Entradas

Ya es hora de tomar las riendas de tu vida

decisionesDecía Jonh Lennon que «La vida es aquello que te pasa mientras estas ocupado haciendo otros planes», y yo creo que muchas veces uno de nuestras mayores dificultades es que nos olvidamos de VIVIR, si de vivir con mayúsculas.

Merece la pena tomar las riendas de tu vida y ser el dueño de tu vida. Para ello, se requiere tomar decisiones y pasar a la acción, pero sobre todo es importante vivir con mayor autenticidad y presencia, y ahí -creo yo- radica la esencia de la felicidad. 

Y, para VIVIR con mayor autenticidad y presencia, tomando las riendas de tu vida, me gustaría dejarte unas sugerencias que considero muy útiles:

  • Mide tu ego

La primera de mis sugerencias es mirar de frente a nuestro ego, porque en muchas ocasiones alimenta nuestros miedos. Es el ego el que nos aleja de nuestros sueños incitándonos a sentirnos superiores a veces e inferiores otras.

El ego tiende a valorar lo material y habitualmente desde la carencia, en vez de el amor a los demás. Este mismo ego, también muchas veces nos impide invertir tiempo en que realmente nos hace felices. Nos conecta con los miedos, y el miedo siempre es contrario al amor. Tú eliges: miedo o amor.

El amor y el miedo son las dos emociones básicas de las que derivan todas las demás, porque con amor no hay miedo, y con miedo no hay amor. Cuando sientas miedo conecta con el amor, que es la esencia de tu ser. Y también cuando tu ego te asalte con su voz en off, , siempre puedes gestionar tu dialogo interno y aliarte contigo mismo.

  • Pide ayuda

No siempre y no a todos nos resulta fácil pedir ayuda cuando la necesitamos. Quizá porque interpretamos que puede ser una muestra de debilidad o de derrota. Déjame decirte que es justamente lo contrario a eso; reconocer que necesitamos ayuda o colaboración para resolver cualquier asunto es, y debes entenderlo, como un síntoma de valentía y fortaleza.

Si no puedes solo/a, echa un vistazo a tu alrededor y pide ayuda. Estoy segura que siempre encontrarás a alguien dispuesto a ayudar. Además cuando pides ayuda, das el permiso a otras personas a estar cerca de ti, generas empatía y cercanía y muchas veces se mejoran las relaciones y la comunicación.

  • Rechaza el victimismo

Vuelvo al ego, porque en ocasiones es él quien nos dirigiré y nos lleva en dirección al vistísimo.

Las personas que se comportan como víctimas asumen que no tienen ningún control sobre sus propias vidas y solo están dispuestas a ver lo malo, lo que sale mal, lo negativo.

Claro que todos tenemos días complicados en los que sentimos la necesidad de quejarnos. Y eso no está mal. Al contrario, puede incluso ayudarnos en un momento determinado. Sin embargo, una persona victimista no se queja un día, sino que se queja de manera continua y alimenta constantemente la negatividad. Y por supuesto acaba atrayéndola.

Por ello, es importante que, cuando adoptemos un papel de víctima, lo reconozcamos. Y es importante también ser conscientes de que podemos abandonarlo. La decisión está en uno mismo/a, y este es el reto.

Si algo no ha salido como esperabas, deja de quejarte y pensar que todo va a salir mal porque a ti siempre te sale todo mal; porque si no, es justo eso lo que conseguirás. A cambio, piensa en lo que si quieres y empieza a tomar decisiones en esa dirección. Piensa que todo va a ir mejor y que hay muchas cosas buenas en camino.
Te aseguro que, cuando de verdad estés convencido/a lo bueno llegará. ¡Prueba y verás!

  • No te rindas

Hay veces que decidimos que no vale la pena seguir adelante. Y digo «decididimos» porque así es, cuando así lo determinas ya lo has decidido, y así será. Mi opinión es que mientras haya vida, no solo podemos, sino que debemos seguir intentando aquello que queremos y que nos hace felices. En todo caso, siempre puedes revisar la forma en como lo vas a hacer para lograrlo, y hasta redefinir objetivos, pero nunca abandones sin haber explorado alternativas y caminos. Siempre podrás alcanzar tus metas en la medida que no te rindas. Y si necesitas parar, tómate el tiempo para recuperar tus fuerzas y seguir avanzando en dirección a lo que si quieres.

  • Repasa tus progresos

Si me sigues en el blog, sabes que eso de escribir o de hacer listas es algo que te sugiero muchas veces, para conocernos a nosotros mismos, como método para recordar y como guía para alcanzar metas. Esta vez mi sugerencia es que hagas un repaso a tu logros y progresos, y los escribas.

Haz una lista con cada pequeño paso y los pasos importantes que ya has dado y aquello que has conseguido. Comprobar cómo van las cosas cada cierto tiempo es una buena idea. Haz balance y enfócate en el siguiente paso… Este es un ejercicio increíble que te conecta con tus éxitos, te da muchas satisfacciones y fuerza para afrontar nuevos retos con gran ilusión y motivación.

  • El final lo escribes tú

Siento decirte que por más que la gente lo repite, no es cierto, nada está escrito. Eres tú quien escribe tu destino y tu final. Por muy complicadas que sean las circunstancias y las piedras que encuentres en el camino, está más que demostrado y comprobado que el ser humano siempre puede superarlas.

Todo es cuestión de fuerza de voluntad, capacidad de superación, resiliencia y autodisciplina.

Y recuerda que…

NADIE puede decidir cómo debes vivir tu vida.

Solo tú eres dueño/a de tu vida y nadie puede ni debe decirte cómo debes vivirla. Al igual que tus decisiones, esas que marcarán tu camino, son solo tuyas y, tú eres el/la responsable y también el benefactor. Disfrútalo…

Y sobre todo recuerda que «un deseo no cambia nada; una decisión lo cambia todo.»

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres saber en qué y cómo puedo ayudarte…

Nos vemos

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Para ser feliz hay que tomar decisiones

miedos

La aventura de ser uno mismo no siempre es tarea fácil,  ya que no es precisamente algo a lo que habitualmente estemos orientados ni, por lo general, acostumbremos a hacer. En realidad, yo creo que nuestra sociedad no nos lo enseña abiertamente y yo te aseguro que es posible y que, verdaderamente merece la pena.

¿Y que significa ser uno mismo? Ser uno mismo implica atreverse a cruzar la barrera de los miedos y tomar decisiones. Se necesita trascender los «no puedo» y los «es imposible» y convertirlos en opciones de posibilidades reales. Y tu puedes hacerlo. Todos y cada uno de nosotros tenemos muchos recursos para lograrlo. Aprovechar esos recursos a tu favor, implica superar miedos y ese, será uno de los mayores éxitos que podrás experimentar para el beneficio de tu propia vida.

Y… ¿Como deshacer de tus miedos?. En primer lugar reconociéndolos de forma consciente, entiendo que estos tienen su propia razón de ser y origen.  Y, ¿cuales son sus orígenes? El origen de tus miedos se remonta a la historia personal de tu vida, y a todos los mensajes que a lo largo de ella has ido escuchando y que tu subconsciente ha dado por válidos y guardado en su memoria. Se llaman creencias limitantes, todos tenemos y necesitas conocerlas.

Por ejemplo, si creíste afirmaciones que te llevan a pensar cosas del tipo: «soy poco afortunado», «todo está fatal» y/o «yo no soy capaz o suficiente para lograr lo que deseo»,…, así será para ti. Algunas de tus creencias las has adquirido de tus padres, otras de la sociedad, amigos, etc… Ojo con ellas, porque si las crees pueden convertirse en profecías cumplidas.

En cambio si quieres puedes hacer algo diferente para obtener resultados diferentes. Y, una de las primeras cosas a hacer es darse cuenta de su existencia de forma consciente y gestionarlas desde ti.

Recuerda que todos tenemos mucho potencial, sólo es cuestión de saberlo, creerlo y orientarse a lo que si quieres desde ti mismo. Descubre quién de verdad si eres, sabiendo que la felicidad de ser uno mismo no es una cuestión de suerte, sino que es una cuestión de auto conocimiento consciente para la toma de decisiones reales hacía tus objetivos.

El poder de tus decisiones

Ahora, bien, ¿somos realmente conscientes de querer tomar decisiones? y, sobre todo, ¿lo ponemos en práctica?

Cuando hablo de este tema suelo recurrir a una escena de la película «Alicia en el País de las Maravillas». Los que la habéis visto, seguro que recordáis la famosa escena en la que Alicia le pregunta al gato Cheshire:

“¿Podrías decirme, por favor, qué camino debo tomar para salir de aquí?”
— “Eso depende del sitio al que quieras llegar”, responde el gato.
— “La verdad es que no me importa mucho”, indica Alicia.
—“Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes”, sentencia Cheshire.

El motivo por el que replico esta conversación es que, es un magnífico ejemplo que nos recuerda que para ser nosotros mismos debemos saber hacía donde vamos  con coherencia y congruencia interna. Además, de tener muy claras nuestras prioridades, porque si no es así, nos acabaremos perdiendo.

Cómo hacerlo

  • Aprende a decir «NO»

En este artículo os hablaba de la importancia de aprender a decir «NO» cuando realmente creemos que es necesario, cuando no estamos de acuerdo, cuando no nos apetece. Quien descubre el valor de dar una negativa a tiempo se libera de increíbles pesos y abre la puerta a muchas otras posibilidades.
Este tema da tanto de sí, que de hecho os hablo sobre ello también en estos artículos: «¿Sabes decir no?» y «Cuando dices no, te dices sí«.

  • Puedes y debes decidir por ti mismo/a

Las expectativas que los demás tienen sobre nosotros nos condicionan muchas veces a la hora de elegir o decidir. ¡No lo permitas! Puedes y debes decidir por ti mismo/a siendo fiel a tus prioridades.

  • Atiende a tus valores

Quizá no sabes con certeza y firmeza todavía cuál es tu camino vital, quizá aún no lo has descubierto. Entonces, atiende a tus valores. Los tuyos y los de nadie más. Estos serán una excelente guía para ir hacía tus objetivos con toda tu fuerza, congruencia y coherencia interna.

  • Escúchate

Tu espacio interior es el mejor lugar para reencontrarte contigo mismo. De vez en cuando, elimina el ruido externo y, permítete habitar el espacio de tu silencio interno. En él tienes todas tus respuestas.

Toma tu verdadero poder personal, hazte el «capitán de tu destino» para vivir una vida mucho más consciente y feliz.

Beatriz-Palá-Calvo

Toma tu decisión YA mismo

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

El arte de tomar decisiones

tomar decisiones

En este post no te voy a decir cómo debes tomar tus decisiones. Nada de eso. Solamente quiero hablar del arte de tomar decisiones. Y de algunos hechos y teorías sobre el proceso que interviene en la toma de decisiones. 

Nuestra vida, nuestro día a día, está llena de decisiones. Algunas son tan triviales que casi ni nos damos cuenta de que las tomamos; otras son mucho más trascendentales. Y tomar decisiones es, probablemente, una de las tareas más complicadas que llevamos a cabo cada día. Y es que, incluso no actuar ante una circunstancia o problema implica una decisión. A veces, también las pequeñas decisiones que tomamos pueden dar un giro radical o condicionar nuestra vida.

En muchas ocasiones y circunstancias, lo que nos frena a la hora de tomar una decisión es no decantarnos por una por miedo a equivocarnos. A veces queremos tener muchas cosas, y decantarnos solo por una o prescindir de otras, nos frena. Otras veces nos cuesta decidirnos porque la decisión que queremos o debemos tomar requiere de un mayor esfuerzo. En fin…

Lo importante ante diversas opciones o posibilidades y, la necesidad de tomar una decisión es vencer el miedo a tomarla, a equivocarte, ya que la indecisión suele implicar la perdida de grandes e interesantes oportunidades y frena el avance. ¡Arriésgate!, es la respuesta 😉

Pero no con ello quiero decir que te lances a una piscina sin siquiera comprobar si tiene o no agua. Ante decisiones importantes, arriésgate y:

  1. Valora si formaba parte de tu plan o estrategia.
  2. Pregúntate y respóndete con sinceridad si en un futuro te ves con eso que has elegido o identificad@.
  3. Analiza los beneficios de esa decisión que estás a punto de tomar. No solo los beneficios inmediatos o a corto plazo, sino también los del largo plazo.
  4. Confía en tu intuición.

Recuerda, sobre todo, que no actuar también es una decisión., y también tiene unas consecuencias. Que el miedo no te paralice. ¡Arriésgate! Analiza la situación y escucha a tu intuición… Y decide. Si has de equivocarte, que sea por haber tomado una decisión. En el siguiente intento, habrás aprendido y podrás intentarlo contando ya con la experiencia.

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres saber en qué y cómo puedo ayudarte…

Nos vemos

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.