4 hábitos te ayudarán a ser más feliz en el trabajo

habitos ser feliz en el trabajo«Elige un trabajo que te guste y no trabajarás ni un solo día de tu vida». 

Resulta, cuando menos, sorprendente que, a pesar de que Confucio (551-479 a. d. C), pronunció esta frase ya hace siglos, hoy en día tiene todo el sentido del mundo y, está tan vigente y actual como, probablemente siempre lo estará.

Lo cierto es que gran parte de nuestra vida se desarrolla en el ámbito laboral y que muchas son las horas que pasamos en nuestro puesto de trabajo. Quizá creas que no te compense totalmente en el aspecto económico o quizá piensas que podrías desarrollar tu trabajo de una manera diferente… Independientemente de si tu trabajo actual es el trabajo de tus sueños o no, hoy me gustaría, a través de este post, hablarte de 4 hábitos que te ayudarán a que estés y te sientas mejor en tu trabajo.

1- Piensa en positivo

El pensamiento positivo es clave para estar bien en nuestro trabajo, y en la vida en general. Como corrobora la Universidad de Harvard, «cuanto más feliz eres en tu vida, mayores son tus resultados felices«.  Y esto es importante como también gestionar y potenciar nuestros pensamientos positivos. Y esto es perfectamente controlable y posible.

¿Cómo hacerlo? 

Primero identifica tus pensamientos negativos más recurrentes. Date cuenta de cuanto tiempo les dedicas al día, y pregúntate en que medida te ayudan o alejan en el logro de tus objetivos.  ¿Sabías que tu mente crea tu realidad? 

Si, es así, y por ello necesitamos cambiar esta dinámica de pensamiento para lograr resultados diferentes. Así que, ahora que nos «damos cuenta», ha llegado el momento de activar el deseo de cambio, para transformar esos pensamientos negativos, en pensamientos más positivos y agradables.

Un truco, para hacerlo, es cambiar la palabra «problema» por «reto» y/o «oportunidad». Pregúntate: «¿En lo que depende de mi, que si puedo cambiar?. De este modo te darás cuenta de que tienes a tu alcance, muchas más oportunidades de las que imaginas.

Siempre existe un margen de mejora, y siempre podemos hacer algo diferente para lograr resultados diferentes

Piénsalo así, y, también analiza tu dificultad actual desde la perspectiva del aprendizaje que la situación te muestra, y siempre sabiendo que tienes la posibilidad de mejorar.

Cuando aprendes a tomarte la vida así, tienes mucha mayor fuerza y alegría para afrontar tu día a día con éxito.

Probablemente en un principio te cueste un poco, pero poco a poco y, con la práctica, el proceso se automatiza. Entonces, verás cómo tu estado de ánimo comienza a cambiar, y también aprenderás a discernir sobre que si puedes mejorar o cambiar.  Así serás TU siempre la palanca de tu propio cambio, y esa es la gran diferencia.

2- Sé generos@

Siempre digo que «lo que das, te lo das. Y lo que no das, te lo quitas».

Si muestras interés, te involucras y practicas las generosidad, te sentirás mejor contigo mism@. Además, interactuar y ayudar a los compañeros resultará positivo también para la empresa. En equipo siempre se funciona mejor.

3- Tiempo para ti

El ritmo de vida frenético que llevamos hoy en día nos impide desconectar. Nos resulta realmente complicado dejar de pensar en el trabajo. Y esto, irremediablemente genera ansiedad y estrés…

Es importante que te dediques tiempo para ti -sea mucho o poco-, desconectes y descanses en tu vida personal, para ser más feliz, e incluso ser más productivo. Así que, si, date tus tiempos, haz cosas que te gusten, incorpora algún hobby en tu vida -aunque sea escuchar música o meditar por 10 minutos al día- , para así y, como dijo Bryan Dyson, ex presidente de Coca Cola, antes de abandonar su cargo: «antes de morir, VIVIR»

4- Vive en presente

Tendemos a pensar siempre en el futuro. No digo que no debamos ser previsores, pero no debemos dejar que ideas negativas, acerca de lo que puede ocurrir en un futuro,  se conviertan en una pesada carga que no nos permita avanzar o nos provoquen estrés.

Pero ¿Por qué nos pasa? Porque la mente siempre se orienta a la carencia, a lo que le falta como medio para evitar el sufrimiento en el caso de no alcanzarlo. Y así, con su miedo, la mente y sus pensamientos nos limitan, impiden y hasta paralizan, y, siempre nos restan. Y así funciona la mente instintivamente, esta es la forma en la que cree protegernos del fracaso, pero en realidad lo está llamando, atrayendo y anticipando. Si lo piensas bien, lo sabes. Porque cuando, por ejemplo, no quieres caerte, tienes miedo y te repites: «tengo miedo a caerme», estás pendiente de tu caída, pones el foco en ella, hasta que llega. Es así. La predisposición de tus pensamientos, te cambian la vida, y la buena noticia es que podemos cambiarlos y aprovecharlos a nuestro favor.

¿Cómo? Si en vez de temer, anticipas y das por hecho que lo has logrado, en vez de temer no lograrlo, tu vida cambiará. Y esto no significa ser iluso u optimista, sino tener la actitud del éxito en su origen: el pensamiento.

Sea cual sea tu dificultad actual, sea lo lejos o cerca que estés de tu objetivo, en este momento, oriéntate a él con la actitud de la felicidad anticipada como medio para el éxito– Harvard-,  y, anticípalo con tu mente como si ya fuera real, y en momento presente. Vive así tu día a día, en estado presente, para hacer y dejar que pasen cosas permitiendo que, sencillamente, ocurran y lleguen a tu vida. Y este simple hecho te cambia la vida. Y, como todo, requiere práctica y entrenamiento.

Si practicas, tendrás resultados de inmediato, y eso te animará a seguir y ampliar tu práctica hasta convertirla en un hábito. Empezar es la clave.

FelicidadTendencial-BeatrizPaláCalvo

Si quieres conocer cómo y en qué puedo ayudarte en tu FELICIDAD

Nos vemos

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

NO fracases antes de intentarlo

fracasar antes de intentar

En esta sociedad irremediablemente consumista en la que todos luchamos por ser felices, se nos mide con frecuencia por el dinero que somos capaces de conseguir, por nuestros logros profesionales y por lo que poseemos. Vivimos en una sociedad exigente, y también impaciente.

¿Te has preguntado, en que medida, esto influye y afecta a tus resultados?.Pues bien, yo te adelanto que si tiene que ver y… MUCHO. Lo que nos pasa, muchas veces, es que deseamos ser lo que no somos realmente. Nos apartamos así de nuestros verdaderos deseos y motivaciones. Y eso en cierto punto es una traición a uno mismo. El precio a pagar siempre, muy alto.

Fracasar antes de intentarlo

Cuando la exigencia es incoherente con nuestros valores, o cuando está es excesiva respecto a lo que podemos realmente alcanzar, entonces, inevitablemente acecha  el miedoEsa presión, afán y necesidad de competencia nos afecta y la parálisis al fracaso o la derrota es tal que si, entonces… habrás fracaso antes de intentarlo.

Motivos y consecuencias del miedo

Por un lado, y ya desde niños, muchas veces,  se nos exige ser los mejores y continuamente estamos sometidos a comparaciones.
Por otro lado, ser diferente, no siempre está bien visto. Si eres diferente o vas en contra de lo que la sociedad asume como «normal», tienes muchas posibilidades de ser cuestionado. Esto explica que muchas personas se nieguen a intentar cualquier cosa sin antes tener la aprobación de otros: familiares, pareja, amigos…
Todo lo anterior crea, para muchas personas, un marco que condena al fracaso sin siquiera haberlo intentado antes. ¿La causa?, la misma que la consecuencia: La falta de confianza , y la pérdida de autoestima.

Que… «si no arriesgas no ganas», es un hecho. Sin embargo, muchos miran la piscina sin lanzarse. La parálisis gana entonces la partida. Lo más habitual, en estos casos, es que la persona se pierda en multitud de ideas que baraja como posibles opciones. Pospone y se pierde en la inconcreción de lo indefinido, sin hacer nada más que no sea perder fuerza e ilusión por lo que nunca llega, y muchas veces -y en lo concreto-  ni siquiera sabe que es.  Esta es una de las grandes trampas de la mente, que trata de protegernos del fracaso que anticipa, sumiéndonos en el verdadero fracaso de la innacción.

Claves para pasar a la acción

Para NO fracasar antes de intentarlo, necesitas potenciar tu seguridad. La seguridad en nosotros mismos es una de las claves más importantes para lograr sacra adelante nuestras ideas, proyectos, deseos y sueños. Y, para potenciar y garantizar tu seguridad y confianza, primero deberás analizar si lo que deseas es coherente contigo mismo, con tus motivaciones y valores. Si de verdad deseas algo, con toda la fuerza de tu mente, cuerpo, corazón  y espíritu en unión -que no por miedo- lo logras.

Si otros lo han podido hacer, ¿por qué yo no? Ese es el pensamiento que debemos tener.
Cierto es que cada persona es un mundo; con sus circunstancias, sus posibilidades y sus propios límites. Y precisamente, y en base a quien tu eres y eligiendo tus objetivos concretos, necesitas crear tu plan de acción realista y retador. Y así, sin más excusas, plantarás cara al miedo e identificarás tu camino para, ahora si, empezar a andar.

Recuerda también tus éxitos pasados, porque los tienes. Recuerda como en aquella ocasión te sentias confiado y convencido de lo que querías y lo lograste. Ahora -y si tu objetivo es honesto, congruente y coherente con quien tu eres- puedes crear la misma actitud prevía a ese éxito que lograste en otro tiempo. Este es un recurso muy poderoso que te permitirá conectar con tu fuerza y confianza para tus éxitos de hoy.

«¿Y si fracaso?» También es fundamental entender y asumir que no lograr lo que deseas es una posibilidad, igual que alcanzar el éxito. Sea cual sea tu sueño, tu proyecto, tu reto… tienes las dos posibilidades. Y siempre aprendizajes y motivos para seguir creciendo de ellos.

Si decides saltar a la piscina, una actitud positiva y tener pleno conocimiento de tus recursos, habilidades y a lo que te enfrentas, te permitirá estar más cerca del éxito. Para avanzar nadando necesitarás creer en ti, saber que puedes. Que llegues más o menos lejos dependerá de la disciplina, el tiempo y constancia que le dediques, y de muchos otros factores…  Lo importante es que sepas que puedes llegar tan lejos como te propongas. Y si después de todo ello, llegara la derrota, esta será sólo un aprendizaje en el camino, que te permitirá hacer los ajustes o modificaciones pertinentes, para alcanzar tu meta.

La única manera de conocer los límites de lo posible es aventurarse un poco más allá de ellos, hacia lo imposible.
Arthur C. Clarke – (1917-2008), escritor y científico británico –

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres, entonces…

Puedes 

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Coach personal Barcelona, vitalcoachingbarcelona.com 

No digas que buscas trabajo, ¡BÚSCALO!

busco trabajoTanto en el mundo online como offline nos llegan mensajes tipo: «Estoy buscando trabajo, ¿me haces el favor de compartirlo con tus contactos?» o «busco trabajo, ¿me ayudas a encontrarlo?»

Antes que nada quiero decir que comprendo totalmente este tipo de mensajes y comprendo que la situación para muchos es complicada. De hecho, entiendo este tipo de mensajes. Sin embargo, lo que quiero compartir con vosotros es mi visión, que no es otra que la creencia de que este tipo de mensajes, en realidad, no te están ayudando. Por eso, quiero compartir con vosotros algunas recomendaciones que pienso pueden ser mucho más efectivas a la hora de encontrar empleo…

1- Valórate y cuida tu autoestima

Cuando estamos en búsqueda de trabajo, nos solemos presentar a varias candidaturas abiertas… Hay reclutadores fantásticos, pero también se puede dar el caso de que algunos, quizá no valoran o no dan el trato adecuado a los candidatos.

Si este es tu caso, si has tenido o te encuentras en un futuro en una situación en la que en una entrevista de trabajo te quedas «fuera de juego», necesitarás recolocarte. Sacar aprendizajes, sabiendo que buscar trabajo es en si mismo un trabajo y que requiere de una estrategia muy concreta y de una actitud positiva  para lograr tu objetivo. Y siempre se puede lograr.  No permitas que actitudes de otros en una entrevista, o su resultado negativo, acaben afectando tu autoestima. Ten cuenta que tu valía y capacidad siempre tienen un lugar. Se trata sólo de encontrarlo. Mantener la calma en acción, con confianza y un plan concreto serán claves para ello.

2- Deshazte de las excusas y pasa a la acción

Las excusas no sirven para nada, salvo para mantenerte en un estado de parálisis. ¡Basta ya de excusas! Nos guste más o menos, la situación es la que es, el mercado es el que es en este momento… ¡Acéptalo!

Internet está repleto de información que puedes utilizar para ponerte en marcha. Busca lo que necesites sobre tu sector o actividad en este momento, da igual cómo fueran las cosas hace 5 o 10 años, lo que importa es cómo son ahora. Infórmate, fórmate, busca ese valor añadido que tú puedes ofrecer al mercado en este momento y… explótalo, ofrécelo.

Puede que estés en una situación de desánimo, pero déjame decirte que seguir anclado en ella solo te empujará a una espiral de negatividad que te impedirá salir de ahí.

Las oportunidades no caen del cielo, se buscan, se detectan, se crean… Cuanta menos actividad tengas en tu vida, menos oportunidades tendrás. Y al revés.

3- ¡Conócete!

Para ir en busca de trabajo con más autoestima y seguridad debes descubrir cuál es tu valor.

Te invito a buscar la respuesta a estos interrogantes sin extenderte demasiado, intenta hacerlo en apenas dos o tres líneas:

  1. ¿Quién eres?
  2. ¿Qué es lo que mejor haces?
  3. ¿Qué objetivo tienes a nivel profesional? Por favor, no respondas «encontrar un trabajo estable«. Busca la respuesta dentro de ti.
  4. Para ti, ¿qué es el éxito?
  5. ¿Por qué debería contratarte una empresa?, ¿qué ganaría contratándote?

4- Busca tu trabajo ideal

Decía en el título y al principio de este post que «no me digas que buscas trabajo». El por qué es muy simple, con esa información no sé nada acerca de ti. Diciéndome simplemente que buscas trabajo, no sé quién eres, no sé lo que sabes hacer, no tendría ni la más remota idea de a quién recomendarte…

Para buscar trabajo es necesario definir de forma muy clara qué haces y qué puedes aportar. Para que alguien te recomiende o pueda contratarte, necesita esta información, necesita saber quién eres, cuáles son tus competencias, tus habilidades, cuál es tu valor añadido, y porque debe contratarte a ti. Hay muchos motivos para ello, sólo tienes que pensarlo y trabajarlo con calma y confianza. Esta será la mejor manera de convencer al otro: desde tu propio convencimiento.

Si estás buscando trabajo, te invito a continuar la búsqueda poniendo en práctica estas recomendaciones. Estoy segura que, como mínimo, se te abrirán algunas puertas y las oportunidades se multiplicarán… Por último, te envío mi mayor deseo de que estas recomendaciones te ayuden a lograr tu objetivo… ¡A por ello! ¡Tu puedes!

Y si necesitas ayuda, no dudes en ponerte en contacto conmigo. Estoy segura de que podemos ser un buen equipo para lograr tu éxito.  Y, para saberlo podemos valorarlo juntos en una primera sesión gratuita sin compromiso alguno

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres….

Nos vemos

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

4 cosas a evitar para alcanzar tus metas

alcanzar metas

 

 

 

 

Todos hemos tenido momentos críticos en nuestra vida, esos que ponen a prueba nuestra capacidad de resistencia. Si echas la vista atrás, o quizá en este mismo momento, hay en tu vida un compañero tóxico, una relación que se tambalea o ha llegado a su fin, o tal vez un despido… Es entonces, en estos momentos, más que nunca, cuando debemos encontrar un equilibrio.

Sin embargo, decirlo no es tan sencillo como hacerlo.

Cada persona es un mundo y cada uno cuenta con sus propias circunstancias y recursos personales. Existen diferencias realmente fascinantes entre las personas. Unas son fuertes a nivel mental y otras no tanto.  La principal diferencia radica en que donde unos ven barreras insuperables los últimos ven retos por superar.

Y lo que marca la diferencia entre unos y otros es la inteligencia emocional. Y aunque es algo intangible,es bien sabido que esta es absolutamente necesaria para el manejo de nuetra vida. Esta afecta a nuestro comportamiento, capacidad de superación y resiliciencia, relaciones con los demás, toma de decisiones, etc.

En la medida en la que dispongamos de más recursos emocionales, mejor nos irá la vida. Y eso lo puedes ver en ti mismo, y también en muchas otras personas que conoces y están cerca de ti.

La buena noticia, es que la inteligencia emocional depende en buena medida de nosotros mismos. Se puede moldear y mejorar, como todo sólo requiere intención y práctica. Y merece la pena, y mucho.

Para este post he realizado una pequeña lista de aquellas cosas que las personas inteligentes a nivel emocional NO hacen:

1- No se quedan en su zona de confort

De la zona de confort se ha hablado mucho, y también yo he aludido a ella, ya en otras ocasiones. No quiero extenderme esta vez. Pero, efectivamente, una personal con gran inteligencia emocional, no se queda en la zona cómoda, – a la que yo suelo llamar «zona incómoda de confort». Ella sabe que todo lo que merece la pena está justamente fuera de la zona de confort… y sale de ella.

2- No exigen atención

No le dan tanta importancia a la atención. Al fin y al cabo, la necesidad de atención delata carencias a la hora de configurar una identidad propia.

Una persona fuerte hace lo que quiere y lo hace, independientemente de que tras sus actos haya alguien alentando su ego o no. No se compara ni depende de la aprobación de los demás.  Su verdadero reto es su propio progreso, y en vez de compararse con los demás, lo hace consigo mismo. Tiene objetvos claros y un plan de acción. Mide y se felicita por sus progresos, a la vez que aprende de sus errores.

3- No son rencorosas

Las emociones negativas, en general, nos provocan un estado de estrés, que genera inevitables consecuencias en nuestro cuerpo y nuestra mente.

Sujetarse al resentimiento y el rencor implica someterse al estrés. Y eso, una persona emocionalmente inteligente lo evitará a toda costa. Más bien soltará, dejará ir lo negativo.

4 – No critican

Las personas inteligentes emocionalmente, evitan la crítica por la crítica. Ellos saben que no sólo no aporta nada, sino que es un grandioso escape de energía. Ellos prefieren destinarla a si mismos, y a lo que si quieren hacer. De modo que en vez de criticar -gran derroche de energía-, se fijan en lo positivo de las personas y, aprenden y se admiran de ellas.