Reflexiones de inicio de año que nos ayudan a avanzar en la vida

Dedicar un tiempo para las reflexiones de inicio de año, nos ayudará a avanzar con paso firme en la vida.

Amig@s, el año se ha acabado. Apenas parece que fue ayer cuando empezamos a pensar en que la Navidad estaba a la vuelta de la esquina… A estas alturas ya hemos despedido el año, recibido y empezado a andar nuestros primeros pasos del nuevo.

Nos adentramos en una etapa repleta de nuevas posibilidades

Y antes de volver a la normalidad de nuestros días, te invito a la reflexión introspectiva para que, mediante las preguntas y reflexiones adecuadas, avances en la dirección que de verdad deseas, para disfrutar y alcanzar tus metas y sueños.  

avanzar en la vida

Reflexiones de inicio de año

Te sugiero que tomes un tiempo para ti. Este no es un ejercicio para llevar a cabo con prisas; mejor tómate el tiempo que necesites para pensar… y escribe tus pensamientos y reflexiones.

Ya en algunas ocasiones hemos hablado de la importancia de poner sobre el papel nuestras ideas o propósitos. En este caso también, aterrizar nuestras intenciones y ponerles palabras resulta muy interesante, ya que son precisamente las palabras las que nos darán ese impulso para conseguirlo.

Quizá este año pasado, ha sido para ti un año fantástico, de esos que vas a recordar siempre, en el que has conocido a personas fantásticas, en el que has vivido cambios positivos en tu vida…
O puede, quizá, que haya sido un año que te gustaría olvidar cuanto antes; que estés deseando que se vaya y comenzar un año nuevo porque en él ha habido algunas desilusiones, pérdidas o malos momentos.

Sea como sea, bueno o no tan bueno, te invito a echar la vista atrás, desde el 1 de enero y hasta diciembre del año pasado, para hacer un repaso por todos los meses.  Curiosea desde la distancia y observa cómo ha sido tu año desde diferentes perspectivas. Intenta recordar, desde los grandes eventos, hasta los más pequeños detalles… Y, hazte las preguntas que invitan a la reflexión, también a tu propio reconocimiento por todo lo vivido y logrado.

Avanzar en la vida

Las 12 preguntas introspectivas, para avanzar en la vida

  1. ¿Cuáles han sido para ti, tus grandes retos del año recién terminado?
  2. ¿Qué has aprendido de ellos?, ¿qué te han enseñado?
  3. Mira hacia atrás y recuerda… ¿qué decisión evitaste tomar?
  4. Estoy segura que ha habido decisiones importantes en este año… ¿Cuál ha sido la decisión más importante que he tomado en el año que ha acabado?
  5. ¿Cuál ha sido tu mayor logro conseguido este año?
  6. ¿Qué emociones has vivido este año?, ¿cuál ha sido las más fuerte de esas emociones?
  7. ¿Qué parte de responsabilidad has tenido en cada vivencia importante?, ¿cómo las has vivido?, ¿cuál ha sido tu actitud?
  8. Si tuvieras la oportunidad de revivir este año, ¿qué cambiarías?
  9. ¿Cuáles son tus tres principales objetivos para el año que acaba de empezar?
  10. ¿Cuál es la decisión que sabes que será la más importante que deberás tomar el nuevo año?
  11. Si fueras más valiente de lo que crees ser, ¿qué decisión importante tomarías con respecto a tu vida?, ¿y con respecto a tu trabajo?
  12. ¿Qué tipo de persona quieres llegar a ser en uno o dos años?

avanzar en la vida vital coaching barcelona

Da la bienvenida al nuevo año. Hay un nuevo comienzo para todos, también para ti. Con la despedida del año que dejamos atrás, cierras la página y comienzas una página nueva dando la bienvenida al nuevo año…

Te invito y animo a hacer balance del año recién acabado; no huyas hacia delante sin estas reflexiones introspectivas. Éste es un momento fantástico para hacerse preguntas, para meditar tus respuestas, definir nuevos objetivos,…

Este ejercicio te puede ayudar a conocerte mejor, entender aspectos de ti que quizá no conoces y te pueden ayudar a crecer, desarrollarte y avanzar…

Por mi parte, deseo que haberte aportado, a lo largo de todo el año, algunas de las alegrías y satisfacciones que yo he vivido al escribir los posts en este blog, y con vuestros comentarios. Si he logrado en algún momento servir de aliento, ayuda, incluso de entretenimiento… el trabajo ha merecido la pena.

GRACIAS, así, en mayúsculas, por estar ahí, por leerme y por aportar. Con todo mi cariño te deseo un nuevo año repleto de nuevos horizontes, de amor, retos, de aprendizajes y de sueños cumplidos.

¡Feliz Año Nuevo!

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres, entonces…

Puedes 

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Coach personal Barcelona, vitalcoachingbarcelona.com

Cómo disfrutar de la Navidad si no te gusta

Esta época del año rara vez causa indiferencia en las personas. Aunque, cierto es que a unos, la Navidad, nos gusta más que a otros.

Si te encanta, disfrutar de ella es fácil. Pero los que no sienten especial predilección por estas fechas, deben hacer algún esfuerzo para, de alguna manera, poder disfrutar también. Y es que es casi misión imposible ignorar la Navidad porque todo gira en torno a ella (cenas familiares, cenas de trabajo, la ilusión de los más pequeños, las luces en la calle…).

Entonces, si no te gusta la Navidad, ¿qué puedes hacer?

Mi consejo es que te propongas un cambio de chip. Deja de ver esta época como algo negativo por lo que tienes que pasar y comienza a verlo como una oportunidad…
disfrutar la Navidad

5 Ideas para disfrutar la Navidad

1- Llega la Navidad… y eso es inevitable

Cada diciembre la Navidad llega a nuestras vidas y eso es inevitable. Es una cuestión cultural, una tradición.

Por eso, si no te gusta especialmente, te invito crear tu propia tradición.

¿Cómo? Se me ocurre, por ejemplo, que propongas nuevas ideas y alternativas. Por ejemplo, ¿qué tal proponer, en lugar de un «amigo invisible», realizar un desayuno navideño en la que cada uno pueda compartir su mejor receta. Si puedes aderézalo con tu propio toque personal, tal vez una nota divertida, o bien un mensaje personalizado para las personas que te acompañan en este momento…
Esta es una oportunidad fantástica para conoceros mejor. Aprovéchala y disfrútala…

disfrutar la Navidad Vital Coaching Barcelona

2- Celebra con ganas de hacerlo

No importa si es diciembre, marzo o abril, compartir una cena con personas a las que queremos o con las que compartimos parte de nuestro tiempo cada día es un momento agradable. Una oportunidad para romper con la rutina, para hablar de cosas que van más allá de la rutina diaria, por ejemplo nuestros sueños, anhelos, sentimientos, etc…. Hacerlo nos une, a unos con otros, en nuestros puntos en común. Pues, en la esencia de quienes somos, nos unen más cosas de lo que nos separan…

De modo que, si tenéis una cena familiar en casa por Nochebuena o el día de Navidad, tienes ante ti una ocasión fantástica para compartir un día divertido preparando la cena con tu pareja o los más pequeños de la casa.

¿Qué es aburrida la Navidad? ¡Haz que cambie! ¿Te gusta bailar? Entonces, este año, encárgate de que después de la cena la música comience a sonar y todos comiencen a bailar.

Las celebraciones nos permiten compartir momentos con los que más queremos, y tenemos la excusa perfecta para hacer que esos momentos sean divertidos, de esos que se graban en la memoria. Y no por ser Navidad, sino por cómo nos sentimos y hacemos sentir a los demás.

3- Cambio de roles

Un encuentro es siempre una ocasión para el entendimiento. Si tienes una discrepancia con otra u otras personas, cambia el rol. Puedes hacerlo tú solo y por ti mismo, o bien proponer un «cambio de roles». Tu eres yo, y yo soy tu. Trato de ponerme en tu piel, pensar como tu, sentir como tú. Y desde ahí iniciamos una conversación en la que cada uno defendemos nuestro punto de vista nuevo. Este es un ejercicio que invita a la comprensión, también a un dialogo abierto desde la comprensión abierta hacía el otro. Con la mente abierta hacía nuevos puntos de vista, nos hacemos más tolerantes, comprensivos y felices. Si te decides a practicar, hazlo con honestidad e intención real de ser el otro, y sentir como él. Es todo un ejercicio para el aprendizaje y disfrute…

4- Aprovecha el tiempo libre

Para muchos Navidad es sinónimo de tiempo libre…

Aprovecha esos días festivos para descansar y hacer lo que realmente te gusta. Desconecta, practica tu deporte preferido, dedícate tiempo a ti mism@, estate en silencio, medita, conecta con tu esencia y siente el amor que nace y vive en tu corazón. Diviértete…

disfrutar Navidad Coaching Barcelona

5- No te obligues

En las pequeñas cosas están siempre nuestras mayores gratificaciones. Forzarte no es una buena idea. Lo importante es que estés dispuest@ a disfrutar de cualquier cosa que hagas. Disfrutar del momento, tomarte tiempo para ti, para tu reflexión, introspección y meditación, te hará vibrar con una energía renovada y reconciliada contigo mismo. Y es desde este lugar desde el que disfrutarás con autenticidad, para así relacionarte del mismo modo que contiugo mismo, con los demás…

La Navidad es toda una oportunidad para el reencuentro contigo mism@ y con los demás… 

Te deseo que pases unos días fantásticos acompañados de seres queridos y que, este año sí, disfrutes de los días que están por llegar.

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres, entonces…

Puedes 

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Coach personal Barcelona, vitalcoachingbarcelona.com 

Creencias limitantes, ¿mito o realidad?

Crees que las creencias limitantes ¿son un mito o una realidad?

Las creencias son esos mensajes internos que viven en nuestra mente subconsciente, y que condicionan nuestra vida. El biólogo molecular y escritor, Joe Dispenza, nos lo cuenta magistralmente en esta entrevista: «nuestra mente crea realidad«. En ella explica los procesos mentales de creación y la importancia de conocer cuales son nuestros pensamientos más recurrentes, para lidiar favorablemente con ellos. 

creencias limitantes¿Que son las creencias?

Las creencias las creamos en base a nuestra propia experiencia e historia personal, familiar, social, cultural, etc… Las creemos como verdades absolutas, y las damos por válidas como si fueran ciertas.  Para nuestra mente lo son, y, por tanto, suelen acabar conviertiendose en nuestra profecía cumplida.

Tipos de creencias

Existen dos tipos de creencias: potenciadoras o limitantes.

Si lo piensas bien, y haces memoria, te darás cuenta de que tu visión y pensamiento acerca de ti mismo, y en relación a tus objetivos, es y ha sido de fuerza o de debilidad. En ambos casos, lo que creías, ha sido determinante para tus resultados. ¿estás de acuerdo?

Cuando creemos que podemos, se activan las creencias potenciadoras: tenemos claridad, convicción, disponemos de la fuerza, encontramos caminos, mantenemos la motivación y la alegría en el trayecto, hasta la consecución del objetivo.

Cuando nos asaltan las dudas recurrentemente, se han activado las creencias limitantes. Estas se fundamentan en el miedo, y suelen evitar que salgas de la zona de confort. Te protegen del «riesgo», evitando que descubras cosas nuevas, que experimentes y des pasos adelante. En el artículo  ¿Sabes qué son las creencias limitantes? , encontrarás una explicación más extensa sobre creencias limitantes, su origen y como cambiarlas.

Lo cierto es que tenemos 60.000 pensamientos al día. Y la mayor parte de estos, los dedicamos al mismo pensamiento que el día anterior, y este suele ser negativo. Es decir, que por lo general las personas, orientamos nuestros pensamientos a aquello que nos falta, con temor a no alcanzarlo.

Por ello, y por la importancia de nuestros pensamientos, necesitamos reflexionar sobre ellos. Abrir las miras, para comprender cuales nos ayudan y cuales tienen un efecto contrario al que se espera.

creencias limitantes

¿Son verdad las creencias? 

Tanto las creencias limitantes como las potenciadoras, se manifiestan con mensajes basados en el «todo» o la «nada». Se muestran como verdades absolutas.

Asumir una creencia es limitante, es pensar que te limita para todo. Así por ejemplo, si tu creencia limitante es: «no merezco el éxito», implica que crees no merecerlo en todo y de forma contundente. Del mismo modo, asumir una creencia potenciadora opuesta como por ejemplo: «merezco el éxito», te potencia y empodera en tu totalidad para tu éxito, en general. Por lo tanto con las que nos empoderan vamos a tope con ellas y las que nos limitan -si nos hacemos conscientes- tratamos de acabar con ellas. En ambos casos, necesitamos comprender el contexto y la forma que damos a nuestros pensamientos y creencias.

Porque la realidad es que las cosas no solo son blancas o negras. La amalgama de colores, es el recorrido a indagar como medio para trabajar las creencias y poner a trabajar los pensamientos a nuestro favor. Pues del mismo modo que de todo lo bueno podemos sacar partido, de lo que nos limita también. Tanto las creencias  potenciadoras como limitantes, contienen aprendizajes para nuestro crecimiento y mejora.

Las creencias limitantes muchas veces impiden avanzar y siempre nos alertan de nuestros miedos. Para trascenderlas, necesitamos entenderlas, comprender el contexto en el que pueden ayudarnos a reducir los riesgos de los que nos avisan, y también graduar su valoración. Nada es bueno o malo en tu totalidad, sino que puede serlo en un contexto que invita a ser reforzado, como medio para alcanzar nuestros objetivos.

De igual manera, también puede darse el caso de que una creencia que te empodera en realidad te perjudique. Por ejemplo. Creemos que somos buenos jugando a fútbol, esta creencia nos potencia y nos hace sacar lo mejor de nosotros mismos. Pero puede que esta creencia nos perjudique en ciertos aspectos, como por ejemplo, si no sabemos aceptar las críticas que nos ayudan a mejorar. La prepotencia, o las pretensiones excesivas vs recursos actuales, pueden limitar o impedir el éxito tanto o más que una creencia limitante. En ambos casos, cualquier creencia, necesita en primer lugar ser identificada y después contextualizada.

creencias limitantes

La utilidad de tus creencias

Técnicamente siempre distinguimos entre creencias limitantes y potenciadoras, pero en esta ocasión quiero que pienses en tus creencias, en función de la utilidad de la creencia, y en base a lo que quieres conseguir.

Para ello, lo primero es pensar es en las metas y objetivos que quieres lograr. Después piensa si tu creencias o creencias son útiles o no, para lograr eso que deseas.

Por ejemplo, pensar que somos buenos jugando a fútbol nos es útil para dar siempre lo máximo en el campo. Sin embargo, no es tan útil si eso nos impide aceptar consejos. Además, ¿de que nos valdría ser un gran jugador si limitamos nuestra imagen, por arrogancia?.

De modo que la creencia potenciadora: «Yo soy bueno» es extraordinaria, como también la reflexión de, además de ser bueno, estar dispuesto a mejorar, aprender, tolerar las malas jugadas y a hacer que estás sean un nuevo reto para el aprendizaje y el disfrute constante. De igual modo, una creencia limitante, además de trabajarla con diferentes herramientas por tu cuenta o en un proceso de coaching, es interesante que siempre te la cuestiones. Por ejemplo, si tu creencia limitante es: «soy malo jugando al futbol», pregúntate: «¿Soy siempre malo jugando a futbol? ¿en que momento fue diferente? ¿Que hará que sea mejor o que disfrute más jugando a futbol?. Dependiendo del objetivo y de tu vivencia respecto a él, las preguntas a formular podrían ser muchas… La cuestión no es entrar en un dialogo contigo mismo en forma de bucle, sino, muy por el contrario, hacer preguntas que te orienten a la solución de una forma simplificada y contundente.

El objetivo es crear opciones sobre una creencia, pero hay que hacerlo según la relación que tenga con un objetivo concreto. Plantéalo de forma positiva respecto a la creencia, ya que por muy poco útil que te parezcan, las creencias tienen siempre una intención positiva y un beneficio para nosotros.

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres, entonces…

Puedes 

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Coach personal Barcelona, vitalcoachingbarcelona.com

El sentido de la Navidad

En Navidad disfrutamos de la festividad, hacemos gala de nuestras mejores prendas y le ponemos una sonrisa a la vida. Contamos las horas para los eventos que celebramos por tradición familiar, cultural y social. Se anuncian así unos días de celebración.

Llega la Navidad, con ella sus luces, sombras y colores….

Sentido Navidad felicidad Paz

El sentido del pasado en la Navidad

Muchas son las personas que dicen no les gusta la Navidad. Afloran en este tiempo los recuerdos imborrables de otros tiempos. Se añoran las personas queridas que ya no están presentes, y eso causa dolor. Yo lo comprendo, porque este es un tiempo que pone el dedo en la llaga de los recuerdos de otros tiempos. La pérdida de un ser querido deja la huella de su memorable recuerdo, en una presencia que, algunos sienten cercana y otros distante.

A mi personalmente me fascinan las Navidades. No estamos todos, aún así siento la presencia de todos los que han formado parte de mi vida. Personas queridas e importantes que nos dejaron. Se fueron, pero también sé que están. Yo lo siento así, y no sé decirte si las veo, las escucho o más bien las percibo, mientras comparto las sonrisas de quienes permanecemos frente a la misma mesa. Somos los mismos y diferentes, y siento que ellos también están felices por celebrar la alegría con la que seguimos disfrutando y viviendo. Y aunque, egoístamente, echo de menos que no estén como antes lo hacían, sigo celebrando y agradeciendo su tiempo de vida compartido conmigo.

Cuando brindo, imagino también sus copas alzadas, y juntas suenan en el lugar de lo divino. Veo y siento así su guiño y alegría, la de entonces, también la de ahora… Atesoro así sus recuerdos y con el brindis de cada día, hago de él mi mejor regalo, el que va conmigo; ahora y para siempre…

El sentido religioso de la Navidad

Sentido Navidad Coaching Alegría PazY en estas fiestas, para muchos paganas, yo respeto no el sentido religioso aprendido estrictamente de una educación religiosa, sino el que verdaderamente tiene un sentido para mi. Y así, con el sentido de lo divino en lo humano, siento la felicidad de conectar con el amor y la intuición, en sintonía con algo más grande. Y lograrlo implica calma, introspección y un recogimiento previo, pues es en el silencio interno dónde se escucha lo más auténtico y valioso que jamás se percibe y recibe.

El sentido de tu Navidad

Cada persona vive su propia Navidad, dependiendo de sus circunstancias, pero sobre todo del verdadero sentido que le da a su propia vida.

Yo te invito a darle el sentido de tu alegría, permitiéndote también llorar ausencias y desengaños, para así dar paso al auténtico sentido de la Navidad: el nacimiento de lo nuevo que está por llegar, por disfrutar y por VIVIR..

Y así esta Navidad será un tiempo para la magia, para los brindis y para la alegría. Celebraremos la vida, sabiendo que el verdadero significado de lo aparente, llega cuando sientes el calor de tu corazón latir, compartiendo, con amor lo que eres y tienes…

Sentido Navidad Coaching Felicidad

Tu regalo de Navidad

Y ese es el regalo que estas Navidades deseo para ti. Que, entre cenas, turrones y copas, te dejes un tiempo para sentir, conectar con la esencia de tu alma, y en sintonía con tu propia paz interior te reconozcas en el ser divino que eres, y sonrías…

Sentido Navidad Coaching Paz Alegría

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres, entonces…

Puedes 

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Coach personal Barcelona, vitalcoachingbarcelona.com 

4 formas de gestionar el dolor emocional

¿Por qué sentimos dolor emocional?

Es frecuente que el dolor emocional se nos presente cuando experimentamos cambio sobre venido en nuestras vidas, como por ejemplo, una ruptura, despedida de un trabajo, pérdida de una persona querida, duelo, etc… y este nos supera. Existen tantos dolores emocionales como personas hay en el mundo. Así que, si una situación te duele, deja «fuera de juego» y sin recursos para afrontarla, probablemente estas viviendo tu dolor emocional.

¿Cómo reaccionamos frente al dolor emocional?

Cuando se activa el dolor emocional, nuestro cuerpo y nuestra mente piden a voz en grito, escapar, debido a que no soportan el dolor que les invade.

gestionar el dolor

Las reacciones que podemos tener para afrontar este dolor son «la huida en desconexión», «la rabia» y la «víctima perpetuada»

1- La huida en desconexión

La «huida en desconexión».significa evitar y de algún modo, negar lo que es. Esta reacción se genera por puro instinto de supervivencia, y pretende evitar que sintamos más dolor. Activado nuestro mecanismo de defensa, la mente nos protege y hace como si no hubiera pasado nada, o como si la situación no fuera tan grave. De este modo, podemos incluso «desasociarnos» hasta el punto de creer que lo que nos pasa, no nos está ocurriendo a nosotros mismos.

La reacción de «huida en desconexión» puede ser útil en el corto plazo, incluso a veces imprescindible para  sobrevivir o sobrellevar puntualmente una situación traumática. Aún así , en el tiempo se  requerirá siempre de una revisión profunda e introspectiva – a veces con ayuda externa- para gestionar y superar ese dolor emocional. Tratar de evitarlo, y no hacerlo por miedo a destapar la caja de pandora -cosa bastante habitual- es un auténtico despropósito. Pues aunque sea el mayor de los temores que muchas personas tienen, lo verdaderamente digno de ser temido es saber y comprobar que todo lo que permanece dormido, vive en nosotros. El cuerpo y la mente tiene memoria y nuestro subconsciente además de retenerlo todo, se activa solo y en base a nuestras vivencias y recuerdos. Todo lo vivido, y sobre todo el modo en como lo recordamos y gestionamos impacta en nuestras vidas. Además, sabemos que «de lo que huyes, te persigue» y todo lo que se pretende evitar o esconder, siempre acaba encontrando su lugar de expresión. La diferencia entre que, un día explote por si mismo con fuerza, y que tú lo gestiones con conciencia, cambia la vida.

2- La rabia

Otra alternativa es expresar el dolor emocional «in extremis» y en forma de rabia, hacia nosotros mismos e incluso hacia los demás. Te enfadas por nada, -aparentemente no sabes por qué-, explotas contra el mundo y por motivos ajenos a los verdaderos causantes de tu dolor. Expresas tu rabia sin saber a qué ni a quién, y crees así desquitarte así y, en un intento de evitar ir al fondo de la cuestión de tu dolor emocional. Es otra forma de esquivar el golpe, que tampoco resulta resolutiva, ni válida en el tiempo.

3- Víctima perpetuada 

Cuando nos ocurre algo malo, nuestra mente tiende a repetir una y otra vez la película de los hechos, alargando e intensificando nuestro dolor. Este camino solo nos lleva a la ansiedad y a la depresión.

Ninguna de estas tres actitudes, ni la «huida en desconexión», ni la «rabia» ni la  «víctima perpetuada», nos va a ayudar a superar las dificultades ni trascender el hecho que generó nuestro dolor emocional. y es que… barrer debajo de la alfombra no sirve para nada, ya que llegará el momento explote y esparza todas las pelusas que teníamos escondidas.

 

Aprender a gestionar el dolor es necesario para que podamos dominar la situación.

4 FORMAS de gestionar el dolor emocional

1- Siente, reconoce y acepta tu dolor emocional

gestionar el dolor emocional

El sentir dolor es algo natural, no debemos esconderlo ni avergonzarnos. La mayoría de las veces, vivir una situación difícil tal y como es, conlleva sentir dolor. Tenemos que permitirnos conectar con ese dolor, asumirlo, sentirlo, reconocerlo y así…lo damos un lugar. Lo aceptamos y acogemos, como medio para soltarlo. Esta es la única manera de aprender de nosotros mismos, y de la situación que vivimos. Esta muchas veces no es la causa sino la consecuencia de un dolor previo, y por ello conectar con él, nos dará información muy valiosa sobre el origen de nuestro dolor.

Si quieres y lo necesitas, pega a un almohada. Saca y expulsa tu rabia. Hacerlo de forma controlada y con conciencia, es un ejercicio que a muchas personas les conecta finalmente con su propia rendición.

2- Practicar la autocompasión

Afrontar nuestros miedos sin prejuicios, con bondad y cordialidad es fundamental para poder gestionar el dolor.

La autocompasión, no es tener pena de nosotros mismos, sino ser amables con uno mismo. Esta práctica nos proporcionará más atención y satisfacción en nuestro día a día. Reduciremos la depresión, la ansiedad y el estrés.

Así que cada vez que nos sintamos abrumados por una situación, no te castigues, se amable contigo e intenta comprenderte, entenderte y analizarte para afrontar las cosas de manera diferente. Si tienes miedo, te aseguro que tienes motivos, y esos mismos un día te sirvieron para gestionar alguna dificultad. La cuestión ahora es, aceptar, agradecer a tus miedos su ayuda cuando fueron necesarios, y pactar con ellos una nueva forma de proceder.

Hacerlo así implica adquirir un nuevo hábito desde el amor hacía ti mismo, y también hacía los demás con empatía por sus propios miedos, dificultades y forma de ser.

Tu dolor es tuyo, solo tú lo puedes acoger, afrontar y superarlo, y esa es la única manera de aprender y salir fortalecido de él.

gestión dolor emocional

3- Escritura expresiva

Un buen ejercicio para gestionar el dolor es practicar la escritura expresiva. Lo ha estudiado durante más de dos décadas James W. Pennebaker y estos son sus consejos:

  • Escribe durante 20 minutos
  • No te preocupes por aspectos formales. El texto es sólo para ti.
  • Elige un tema que te afecta y explora los pensamientos y sentimientos que surgen en torno a él. Sinceramente
  • Trata un asunto que sepas que puedes afrontar ahora.

Este estudio demostró que 6 semanas después los participantes que practicaron la escritura expresiva, se sentían más saludables y felices que las personas que escribieron sobre temas más superficiales.

Sacar nuestros secretos y pensamientos más ocultos aunque sea solo para leerlo nosotros mismos, resulta una liberación de todo lo que escondemos.

Acepta además la causa de tu dolor emocional, y siente lo que sientes con compasión -sin pena- por ti mismo, por los hechos y por todas las personas implicadas. Haz las paces contigo mismo y con el mundo, sinceramente y de corazón, hasta donde seas capaz, en este momento. Y este será el mejor regalo que te habrás hecho a ti mismo. Créeme…

gestión dolor emocional vital coaching barcelona

4- Enfréntate a tus miedos

Aprender a gestionar el miedo no siempre es fácil, y para ello debemos que poner en marcha un conjunto de habilidades. Practicar la resiliencia, con algunos ejercicios, nos ayudará a lidiar con las dificultades cuando surgen y también nos prepará para desafíos futuros.

Para lograr superar el miedo en situaciones que nos superan en el día a día y se interponen en nuestra vida, como por ejemplo el miedo a hablar en público, el miedo a las alturas, el miedo a sentirnos inferiores, a quedar en evidencia etc… Estos son miedos cotidianos, y a los que puedes poner remedio de forma  inmediata, afrontando y gestionando directamente el dolor emocional que lo causa. Por ejemplo una persona a la que le de miedo hablar en público, es posible que su dolor emocional sea hacer el ridículo, exponerse, miedo a la crítica… Y para gestionarlo, además de reconocerlo, tendrá que dar pequeños pasos, empezando hablando en grupos pequeños hasta que se sienta cómoda e ir incrementando poco a poco el desafío hasta que legue a dar una conferencia o una entrevista en televisión. Por cierto, muchos de los personajes más mediáticos se consideran todavía grandes tímidos, que gestionan su timidez brillantemente.

El reto siempre nos lo marcamos nosotros, y seremos nosotros quienes decidamos dar un paso más. Es posible y éxito seguro exponerse lentamente y poco a poco hasta superar lo que nos da miedo. A esta práctica la llamamos «terapias de exposición». Someterte a lo que te da miedo hará que tu cerebro poco a poco se habitué y deje de verlo como una amenaza.

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres, entonces…

Puedes 

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Coach personal Barcelona, vitalcoachingbarcelona.com