Entradas

Descubre por qué sientes tanto miedo al cambio. Y cómo superarlo

miedo al cambio

Cambiar da miedo. Al menos a la mayoría de nosotros… El miedo al cambio es algo que todos hemos sentido en algún momento de nuestra vida. Y quizá en este momento tú te encuentres en medio de ese miedo. Y es normal, es una reacción por instinto. Nuestra mente, ante lo desconocido, trata de protegernos. Lo malo de ese miedo al cambio es que sus consecuencias pueden ser muy negativas, por eso es importante que conozcas los motivos, para que puedas hacerles frente y contrarrestarlos:

Motivos del miedo al cambio. ¿Qué te impide avanzar?

Los motivos pueden ser muchos, he aquí algunos de los principales y más habituales:

  • Una baja autoestima

    ¿Qué tiene que ver la autoestima con el miedo al cambio?, te preguntarás. Pues mucho, tiene mucho que ver, porque cuando nuestra autoestima no está en el nivel adecuado y es débil, ante los cambios, esa baja autoestima se refleja a través de dos pensamientos:

No soy capaz de enfrentar todo lo nuevo, no soy capaz de resolver los problemas que se puedan presentar o no soy capaz de hacer todo lo que hace falta hacer para tener éxito.
– No lo voy a conseguir porque ni siquiera lo merezco.

  • Creencias limitantes

    Las creencias son aquellos pensamientos que nuestra mente da por válidos, como una verdad inexorable, sean ciertos o no.  Cuando estos pensamientos son negativos y nos limitan, les llamamos creencias limitantes. Algunas de las más frecuentes, y en relación al miedo al cambio, nos inducen a creer que cambiar es sinónimo de inestabilidad, inseguridad e incertidumbre. Incluso, a veces, asociamos los cambios a estados de crisis o situaciones extremas que obligan al  cambio de manera involuntaria y sin garantías.

  • Negatividad

    Pensar en clave negativa, dejar campar a sus anchas por la mente pensamientos catastróficos sobre todo lo malo que pueden traer los cambios.

  • La incertidumbre

    El no saber con certeza lo que va a pasar, no tener garantías; eso, aunque a unas personas más que a otras, acostumbra a dar miedo. Y esto es así, porque le mente, para ponerse en marcha con éxito y tranquilidad, necesita saber: qué va a hacer, cómo lo va a hacer, y que es posible alcanzar lo que se propone.

  • El «qué dirán» o el «qué pensarán»

    El cambio puede, provocar una respuesta negativa de las personas que nos rodean, personas que forman parte de nuestra vida o que simplemente nos conocen. Tu cambio, puede generarles angustia, a quienes se preocupan por ti; o quizá incomodidad en algunas personas del entorno, que pueden sentir rechazo, y/o criticar nuestro cambio.
    Todo ello, puede potenciar los propios miedos que ya existen en uno mismo. A veces, las otras personas reflejaran sus miedos en ti, y también otras activaran y potenciaran los tuyos. Sólo si tu lo tienes claro, podrás capear contra viento y marea, al margen de los miedos o reflejos ajenos.

  • Falta de autoconfianza

    Y esto está, quizá, muy ligado a la autoestima, que hace que no confiemos en nosotros mismos, que no creamos en nuestras propias posibilidades y capacidades. Cuando uno no cree en si mismo, falta confianza para afianzar sus propios proyectos con la energía y fuerza que requieren para su éxito.

Consecuencias del miedo al cambio

Sentir temor ante una situación desconocida, es normal. El problema surge cuando nos dejamos llevar por ese miedo o lo que es peor, alimentamos el miedo con pensamientos negativos.

Seguir en el más de lo mismo en relación a lo que te impide avanzar, generando nuevos síntomas que te afianzan en tu decisión a no dar pasos hacia adelante, para tu cambio y felicidad, tiene consecuencias. La mente aprende de cada experiencia, y todo lo que desea realizar y no consigue alcanzar, lo considera un fracaso, generando consecuencias que se convierten en nuevos síntomas de siguientes fracasos, los mismos que anticipa…

Lo importante es no tener miedo, -ni al propio miedo, ni al cambio-, y modificar así las ideas y creencias limitantes que mantienen ese miedo. Es posible y siempre se puede lograr. Es cuestión únicamente de poner conciencia, y tener una total disposición para gestionar, cuanto antes, las consecuencias de este miedo al cambio. Estas son:

1- Temor

Te sientes mal y sientes temor por todo lo que está por venir.
Es probable que a medida que pasan los años, puede que creas tener más en juego. Si tienes más responsabilidades, puedes tener más frenos, que te paralicen para tu cambio. En realidad, para realizar el cambio, no importa tu edad, sino las variables a analizar. En todos los casos, es imprescindible, poner las cartas sobre la mesa, conocer los recursos disponibles, evaluar opciones, y diseñar un plan de acción acorde a los tiempos que se precisen.

vitalcoachingbarcelona-miedo-al-cambioPhoto by Joshua Rawson-Harris on Unsplash

2- Autoboicot emocional

Desde pequeños aprendemos que el éxito poco o nada tiene que ver con «animarnos a hacer», porque nos enseñan que tiene que ver con los resultados positivos, claro.
Esta creencia nos condiciona. Si tienes  miedo, o detectas ansiedad cuando piensas en tus objetivos, es porque, en lo profundo de ti, nos crees eres capaz de alcanzarlo. Si tu mente no tiene confianza, será muy difícil que logres, pues deberas nadar en contra corriente a tus pensamientos subconscientes, todo el tiempo. Y, como acostumbran a ganar ellos, nunca lo lograrás. Este es autoboicot emocional, será el que, en muchas ocasiones, tendrán también tus acciones.

3- Procrastinar

Procrastinar, es hacerte un maestro en el arte de posponer, de dejar para mañana… ¡Qué peligrosa es la procrastinación!
Y sí, la procrastinación puede ser una consecuencia del miedo al cambio.
Detrás de una persona que procrastina, se puede esconder el miedo al fracaso, miedo al éxito, miedo a hacerse responsable de las propias decisiones,…, pero sobre todo, miedo a no alcanzarlo, o no saber cómo hacerlo.

Se torna imprescindible hacer algo diferente…

«Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo». Albert Einstein

¿Cómo empoderarte y superar el miedo al cambio?

1. Claridad y coherencia con lo que quieres

Debes ser claro/a y coherente con tus propios objetivos.
Te invito a reflexionar sobre ello a través de esta pregunta: «¿Cómo me siento cuando pienso en haber logrado mi objetivo?» Comprueba tu felicidad, y si no la tienes, pregúntate, que hará que sí la sientas. Si necesitas mayor confianza y garantías, pregúntate, que sí te las dará. Define las acciones precisas para lograrlo.

2. Medir riesgos

Pregúntate: «¿Qué es lo peor que me puede pasar si me ocurre lo que tanto temo?«. Te aseguro que nada que no puedas gestionar.
Así pues, baja tu nivel de presión, nada es tan grave como tu mente te hace creer. Ahora, y conociendo el peor escenario, pregúntate «¿qué haría si no tuviera miedo?«, «del 1 al 120, ¿Cuánto me merece la pena?«.
Conecta con tu visión de objetivo conseguido y sigue con tu plan.

3. Ponte en marcha

Necesitas un plan, así que es momento de diseñar tu plan de acción e iniciar el camino hacia tus objetivos. Elabora y actúa, en base a tu plan de acción diario. En definitiva, organízate y comprométete, con toda la ilusión y fuerza de saber que tu objetivo es posible para ti.

miedo-al-cambio-vitalcoachingbarcelonaPhoto by Gentrit Sylejmani on Unsplash

4. Motívate para seguir adelante

Ponte objetivos retadores y realistas. Es importante que lo que te propones realizar sea alcanzable.
Y no olvides felicitarte por tus logros. Esta es la actitud que potencia, y es gasolina esencial, para alcanzar tus siguientes logros. ¡Felicidades!

5. Toma decisiones

Para superar el miedo al cambio, y alcanzar tus metas, tendrás que tomar decisiones. Y si has llegado hasta este punto, es momento de empezar…
Te invito a leer este artículo en el que hace algún tiempo decía que Para ser feliz hay que tomar decisiones.

6. Gestiona tus pensamientos y creencias

Habrá momentos de dificultad. Y cuando aparezcan, es importante que gestiones tus pensamientos y creencias y entiendas qué es lo que te detiene.
En este artículo, que es uno de los más leídos de mi blog, y que te recomiendo leas, te explicaba paso a paso, como hacerlo. Puedes leerlo aquí: ¿Sabes qué son las creencias limitantes?

«Ningún problema puede ser resuelto en el mismo nivel de conciencia en el que se creó.» Albert Einstein

Aprende a gestionar tus pensamientos y tus creencias para activar tus pensamientos positivos hacía tu cambio. Oriéntate a lo que sí quieres y a tus pensamientos de fuerza, no a la dificultad y carencia. Realiza afirmaciones y convéncete de que es posible para ti. Disfruta de cada paso dado, creyendo que ya lo has logrado.

7. Acéptate a ti mismo y a tus resultados

Acepta lo que vives y sientes como parte de tu proceso hacía el logro de tus objetivos. Aprende del trayecto, de tus resultados, y de ti mismo, en todo momento. Emociónate con tu vida, disfruta del momento presente, practica el arte de conectar con tu campo de posibilidades, y de creer en ti. Cada vez más sentirás la fuerza de todo tu potencial, hasta brillar con la luz de auténtico ser. Lo expresaba muy bien en su discurso, -como presidente electo-, Nelson Mandela (*)

Vencer el miedo, es posible. Y ahora que sabes por qué sientes tanto miedo al cambio y las consecuencias, ¿estás decidido/a a superarlo?

Beatriz-Palá-Calvo

Si…  quieres entonces, PUEDES 

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única para lograr tus objetivos de éxito.

(*) Discurso de Nelson Mandela como Presidente Electo de Sudáfrica, en 1994

nelson-mandela-VitalcoachingbarcelonaNuestro miedo más profundo es que somos poderosos sin límite.
Es nuestra luz, no la oscuridad lo que más nos asusta.
Nos preguntamos: ¿quién soy yo para ser brillante, precioso, talentoso y fabuloso?
En realidad, ¿quién eres tú para no serlo?
Eres hijo del universo.
El hecho de jugar a ser pequeño no sirve al mundo.
No hay nada iluminador en encogerte para que otras personas cerca de ti no se sientan inseguras.
Nacemos para hacer manifiesto la gloria del universo que está dentro de nosotros.
No solamente algunos de nosotros: Está dentro de todos y cada uno.
mientras dejamos lucir nuestra propia luz, inconscientemente damos permiso a otras personas para hacer lo mismo.
Y al liberarnos de nuestro miedo, nuestra presencia automáticamente libera a los demás.

¿Te esfuerzas mucho pero no ves resultados?

te esfuerzas y no ves resultados

Resultados y avances en tus proyectos

¿Has comenzado tu nuevo proyecto pero apenas ves avances ni resultados?, ¿vas varias veces a la semana al gimnasio pero no terminas de conseguir los resultados que deseas? Estoy convencida de que en algún momento de tu vida te has visto en una situación similar, y has sentido que a pesar de tu esfuerzo los frutos no terminaban de llegar.

Lo cierto es que, cuando pones, o crees poner, todo de tu parte y no logras avanzar puedes llegar a frustrarte…

¿Por qué? Porque cuando «intentas» algo que no logras, generas sensaciones y pensamientos negativos del tipo: , «No estoy preparad@»,»No soy capaz», «No soy suficientemente bueno», etc…  En definitiva, si no nos sentimos capaces, acabaremos renunciando a este y otros proyectos que requieran de nuestra ilusión, compromiso y esfuerzo. Se habrá generalizado así un pensamiento negativo, que convertiremos en una creencia limitante que, sin no hacemos nada, sin duda se cumplirá.

No lo permitas. Tú puedes hacer algo diferente. Lo primero será saber que puedes cambiar tus pensamientos y creencias limitantes acerca de ti mism@. Lo segundo, tener tu objetivo claro y un plan de acción acorde a él, y lo tercero conocer que existen tres tipos de acciones cuya impacto será muy importante en tus resultados.

Vital-Coaching-Barcelona-ResultadosPhoto by bruce mars on Unsplash

Tres tipos de acciones que impactan en tus resultados

1- Acciones fundamentales 

Se trata de las acciones que son fundamentales o imprescindibles para lograr tus objetivos.
Cada vez que llevas a cabo una de estas acciones das un pasito que te acerca a tu meta.Imagina que quieres crear un blog, una acción fundamental será publicar contenido de valor y publicarlo para tus lectores.

2- Acciones complementarias 

Este tipo de acciones ayudan a conseguir los objetivos, pero solo son útiles y valiosas si están acompañadas por acciones fundamentales.

Siguiendo el ejemplo que te ponía antes de crear un blog, acciones complementarias serían, por ejemplo, ser activo y constante en las redes sociales, enviar cada mes la newsletter a tus suscriptores o mejorar el diseño del blog.

3- Acciones distractoras

Su nombre las define muy bien, se trata de acciones que no te acercan a lo que quieres, y que únicamente distraen tu atención de lo importante.

Y para seguir con el mismo ejemplo del blog, una acción distractora sería por ejemplo, instalar un plugin que te permite gestionar las cookies de tu blog.

Tal vez te preguntes: ¿A qué viene todo esto, ahora? 

Pues bien, te hablo de estos tres tipos de acciones porque, si estás en un punto en el que sientes que a pesar de tu esfuerzo no avanzas y no ves frutos, es porque estás dedicando demasiado tiempo a acciones complementarias y/o distractoras. Si quiere puedes cambiarlo…

Resultados-VitalCoachingBarccelonaPhoto by Matthew Kane on Unsplash

Cómo ser más eficiente y feliz para lograr tus resultados

1- Identifica tus tipos de acciones

Para lograr los resultados que deseas, necesitas parar y pensar. Antes de actuar analiza e identifica a que tipo de acción vas a dedicar hoy tu tiempo. Hazlo, sabiendo que la clave está en seguir y revisar tu plan de acción, disfrutar de él, y de cada paso dado, sabiendo que estás realizando acciones que te acercan a tu objetivo. 

“Pregúntate si lo que estás haciendo hoy te acerca al lugar en el que quieres estar mañana.“Walt Disney.

2- Aplica la Ley de Pareto

La Ley de Pareto o del 20/80,  nos dice que el 80% de los resultados procede del 20% del esfuerzo realizado y del tiempo invertido. De modo que, si te preguntaras e identificaras cuáles son ese 20% de actividades que te generan el 80% de tus resultados, y te dedicarás a ello con vehemencia, harías más en menos tiempo, y además liberarás tiempo para ti.

Para tomar más claridad sobre tus acciones, te recomiendo, que de vez en cuando te preguntes:

“¿Si esto fuera lo único que hiciera hoy, me sentiría satisfecho de lo logrado en este día?

Si quieres, me encantará que me cuentes sobre ti, y tus experiencias vitales: ¿te sientes identificad@?, ¿te has sentido estancad@ en algún momento?, ¿qué te ayudo o hizo que lo solucionaras para salir de esa situación? 

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres, entonces…

Puedes 

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Creencias limitantes, ¿mito o realidad?

Crees que las creencias limitantes ¿son un mito o una realidad?

Las creencias son esos mensajes internos que viven en nuestra mente subconsciente, y que condicionan nuestra vida. El biólogo molecular y escritor, Joe Dispenza, nos lo cuenta magistralmente en esta entrevista: «nuestra mente crea realidad«. En ella explica los procesos mentales de creación y la importancia de conocer cuales son nuestros pensamientos más recurrentes, para lidiar favorablemente con ellos. 

creencias limitantes¿Que son las creencias?

Las creencias las creamos en base a nuestra propia experiencia e historia personal, familiar, social, cultural, etc… Las creemos como verdades absolutas, y las damos por válidas como si fueran ciertas.  Para nuestra mente lo son, y, por tanto, suelen acabar conviertiendose en nuestra profecía cumplida.

Tipos de creencias

Existen dos tipos de creencias: potenciadoras o limitantes.

Si lo piensas bien, y haces memoria, te darás cuenta de que tu visión y pensamiento acerca de ti mismo, y en relación a tus objetivos, es y ha sido de fuerza o de debilidad. En ambos casos, lo que creías, ha sido determinante para tus resultados. ¿estás de acuerdo?

Cuando creemos que podemos, se activan las creencias potenciadoras: tenemos claridad, convicción, disponemos de la fuerza, encontramos caminos, mantenemos la motivación y la alegría en el trayecto, hasta la consecución del objetivo.

Cuando nos asaltan las dudas recurrentemente, se han activado las creencias limitantes. Estas se fundamentan en el miedo, y suelen evitar que salgas de la zona de confort. Te protegen del «riesgo», evitando que descubras cosas nuevas, que experimentes y des pasos adelante. En el artículo  ¿Sabes qué son las creencias limitantes? , encontrarás una explicación más extensa sobre creencias limitantes, su origen y como cambiarlas.

Lo cierto es que tenemos 60.000 pensamientos al día. Y la mayor parte de estos, los dedicamos al mismo pensamiento que el día anterior, y este suele ser negativo. Es decir, que por lo general las personas, orientamos nuestros pensamientos a aquello que nos falta, con temor a no alcanzarlo.

Por ello, y por la importancia de nuestros pensamientos, necesitamos reflexionar sobre ellos. Abrir las miras, para comprender cuales nos ayudan y cuales tienen un efecto contrario al que se espera.

creencias limitantes

¿Son verdad las creencias? 

Tanto las creencias limitantes como las potenciadoras, se manifiestan con mensajes basados en el «todo» o la «nada». Se muestran como verdades absolutas.

Asumir una creencia es limitante, es pensar que te limita para todo. Así por ejemplo, si tu creencia limitante es: «no merezco el éxito», implica que crees no merecerlo en todo y de forma contundente. Del mismo modo, asumir una creencia potenciadora opuesta como por ejemplo: «merezco el éxito», te potencia y empodera en tu totalidad para tu éxito, en general. Por lo tanto con las que nos empoderan vamos a tope con ellas y las que nos limitan -si nos hacemos conscientes- tratamos de acabar con ellas. En ambos casos, necesitamos comprender el contexto y la forma que damos a nuestros pensamientos y creencias.

Porque la realidad es que las cosas no solo son blancas o negras. La amalgama de colores, es el recorrido a indagar como medio para trabajar las creencias y poner a trabajar los pensamientos a nuestro favor. Pues del mismo modo que de todo lo bueno podemos sacar partido, de lo que nos limita también. Tanto las creencias  potenciadoras como limitantes, contienen aprendizajes para nuestro crecimiento y mejora.

Las creencias limitantes muchas veces impiden avanzar y siempre nos alertan de nuestros miedos. Para trascenderlas, necesitamos entenderlas, comprender el contexto en el que pueden ayudarnos a reducir los riesgos de los que nos avisan, y también graduar su valoración. Nada es bueno o malo en tu totalidad, sino que puede serlo en un contexto que invita a ser reforzado, como medio para alcanzar nuestros objetivos.

De igual manera, también puede darse el caso de que una creencia que te empodera en realidad te perjudique. Por ejemplo. Creemos que somos buenos jugando a fútbol, esta creencia nos potencia y nos hace sacar lo mejor de nosotros mismos. Pero puede que esta creencia nos perjudique en ciertos aspectos, como por ejemplo, si no sabemos aceptar las críticas que nos ayudan a mejorar. La prepotencia, o las pretensiones excesivas vs recursos actuales, pueden limitar o impedir el éxito tanto o más que una creencia limitante. En ambos casos, cualquier creencia, necesita en primer lugar ser identificada y después contextualizada.

creencias limitantes

La utilidad de tus creencias

Técnicamente siempre distinguimos entre creencias limitantes y potenciadoras, pero en esta ocasión quiero que pienses en tus creencias, en función de la utilidad de la creencia, y en base a lo que quieres conseguir.

Para ello, lo primero es pensar es en las metas y objetivos que quieres lograr. Después piensa si tu creencias o creencias son útiles o no, para lograr eso que deseas.

Por ejemplo, pensar que somos buenos jugando a fútbol nos es útil para dar siempre lo máximo en el campo. Sin embargo, no es tan útil si eso nos impide aceptar consejos. Además, ¿de que nos valdría ser un gran jugador si limitamos nuestra imagen, por arrogancia?.

De modo que la creencia potenciadora: «Yo soy bueno» es extraordinaria, como también la reflexión de, además de ser bueno, estar dispuesto a mejorar, aprender, tolerar las malas jugadas y a hacer que estás sean un nuevo reto para el aprendizaje y el disfrute constante. De igual modo, una creencia limitante, además de trabajarla con diferentes herramientas por tu cuenta o en un proceso de coaching, es interesante que siempre te la cuestiones. Por ejemplo, si tu creencia limitante es: «soy malo jugando al futbol», pregúntate: «¿Soy siempre malo jugando a futbol? ¿en que momento fue diferente? ¿Que hará que sea mejor o que disfrute más jugando a futbol?. Dependiendo del objetivo y de tu vivencia respecto a él, las preguntas a formular podrían ser muchas… La cuestión no es entrar en un dialogo contigo mismo en forma de bucle, sino, muy por el contrario, hacer preguntas que te orienten a la solución de una forma simplificada y contundente.

El objetivo es crear opciones sobre una creencia, pero hay que hacerlo según la relación que tenga con un objetivo concreto. Plantéalo de forma positiva respecto a la creencia, ya que por muy poco útil que te parezcan, las creencias tienen siempre una intención positiva y un beneficio para nosotros.

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres, entonces…

Puedes 

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Coach personal Barcelona, vitalcoachingbarcelona.com

¿Sabes qué son las creencias limitantes?

Creencias limitantes  ¿Que son?

Las creencias limitantes son esos mensajes internos que viven en nuestra mente subconsciente, y que condicionan nuestra vida. ¿Qué quiere decir esto?

Pues que nuestras creencias limitantes son esa «voz en off» que todos tenemos, y que nos alertan y muchas veces impiden avanzar.

Por ejemplo, si para ciertas screencias limitantesituaciones y objetivos que nos hemos planteado alcanzar, no avanzamos, puede ocurrirnos que, por un lado tengamos el deseo y la fuerza, y por otro «algo» muy poderoso y sutil nos esté impidiendo y atrapando. Por lo general, el motivo de este bloqueo, son nuestras creencias limitantes que, lanzan sus mensajes grabados en el subconsciente y nos acechan con frases como: «no puedo», «esto será difícil para mi», etc.

Estas son algunas de nuestras creencias limitantes, y la mayoría de las veces ni siquiera las conocemos a nivel consciente, por lo que nos resulta muy difícil lidiar con ellas. Y, cuando las detectamos -y a veces, es difícil hacerlo por uno mismo- se pueden reducir y hasta hacerlas desaparecer.

Aún así, siempre tendremos alguna creencia limitante.

La diferencia entre no conocerlas conscientemente o conocerlas y tener herramientas para trabajarlas, es lo que hará que pierdan fuerza y no sean un impedimento para lograr nuestros objetivos.

Y eso eso importante lograrlo. ¿Por qué?

Porque las creencias limitantes frenan nuestro desarrollo y, de alguna manera nos complican nuestro día a día, y nuestra vida en general. 

Creencias limitantes más habituales

Algunas de las creencias limitantes generales, más habituales, son:

  • No puedo…
  • No valgo…
  • No soy suficiente bueno…
  • El éxito no es para mi…
  • Para mi es muy difícil…
  • El dinero no da la felicidad…

Por supuesto hay muchas más. La lista sería interminable, aún así, seguramente te suena alguna de ellas. Casi todos, con estas estructuras, formulamos creencias y frases que nos acompañan y repetimos continuamente a lo largo de nuestra vida.

Mi trabajo me permite continuamente identificar creencias limitantes, en lo concreto y con las personas con las que trabajo. Y quizá estas son algunas de las más frecuentes:

  • Debo hacer lo que mi jefe dice y quiere.
  • Si fracaso no me van a querer o me van a rechazar.
  • Si me echan de mi empresa no voy a conseguir otro trabajo mejor.
  • Ya soy muy mayor para encontrar otro trabajo.
  • Nunca tengo tiempo, etc.

Quizás tú también puedas identificar una u otra creencia limitante en ti o personas que forman parte tu entorno. Si es así, tengo una buena noticia: las creencias limitantes se pueden transformar.

El origen de las creencias limitantes

creencias limitantes

Las creencias limitantes son fruto de la educación y las experiencias que vamos teniendo desde que somos niños. Lo que aprendemos y experimentamos queda grabado en nuestra mente de forma subconsciente. También la interpretación que le dimos a una situación o a un mensaje recibido podemos convertirlo en una creencia limitante. Lo hacemos cuando lo damos por válido y lo convertimos así en nuestra creencia. Y entonces lo creemos como real, y en base a ello actuamos confirmando así nuestra creencia.

Yo acostumbro a decir que la distancia que nos separa del punto donde hoy estás y al que quieres llegar – tus objetivos- es un camino lleno de creencias, y que, como decía Henry Ford..

 

«Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, en ambos casos tienes razón.»

Es así, pues; tal como piensas así actúas, y es por ello que es tan importante conocer nuestros pensamientos, no sólo los conscientes, sino también los subconscientes, y concretamente nuestras creencias. En ellas tenemos el reto y también la oportunidad de vivir una vida coherente y acorde a nuestros verdaderos deseos. Pero antes, habremos de conocernos.

creencias limitantes

Cambiar creencias limitantes

Las creencias limitantes, y sus pensamientos en contra, nos condicionan, a veces distorsionando la manera en la que percibimos la realidad y condicionando nuestra forma de actuar o nuestro comportamiento. Y este es el verdadero motivo por el que no logramos lo que nos proponemos. Y para cambiar nuestras creencias limitantes, en primer lugar tendremos que identificarlas. Conocer cuales son los mensajes en contra que nos lanzamos, tanto de pensamiento como de palabra.

Una vez los tengas, escríbelos. Te sorprenderá ver cuantos son. No te asustes. Es normal, lo cierto es que cada uno de nosotros acostumbramos a ser nuestros peores enemigos. Y el hecho de reconocerlo y hacerlo visible es un primer paso muy importante.

Escoge una de las creencias que consideres te está afectando más negativamente a tu vida.

Por el momento trabaja sólo con esta, luego ya tendrás tiempo de ir a por las demás.

Escribe al lado de tu creencia limitante, tu contracreencia.

Está será tu afirmación a repetir a diario, por la mañana, durante el día y antes de dormirte, secuencialmente y durante 5 minutos cada vez. Por ejemplo, si detectaste que tu creencia limitante es: «no valgo lo suficiente», escríbelo. Luego en una pequeña hoja en blanco, que llevarás siempre contigo, escribe: «Yo  valgo» «Yo sirvo».

Y estas serán tus afirmaciones que deberás repetirte insistentemente hasta que tu mente las acepte como una verdad absoluta. Entonces, está será tu nueva creencia. Verás que te sienta bien expresarlo desde el inicio. Te generará fuerza y energía. Te sentirás muy bien. Sé persistente, pues necesitas contrastar tu creencia limitante que tanto tiempo te has dicho. Ahora no necesitarás tanto tiempo, pero si unos meses de repetición diaria, y hasta que el nuevo mensaje se inserte en tu mente subconsciente. Y ten por seguro que lo hará, pues la mente funciona por repetición, y todo lo que le dices lo cree como real. Precisamente por ello, tu mente creyó tu creencia limitante, y por el mismo motivo, ahora tienes el poder de cambiarla. En tus manos está.

Esta técnica de la afirmación contra creencia, es la más sencilla de aplicar.

Un primer paso, que te invito a practicar. Existen otras herramientas y técnicas que son muy efectivas también. Por lo general, yo acostumbro a emplear en las sesiones una combinación de varias de ellas, según sea el caso y de forma personalizada. Este es un tema al que dedico mucho tiempo, pues sin duda, es la llave maestra que abre un sinfín de puertas para lograr grandes mejoras y resultados extraordinarios. Hacerlo cambia la vida, y merece la pena…

Si quieres, entonces… PUEDES

Apuesta por TI

Te propongo conocernos en una primera «sesión de diagnóstico gratuita«, sin compromiso alguno.

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única y efectiva, en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

 

Vital-Coaching-Barcelona-GratisCoach personal Barcelona, vitalcoachingbarcelona.com