprende y acepta, será perfecto, si no es así, tu habrás demostrado tu capacidad asertiva, y quedarás en paz contigo mismo.

En el caso de que en el momento del conflicto, o sea «in situ», te resulte complicado mantener la calma, te recomiendo que propongas posponer el tema en cuestión para otro momento. Después y una vez te hayas relajado, retoma tú mismo el tema y abórdalo desde la reflexión y la calma.

Si a pesar de todo, y superados ciertos límites, la comunicación es imposible, deberás plantearte distanciarte de esa persona. Al hacerlo, y por tu bien, deberás evitar, o en su caso gestionar tu dolor, hasta diluirlo.

2- No teme avergonzarte frente a los demás

Otra característica que identifica a los familiares tóxicos es el hecho de que parece que no se preocupa por tus sentimientos. En general, parecería que no le moleste expresar sus críticas hacia ti o hacia otros, estando quien esté presente. Ya sea en una reunión familiar, una fiesta, lo que sea. Para ellos, cualquier momento es bueno para expresar su propio malestar y el de todo lo que no le agrada.

Cuando una persona no teme avergonzarte ante otros y lo hace deliberadamente, acostumbra a buscar este tipo de situaciones en las que pueda hacerte quedar mal y además, no muestra ni un poco de remordimiento al respecto.

QUE HACER:

Expresar: Aunque creas que a la otra persona no le importan tus sentimientos, no es del todo cierto. Todos tenemos la capacidad de la empatía más o menos desarrollada. La persona que hiere tiene su propio dolor interno, y trata de evitarlo con la crítica al otro. No permitas que esa persona seas tú.

Para ello, en estos momentos de crítica, deberás calibrar qué hacer, en función de la situación y de la relación que tengas con esa persona. Por ejemplo, puedes probar con frases como estas: «tus palabras me hacen daño» «tu comentario no es justo ni acertado» «lo que dices te deja a ti en mal lugar». Y siendo más contundente puedes decir: «te pido respeto» «te exijo un respeto» «no acepto que me hables así», etc.

Para decir estas frases, lo más importante es que las sientas en tu interior. Nadie, sea de tu familia o fuera de ella, puede faltarte al respeto. No lo permitas, eso sí, si lo gestionas con elegancia, y desde tu poder personal -con convicción real- y con respeto, tienes la partida ganada. Y si después de todo no es posible, deberás ser más contundente, o incluso romper la relación.

3- No le importa si su relación está debilitada

Cuando estamos disgustados con alguien, o tenemos un conflicto con una persona que queremos, nos sentimos mal al respecto. En lo profundo de nosotros, y aunque digamos que no nos importa, no es cierto. Un cierto malestar de fondo queda latente en nuestro interior. Y eso, lo sabes a ciencia cierta cuando te desenfadas. Entonces, una sensación de alivio se apodera de ti, quedando libre del peso del conflicto que ya has liberado. De modo que sí, los desencuentros y los conflictos -lo creamos o no- nos afectan. A una persona tóxica le puede ocurrir lo mismo, solo que no puede no ser consciente de ello, y por tanto no pretende arreglar las discrepancias que os desunen. De hecho, una persona tóxica, está tan acostumbrada al conflicto que, aunque le genere problemas, no se dará cuenta y tratará de mantenerlos, incluso, a veces, como forma de relacionarse con los demás. Para él o para ella, es lo habitual, los demás son los culpables de sus desgracias y nunca le verás tener iniciativa para tratar de mejorar la relación, sino que esperarán a que seas tú quien dé el primer paso. Otros ni siquiera esperan eso porque han hecho de la crítica y el conflicto su forma de vida. De modo que simplemente siguen con sus vidas como si nada hubiera pasado, aunque tú puedas estar realmente dolido o descolocado.

QUE HACER:

Reconcíliate: En el caso de que no te sea posible un entendimiento, y por tanto no te quede otro remedio que alejarte de una persona de tu entorno familiar, es importante que quedes en paz con él y contigo mismo. Una cosa son las relaciones, que sí, puedes evitarlas o distanciarlas, y la otra es el respeto por la persona, incluso con sus errores. Todos los tenemos, y por ello te invito a que no caigas en la crítica -ni de palabra ni de pensamiento-. No ganas nada odiando, o criticando. Hacerlo sería un consumo de energía para ti y tu vida, completamente contraproducente.

Tóxicas-Relaciones-VitalCoachingBarcelona

4- Cuando estás con esa persona saca lo peor de ti mism@

¿Te ha pasado que en discusiones con ciertas personas -que seguramente tienes en mente- sale una versión de ti que puede que ni siquiera creyeras conocer? No significa eso que actúes físicamente de manera extraña -aunque también puede pasarte- como con gritos o hasta violento, sino que los pensamientos que vienen a tu mente, hacía la persona con quien tienes el conflicto, son muy negativos e incluso tóxicos.

QUE HACER:

Eleva: Las experiencias de conflicto vividas con ciertas personas, hacen que nos predispongamos negativamente en relación con ellas. En lo profundo estamos dolidos con ellas, y también creemos que cada nuevo encuentro nos generará nuevos conflictos. Generamos así pensamientos de crítica y desagrado, predisponiéndonos negativamente con la otra persona, incluso antes de verla. Nuestros pensamientos tienen el enorme poder de crear. Recuerda que somos energía, y que lo que sientes lo transmites. La otra persona, a un nivel consciente y/o subconsciente, lo capta. Si quieres cambiar, sé el cambio que quieres ver en el mundo. Para ello, y por difícil o extraño que te parezca, si anticipas con tu mente la relación que quieres tener con esta persona, le estarás dando una oportunidad real a la persona, y también a ti misma en el modo en como quieres relacionarte con ella.

Esta predisposición le da fuerza a la relación para que se mantenga en el mismo nivel de conflicto.  Si tu cambias, disfrutarás más de ti mismo, de tu capacidad de gestión emocional, y tal vez, si la otra persona está disponible, cambie vuestra relación.

Hacer esto no significa permitir que te traten mal, sino hacerte dueño de tu vida, para desde el perdón y haciéndote responsable de tus reacciones, no permitas que algunos que buscan provocarte pulsando botones en el otro, lo logren contigo.

5- Resalta una y otra vez tus puntos débiles

Además de todo lo anterior, a veces los familiares tóxicos no se conforman con criticar, sino que además resaltarte una y otra vez tus puntos débiles, y puede que hasta te diga que nunca podrás superarlos, lo que te pone en un estado de derrota.

QUE HACER:

Para estos casos, te recomiendo escuchar este episodio de Gananci Friday, que te enseñará cómo fortalecer la confianza en ti mismo aun cuando nadie parece creer en ti. Ten presente, que una autoestima alta es la mejor forma de evitar ser el objetivo de personas tóxicas, pues normalmente estás encuentran mejor campo de abono en personas que se resignan a su comportamiento, y también, a veces, a quien lo combate de forma agresiva como ellos. Por ello, y si  es tan importante, realizar un trabajo personal para la mejora de la autoestima y gestión de conflictos con asertividad. Si quieres, y sabes cómo, siempre es posible.

Además, y en pos de la mejora de tu autoestima, recuerda que, si al hacer un análisis de las relaciones con algunas personas de tu familia, resulta que dan positivo a varios de los puntos anteriores, deberás ser muy tenaz en la mejora de la gestión emocional con ellos, o bien replantearte si es positivo para ti mantener esa relación con ellas o si es preferible tomar distancia.

Relaciones-Tóxicas-VitalCoachingBarcelona

Personas tóxicas

Muchas veces, una persona tóxica puede ser muy crítica y negativa, en general, comportándose de un modo similar con el resto de personas, y también consigo misma. Su actitud negativa puede ser devastadora.

Esto es así, porque normalmente las personas tóxicas están lidiando con sus propios problemas y al no saber enfrentarlos saludablemente, vuelcan su ira y rabia en otros que probablemente no tengan la culpa -o ni siquiera conozcan- la razón de esta amargura.

Lazos de amor

En general, en las relaciones familiares, debemos aceptar nuestras similitudes, también nuestras discrepancias como una forma de crecer dentro del propio contexto familiar, aprendiendo a gestionar nuestras emociones y comunicación del mejor y más beneficioso modo posible para nosotros mismos.

Además, y si lo piensas bien, te darás cuenta de que, en familia, muchas veces, nuestras diferencias pueden ser superadas ya que el lazo de amor que nos une es más grande que las situaciones que pueden suscitar el conflicto que desune, especialmente en las relaciones con los padres. En ellas, y en lo profundo, incluso mucho más allá de lo visible y de posibles discrepancias, siempre estamos unidos por la poderosa fuerza del amor. Si quieres saber como se lo expresaba Einstein, puedes leer la carta de amor que le escribió a su propia hija, Lieserl. AQUI

Para saber cómo Detectar y relacionarte con Personas Tóxicas, te invito a leer este otro artículo con:

Las características de las llamadas “personas tóxicas” + 

10 Reglas básicas para relacionarte con ellas

Beatriz PaláSi quieres trabajar de forma personalizada en la mejora de tus relaciones familiares, personales y profesionales
Nos vemos
Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de felicidad…
“Si buscas resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo»  Albert Einstein

Cómo hacer frente a las personas tóxicas

personas tóxicasTodos hemos tenido que enfrentarnos, en algún momento de nuestras vidas, a personas y actitudes tóxicas. Seguro que recuerdas algún momento de tu vida en el que has compartido algo con alguien y automáticamente te ha desanimado, con ideas y frases como estas: «no es el momento», «la situación está muy mal», «tienes demasiados pájaro en la cabeza», «solo perderás tu tiempo»…

Ahora bien, las actitudes y personas tóxicas suelen tener muchos disfraces, lo que hace que en unas ocasiones resulte más complicado identificarlas. Unas veces se presentan vestidas de indiferencia o de ironía, pero las hay también que se disfrazan de preocupación, por ejemplo.
Sea cual sea el camuflaje que utilicen, es importante aprender a reconocerlas para evitarlas.

Cómo reconocer a las personas tóxicas

Te aseguro que no hay nada peor para tus sueños y tus objetivos que estar rodeado/a de personas tan negativas. Y no siempre es fácil reconocer a una persona tóxica, pero suelen contar con algunas características que nos pueden dar pistas. Algunas de esas características son:

1- Primero yo, después yo; y luego, otra vez yo

No suelen mostrar demasiado interés, les cuentes lo que les cuentes, porque siempre tienen algo mejor que contar, siempre han vivido algo mejor.

2- El pesimismo por bandera

Tienen la habilidad de ahogarse a diario en un vaso de agua, de hacer de cualquier cosa un auténtico drama.

3- Su rol es siempre el de víctima

Su tema favorito es lo mal que les va, lo mal que lo han pasado, lo mal que les trata la vida, lo mucho que ha sufrido, lo mal que están.

4- La soberbia

A pesar de su negatividad y pesimismo, de recurrir al ‘todo es malo’, cuentan con una gran soberbia que, en la mayoría de ocasiones, es el principal motivo por el que los demás acaban alejándose.

5- No les alegra nada positivo

O lo que es lo mismo, son personas llenas de envidia que no se alegran por el bien de nadie, ni siquiera de las personas de su entorno. Viven sumidos en su propia carencia.

Existen más rasgos que definen a una persona tóxica. He resumido aquí los más significativos. Si quieres conocer más sobre cómo identificar y relacionarte con personas tóxicas, te invito a leer el siguiente artículo, en el que lo explico más extensamente.

El riesgo de las personas tóxicas y que hacer con ellas

Las personas tóxicas abundan y encontrarse con alguna es más habitual de lo que parece. Ten en cuenta que, tienen una gran capacidad para absorber la energía de todo el que les rodea, por lo que conviene qué aprendas a identificarlas y a gestionarte positivamente, frente a ellas.

Si es posible, aléjate. La mejor manera de evitar que te agoten y te peguen su negatividad es manteniendo la distancia. Pero muchas veces estas personas forman parte de nuestro entorno (profesional, familiar, etc.), en este caso, evita escucharles cada vez que te dicen que no podrás. Lo que les impulsa a decirte que es imposible es su miedo a que te alejes de ellos, o quizá la envidia de que puedas llegar más lejos.  Tú eres más fuerte que los miedos de otras personas, para quienes tú puedes ser su peor espejo.

Si te ves inmerso en una situación tóxica, lo importante es no ceder y tampoco entrar en el juego.
No critiques a las personas tóxicas, pero tampoco te dejes limitar por ellas. A cambio te reto, a que seas un ejemplo que pueda inspirar a ellas, y a otros, para seguir tu estela de éxito.

En general, trata de rodearte de personas positivas que se encuentren en la misma situación que tú, que estén apostando por sus sueños y orientados a sus objetivos, te contagiaran a ti, multiplicando tu motivación.

Piensa en ti, en tus metas y trata de rodearte de personas capaces de crear y propiciar situaciones beneficiosas para tu desarrollo. La honestidad a tus valores y principios debe ser lo primero.
No te pongas barreras a la hora de expresar lo bien o lo ilusionado/a que te sientes y tampoco a la hora de apoyar a otras personas que como tú también lo expresen.

Beatriz-Palá-Calvo

Y si quieres….

Nos vemos

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.