Motivar equipos e Incentivos emocionales

La motivación de las personas en el trabajo es imprescindible …

… para el éxito de cualquier directivo y compañía. Y ello es así porque es bien sabido, y está demostrado que, cuando los empleados están motivados, trabajan de manera más eficiente, colaborativa y profesional. Llegan así, los resultados, porque las cosas fluyen de forma natural, y los obstáculos se superan de una forma mucho más ágil y sencilla.

¿Cómo motivar a tu equipo?

La retribución económica es un factor importante. Sí, sin duda, tener un sistema de retribución justo, que compense e incentive los buenos resultados obtenidos, será siempre un gran aliciente, para los componentes de tu equipo. Pero este, no es el único factor del éxito para tu equipo, existen muchos otros incentivos emocionales, tan o más importantes, que, si quieres ser un buen líder de equipos, debes tener muy en cuenta.

motivación-equipos-trabajo-empresa-Vital-Coaching-Barccelona1- Derrocha aprecio y reconocimiento

Las personas, somos seres sociales y emocionales, y a todos nos gusta sentirnos parte integrante de nuestro grupo, equipo o manada. El aprecio y el reconocimiento, fomenta estos lazos de unión, a la vez que motiva, alienta y orienta a las personas hacía nuevos nuevos retos y objetivos, con mayor ilusión, claridad, convicción y optimismo.

Es por ello, que las personas que trabajan en tu equipo necesitan de tu impulso, aprecio y motivación. Este es tu rol, y te cueste más menos, debes practicarlo. Muchas veces, es tan sencillo, como agradecer y/o reconocer con unas palabras su capacidad, resultados y éxitos. Y es importante, porque la forma en cómo la persona se sienta emocionalmente, influirá, además de en sus resultados, en el ambiente y clima laboral, del equipo y de la empresa.

Por lo general, damos por sentado que la persona cumple con su obligación, y hacerlo bien forma parte del trato. Lo cierto es que cultural y socialmente, no tenemos la costumbre de dar «feed-back» positivo. No lo comparto, pero tanto si tu lo crees así, como si no, lo cierto es que quien es «tacaño» en sus expresiones positivas, pierde una gran oportunidad de obtener lo mejor de los otros, y muchas veces de sí mismo. A ti, como a tu equipo, también te hace falta que te des una palmadita en la espalda, felicitarte y celebrar tus éxitos.

Sé generoso con tu equipo y los resultados no se harán esperar, pues el reconocimiento y las felicitaciones, -eso sí, siempre con honestidad y con la mirada puesta en el horizonte y en el potencial de cada persona-, hará que tú y tu equipo alcancéis, mucho más fácil y exitosamente, los nuevos retos que os proponéis.

2- Comunicación abierta y positiva

La comunicación es, probablemente, la forma más efectiva y poderosa para motivar personas. Felicitar a tu equipo periódicamente, no es suficiente, debes, además conocer a la persona, cómo es, cuales son inquietudes, preocupaciones, puntos de mejora, etc. No se trata de que hagas de psicólogo, no, e indagues en sus asuntos personales, sino que te intereses por él como profesional, y también por su carrera.

Muchas empresas, así lo hacen, y periódicamente tienen estipulada una reunión, en la que se abordan estos asuntos. Si tu empresa no lo tiene previsto, te recomiendo que lo instaures formalmente, con la periodicidad que tu consideres -1 o 2 veces al año-. Además, y de forma informal, mantén una comunicación abierta, colaborativa y positiva, que permita que tu equipo te perciba accesible e interesado por ellos. Todos sois un mismo equipo, y para lograr vuestro éxitos, se hace imprescindible unir fuerzas y remar todos en una misma dirección, con destreza, implicación y motivación.

3- Mantén el interés ​​en el día a día

La rutina es uno de los mayores enemigos de la motivación. Cuando las tareas son repetitivas, y no requieren atención, entonces nos convertimos en autómatas. Con el tiempo, se acaba perdiendo, la creatividad, la motivación y la alegría…

Ocurre también que los trabajos monótonos, que no implican retos, ni traen nuevos aprendizajes, acaban haciendo mella en la persona, su vida y resultados, y por ende en los de la empresa.  Compartir es una forma de mantener el interés, también lo es, potenciar una actitud colaborativa entre todos los componentes del equipo. Por ello, y para potenciar vivencias que  potencien el interés y la atención en el trabajo, es importante crear «momentos corte» en los que cambie la dinámica de trabajo. rompiendo la rutina con desafíos interesantes. Por ejemplo, puedes organizar una hora feliz los viernes, establecer un método rotativo en el que una persona cada semana, se ocupa de aportar ideas, y hacer propuestas de mejora. Permítele a tus empleados que creen sus propios retos.

Cada persona debe tener claro para que sirve lo que hace, y también encontrar el modo más simple de hacerlo. Crear procedimientos, y brindar ayuda en cómo optimizar procesos y la gestión del trabajo, contagiando motivación y pasión, te corresponde a ti. Si lo requieres o crees conveniente, puedes también pedir ayuda a algún experto, o atu departamento de RRHH´s.

Coaching-Motivación-emocional-equiposPhoto by rawpixel on Unsplash

4- Crea un entorno innovador y abierto

Promover la innovación es una de las mejores técnicas de motivación que conozco. Genera implicación, y un deseo de mejora constante por seguir aportando nuevas ideas.

En una reunión de «lluvia de ideas», por ejemplo, en la «hora feliz del viernes», o cuando quieras, establece el momento para compartir ideas, creativas e innovadoras. Premia la idea ganadora, y adicionalmente a la personas que, más veces, en seis meses, ha logrado que sus ideas prosperen.

Tu equipo es quien más sabe de su trabajo, y sus ideas pueden reportar mejoras de eficiencia, para sí misma y también para la empresa. Por ejemplo, si a una persona le llega información por duplicado de otros departamentos, o existen contradicciones que ralentizan procesos, seguro que puede dar ideas o realizar propuestas de mejora que ayuden a optimizar procesos.

Asimismo, cuando la empresa se abre a las ideas de innovación de sus empleados, para nuevos lanzamientos de productos, ocurren cosas maravillosas. La creatividad de tu equipo no tiene límites, y eso se constata en las empresas que lo han puesto en práctica. Por ejemplo, en algunas se han realizado con gran éxito «concurso de ideas» entre sus empleados. También las agencias de publicidad contratadas por empresas, a veces hacen jornada de puertas abiertas, para nutrirse de la imaginación de los empleados de la empresa de su cliente. Es sorprendente descubrir como un financiero tiene ideas brillantes de marketing, por ejemplo, y como un joven recién salido de la universidad, extrae conclusiones que permiten llegar a nuevos y exitosos diseños.

Photo by rawpixel on Unsplash

5- Empoderamiento 

El empoderamiento de los empleados es una herramienta ideal para la motivación con incentivos emocionales.

Una forma de lograrlo, además de potenciar sus fortalezas y felicitarle por sus logros, es darle un cierto grado de autonomía adicional. Hazlo de forma paulatina, y sin poner en riesgo los resultados del departamento, ni los de la empresa. Hacerlo así, te permitirá además de motivar a la persona, delegar más funciones, y quedar más disponible para acciones estratégicas y de mayor valor para ti, el equipo y la compañía. Eso sí, no cargues con sobre exceso de trabajo a una persona, se trata de dar mayor autonomía a la persona, pero también de medir sus límites.

Este tipo de motivación, hará que tu equipo este más motivado para alcanzar sus objetivos. Esto implicará que confías en ellos, y también para ti, que eres capaz de delegar, y por ende de crecer.

6- Tu eres esencial

Un buen líder debe sentirse seguro y motivado, para transmitir su fortaleza al equipo. Esta claro que no eres «Superman», y que no siempre estarás «full». Nadie espera lo imposible de ti, pero si que tengas claro tu rol y objetivos. Al sentir tu propia confianza, la inspiraras en el equipo, quienes se contagiarán de tu seguridad y la implementarán en sus propias tareas.

Y, por último, gana tu respeto como líder, defendiendo a tu equipo en foros ajenos, y gestionando los puntos de mejora en privado, sin necesidad de exponerlo. La imagen de tu equipo, te representa a ti. Cuanto más unido, profesional y exitoso, sea, más lo serás tu. Trabaja para ellos, como ellos lo hacen por ti, para recoger los frutos de vuestra buena cosecha. Hazlo, con criterio y determinación, -desde tu posición jerárquica-, a la vez que teniendo muy presente que todos somos personas, y que los deseos y motivaciones de las personas, por diferentes que seamos unos de otros, en lo profundo se asemejan mucho. Con perspicacia, humanidad y sentido común, seguro que lograrás, además de disfrutar del camino, grandes éxitos.

No preguntes qué puede hacer por ti el equipo. Pregunta qué puedes hacer tú por él.Magic Johnson

Y tú, ¿de qué manera has motivado a tus empleados todo este tiempo?

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres, entonces…

Puedes 

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Motivación equipos

Descubre por qué sientes tanto miedo al cambio. Y cómo superarlo

miedo al cambio

Cambiar da miedo. Al menos a la mayoría de nosotros… El miedo al cambio es algo que todos hemos sentido en algún momento de nuestra vida. Y quizá en este momento tú te encuentres en medio de ese miedo. Y es normal, es una reacción por instinto. Nuestra mente, ante lo desconocido, trata de protegernos. Lo malo de ese miedo al cambio es que sus consecuencias pueden ser muy negativas, por eso es importante que conozcas los motivos, para que puedas hacerles frente y contrarrestarlos:

Motivos del miedo al cambio. ¿Qué te impide avanzar?

Los motivos pueden ser muchos, he aquí algunos de los principales y más habituales:

  • Una baja autoestima

    ¿Qué tiene que ver la autoestima con el miedo al cambio?, te preguntarás. Pues mucho, tiene mucho que ver, porque cuando nuestra autoestima no está en el nivel adecuado y es débil, ante los cambios, esa baja autoestima se refleja a través de dos pensamientos:

No soy capaz de enfrentar todo lo nuevo, no soy capaz de resolver los problemas que se puedan presentar o no soy capaz de hacer todo lo que hace falta hacer para tener éxito.
– No lo voy a conseguir porque ni siquiera lo merezco.

  • Creencias limitantes

    Las creencias son aquellos pensamientos que nuestra mente da por válidos, como una verdad inexorable, sean ciertos o no.  Cuando estos pensamientos son negativos y nos limitan, les llamamos creencias limitantes. Algunas de las más frecuentes, y en relación al miedo al cambio, nos inducen a creer que cambiar es sinónimo de inestabilidad, inseguridad e incertidumbre. Incluso, a veces, asociamos los cambios a estados de crisis o situaciones extremas que obligan al  cambio de manera involuntaria y sin garantías.

  • Negatividad

    Pensar en clave negativa, dejar campar a sus anchas por la mente pensamientos catastróficos sobre todo lo malo que pueden traer los cambios.

  • La incertidumbre

    El no saber con certeza lo que va a pasar, no tener garantías; eso, aunque a unas personas más que a otras, acostumbra a dar miedo. Y esto es así, porque le mente, para ponerse en marcha con éxito y tranquilidad, necesita saber: qué va a hacer, cómo lo va a hacer, y que es posible alcanzar lo que se propone.

  • El «qué dirán» o el «qué pensarán»

    El cambio puede, provocar una respuesta negativa de las personas que nos rodean, personas que forman parte de nuestra vida o que simplemente nos conocen. Tu cambio, puede generarles angustia, a quienes se preocupan por ti; o quizá incomodidad en algunas personas del entorno, que pueden sentir rechazo, y/o criticar nuestro cambio.
    Todo ello, puede potenciar los propios miedos que ya existen en uno mismo. A veces, las otras personas reflejaran sus miedos en ti, y también otras activaran y potenciaran los tuyos. Sólo si tu lo tienes claro, podrás capear contra viento y marea, al margen de los miedos o reflejos ajenos.

  • Falta de autoconfianza

    Y esto está, quizá, muy ligado a la autoestima, que hace que no confiemos en nosotros mismos, que no creamos en nuestras propias posibilidades y capacidades. Cuando uno no cree en si mismo, falta confianza para afianzar sus propios proyectos con la energía y fuerza que requieren para su éxito.

Consecuencias del miedo al cambio

Sentir temor ante una situación desconocida, es normal. El problema surge cuando nos dejamos llevar por ese miedo o lo que es peor, alimentamos el miedo con pensamientos negativos.

Seguir en el más de lo mismo en relación a lo que te impide avanzar, generando nuevos síntomas que te afianzan en tu decisión a no dar pasos hacia adelante, para tu cambio y felicidad, tiene consecuencias. La mente aprende de cada experiencia, y todo lo que desea realizar y no consigue alcanzar, lo considera un fracaso, generando consecuencias que se convierten en nuevos síntomas de siguientes fracasos, los mismos que anticipa…

Lo importante es no tener miedo, -ni al propio miedo, ni al cambio-, y modificar así las ideas y creencias limitantes que mantienen ese miedo. Es posible y siempre se puede lograr. Es cuestión únicamente de poner conciencia, y tener una total disposición para gestionar, cuanto antes, las consecuencias de este miedo al cambio. Estas son:

1- Temor

Te sientes mal y sientes temor por todo lo que está por venir.
Es probable que a medida que pasan los años, puede que creas tener más en juego. Si tienes más responsabilidades, puedes tener más frenos, que te paralicen para tu cambio. En realidad, para realizar el cambio, no importa tu edad, sino las variables a analizar. En todos los casos, es imprescindible, poner las cartas sobre la mesa, conocer los recursos disponibles, evaluar opciones, y diseñar un plan de acción acorde a los tiempos que se precisen.

vitalcoachingbarcelona-miedo-al-cambioPhoto by Joshua Rawson-Harris on Unsplash

2- Autoboicot emocional

Desde pequeños aprendemos que el éxito poco o nada tiene que ver con «animarnos a hacer», porque nos enseñan que tiene que ver con los resultados positivos, claro.
Esta creencia nos condiciona. Si tienes  miedo, o detectas ansiedad cuando piensas en tus objetivos, es porque, en lo profundo de ti, nos crees eres capaz de alcanzarlo. Si tu mente no tiene confianza, será muy difícil que logres, pues deberas nadar en contra corriente a tus pensamientos subconscientes, todo el tiempo. Y, como acostumbran a ganar ellos, nunca lo lograrás. Este es autoboicot emocional, será el que, en muchas ocasiones, tendrán también tus acciones.

3- Procrastinar

Procrastinar, es hacerte un maestro en el arte de posponer, de dejar para mañana… ¡Qué peligrosa es la procrastinación!
Y sí, la procrastinación puede ser una consecuencia del miedo al cambio.
Detrás de una persona que procrastina, se puede esconder el miedo al fracaso, miedo al éxito, miedo a hacerse responsable de las propias decisiones,…, pero sobre todo, miedo a no alcanzarlo, o no saber cómo hacerlo.

Se torna imprescindible hacer algo diferente…

«Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo». Albert Einstein

¿Cómo empoderarte y superar el miedo al cambio?

1. Claridad y coherencia con lo que quieres

Debes ser claro/a y coherente con tus propios objetivos.
Te invito a reflexionar sobre ello a través de esta pregunta: «¿Cómo me siento cuando pienso en haber logrado mi objetivo?» Comprueba tu felicidad, y si no la tienes, pregúntate, que hará que sí la sientas. Si necesitas mayor confianza y garantías, pregúntate, que sí te las dará. Define las acciones precisas para lograrlo.

2. Medir riesgos

Pregúntate: «¿Qué es lo peor que me puede pasar si me ocurre lo que tanto temo?«. Te aseguro que nada que no puedas gestionar.
Así pues, baja tu nivel de presión, nada es tan grave como tu mente te hace creer. Ahora, y conociendo el peor escenario, pregúntate «¿qué haría si no tuviera miedo?«, «del 1 al 120, ¿Cuánto me merece la pena?«.
Conecta con tu visión de objetivo conseguido y sigue con tu plan.

3. Ponte en marcha

Necesitas un plan, así que es momento de diseñar tu plan de acción e iniciar el camino hacia tus objetivos. Elabora y actúa, en base a tu plan de acción diario. En definitiva, organízate y comprométete, con toda la ilusión y fuerza de saber que tu objetivo es posible para ti.

miedo-al-cambio-vitalcoachingbarcelonaPhoto by Gentrit Sylejmani on Unsplash

4. Motívate para seguir adelante

Ponte objetivos retadores y realistas. Es importante que lo que te propones realizar sea alcanzable.
Y no olvides felicitarte por tus logros. Esta es la actitud que potencia, y es gasolina esencial, para alcanzar tus siguientes logros. ¡Felicidades!

5. Toma decisiones

Para superar el miedo al cambio, y alcanzar tus metas, tendrás que tomar decisiones. Y si has llegado hasta este punto, es momento de empezar…
Te invito a leer este artículo en el que hace algún tiempo decía que Para ser feliz hay que tomar decisiones.

6. Gestiona tus pensamientos y creencias

Habrá momentos de dificultad. Y cuando aparezcan, es importante que gestiones tus pensamientos y creencias y entiendas qué es lo que te detiene.
En este artículo, que es uno de los más leídos de mi blog, y que te recomiendo leas, te explicaba paso a paso, como hacerlo. Puedes leerlo aquí: ¿Sabes qué son las creencias limitantes?

«Ningún problema puede ser resuelto en el mismo nivel de conciencia en el que se creó.» Albert Einstein

Aprende a gestionar tus pensamientos y tus creencias para activar tus pensamientos positivos hacía tu cambio. Oriéntate a lo que sí quieres y a tus pensamientos de fuerza, no a la dificultad y carencia. Realiza afirmaciones y convéncete de que es posible para ti. Disfruta de cada paso dado, creyendo que ya lo has logrado.

7. Acéptate a ti mismo y a tus resultados

Acepta lo que vives y sientes como parte de tu proceso hacía el logro de tus objetivos. Aprende del trayecto, de tus resultados, y de ti mismo, en todo momento. Emociónate con tu vida, disfruta del momento presente, practica el arte de conectar con tu campo de posibilidades, y de creer en ti. Cada vez más sentirás la fuerza de todo tu potencial, hasta brillar con la luz de auténtico ser. Lo expresaba muy bien en su discurso, -como presidente electo-, Nelson Mandela (*)

Vencer el miedo, es posible. Y ahora que sabes por qué sientes tanto miedo al cambio y las consecuencias, ¿estás decidido/a a superarlo?

Beatriz-Palá-Calvo

Si…  quieres entonces, PUEDES 

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única para lograr tus objetivos de éxito.

(*) Discurso de Nelson Mandela como Presidente Electo de Sudáfrica, en 1994

nelson-mandela-VitalcoachingbarcelonaNuestro miedo más profundo es que somos poderosos sin límite.
Es nuestra luz, no la oscuridad lo que más nos asusta.
Nos preguntamos: ¿quién soy yo para ser brillante, precioso, talentoso y fabuloso?
En realidad, ¿quién eres tú para no serlo?
Eres hijo del universo.
El hecho de jugar a ser pequeño no sirve al mundo.
No hay nada iluminador en encogerte para que otras personas cerca de ti no se sientan inseguras.
Nacemos para hacer manifiesto la gloria del universo que está dentro de nosotros.
No solamente algunos de nosotros: Está dentro de todos y cada uno.
mientras dejamos lucir nuestra propia luz, inconscientemente damos permiso a otras personas para hacer lo mismo.
Y al liberarnos de nuestro miedo, nuestra presencia automáticamente libera a los demás.

Meditar con asiduidad nos hace más empáticos

meditar

La meditación no es algo nuevo. Si bien para muchos es una herramienta que recién están descubriendo, lo cierto es que durante miles de años muchísimas personas han recurrido a ella para ir más allá de los pensamientos estresantes de la mente y los trastornos emocionales, avanzando hacia la tranquilidad, la paz y la claridad de la conciencia del momento presente.

Son casi infinitas las técnicas de meditación… Pero lo que no cambia es su esencia; el objetivo es siempre el mismo: desarrollar y expandir la conciencia.

Pero no todo el mundo comienza a meditar por esta razón. Las motivaciones también pueden ser muchas: algunos comienzan a interesarse por recomendación médica, hay personas que buscan una vía para alejarse de pensamientos que causan dolor o miedos, hay quienes lo hacen en busca de conocerse mejor a sí mismos…

Sea cual sea la motivación o el objetivo principal por el que comenzamos a meditar, los beneficios que obtenemos son múltiples a todos los niveles: físico, mental, emocional y también, por supuesto, espiritual.

Meditación - Vital Coaching BarcelonaPhoto by Pete Bellis on Unsplash

Beneficios de la meditación

Hace algunos años, un equipo de psiquiatras del Hospital general de Massachussets realizó una investigación que documentaba cómo afectaba al cerebro la práctica de la meditación. Según los resultados de este estudio, practicar la meditación 27 minutos al día a lo largo de 8 semanas provocó cambios visibles, considerables y muy importantes en las regiones cerebrales relacionadas con la memoria, la autoconciencia, la empatía y el estrés de los participantes en la investigación.

A pesar de que la práctica de la meditación está asociada a una sensación de tranquilidad y relajación física, los médicos han afirmado durante mucho tiempo que la meditación también proporciona beneficios cognitivos y psicológicos que persisten durante todo el díaDra. Sara Lazar.

Así pues, si pensabas que la meditación era simplemente una técnica para relajarte, nada más lejos de la realidad. Sí, por supuesto que nos ayuda a relajarnos. Pero los beneficios van mucho más allá de la relajación…

Si además lo conviertes en un hábito, pronto notarás que eres mucho más consciente de tus propios pensamientos, sentimientos, emociones y sensaciones.
Y esa expansión de la conciencia te permitirá gestionarte a tu favor, y sacar la mejorar versión de ti mism@. Desarrollarás aspectos tan importantes y relevantes como la gratitud, el afecto, la compasión y, por supuesto, como bien relejación el título de este artículo, la empatía.

Y, ¿por qué hago énfasis en la empatía? Pues muy sencillo, porque es una habilidad que nos cuesta especialmente trabajar y desarrollar. La realidad es que estamos acostumbrados a escuchar de manera selectiva y a juzgar, al menos mucho más que a ponernos en la piel del otro. La empatía es una forma de comunicarnos con los demás, y también con uno mismo. ¿Por qué? Porque, las otras personas, lo que de ellas pensamos o sentimos, especialmente en cuanto a la intensidad de lo que nos provocan, es un reflejo de cómo estamos y nos sentimos. Si lo piensas bien, te darás cuenta de que cuando estás alegre y feliz, tiendes a ver a los demás más guapos, risueños y felices. Lo mismo pasa al revés.

“Todo lo que te molesta de otros seres es solo una proyección de lo que no has resuelto de ti mismo” Buda.

La meditación te permitirá aprender a escucharte a ti mism@, entenderte… y cuanto mejor te entiendas a ti, más y mejor entenderás y percibirás todo lo que te rodea.

Meditar-empatía-VitalCoachignBarcelona

Photo by Jase Ess on Unsplash

Cuándo meditar

Meditar es fácil y sencillo. Todos podemos meditar e incluso, a veces lo hacemos de forma espontánea sin darnos cuenta, por ejemplo, cuando nos quedamos absortos frente a una imagen, o cuando contemplamos la majestuosidad de un atardecer. Las emociones y sensaciones que nos provocan estos momentos, nos conectan con el alma y la esencia de quienes somos…

Además de estos momentos espontáneos en los que entramos en meditación, es imprescindible que -al menos al inicio- te comprometas contigo mismo, y le dediques, a tu meditación diaria, unos 10 minutos al día. Hazlo predisponiéndote para que tu meditación sea un «reto ilusionante», sabiendo que te generará fantásticos beneficios. No conozco a nadie que no le haya ocurrido así, y que no haya mejorado su vida a través de la meditación.

Como te decía, con sólo 10 minutos al día es suficiente. Luego, serás tu mismo quien decidas cuando, cuanto y cómo practicarla. Eso sí, te recomiendo que, al menos al inicio, establezcas y reserves un tiempo concreto, para ti y tu meditación. Cualquier momento es bueno, si bien a primera hora de la mañana, resulta excelente para activarte y orientarte positivamente a disfrutar de tu día.

Meditar fácil

Meditar es recogerte, llegar a ti, a tu verdadero ser… Para hacerlo, toma un tiempo para conectar con tu respiración -haz tres respiraciones profundas inhalando por la boca y exhalando por la nariz- y, así poco a poco centrado en tu respiración, dale unas vacaciones a tus pensamientos. Es decir, que apartado de la mente racional, le prestas absoluta atención a tu cuerpo y corazón, al latir de tus sensaciones.

Para tu práctica, cuantas con multitud de meditaciones guiadas en Youtube, que, sin duda,  te ayudarán mucho en tu práctica. Yo, personalmente escucho muchas de ellas, y también con el tiempo, he adquirido un cierto hábito que me permite meditar en una gran variedad de momentos y circunstancias. Es un auténtico lujo, que me llena de vitalidad, paz, armonía y felicidad. Y es que, meditar es esencial para la vida,  ya que cuando meditamos, llega la inspiración, se activa nuestro potencial, también la empatía, la compasión y el amor, que tan esenciales son para alcanzar el éxito y la felicidad.

Altamente recomendable: Si quieres empezar a meditar de forma sencilla, te recomiendo e invito a que leas este artículo Como empezar meditar de forma sencilla, en él incluyo dos meditaciones, una para el inicio de día, y otra para  que la practiques antes de dormirte.

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres, entonces…

Puedes 

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.