Entradas

5 cosas que hacer al empezar el día para ser más productivo y feliz

feliz

La productividad nos permite la realización de los hábitos que nos hacen felices. Es por eso que resulta tan importante ser productivos. Y ya no sólo en el ámbito laboral, sino también en el personal… porque la realización de esos hábitos nos llevará a tener una vida más alegre y feliz y, porque nos permitirá alcanzar un equilibrio a nivel mental, físico y espiritual.

Pero, ¿cómo ser productivo?, ¿qué hace la gente feliz?
Cada persona es un mundo y no todos necesitamos lo mismo, ni perseguimos los mismos objetivos… Sin embargo, sí hay hábitos coincidentes entre las personas felices.  Hoy, te propongo que practiques cinco de ellos y  que, los incorpores en tu día para ser una persona más productiva y feliz:

1- Levántate temprano

Despiértate temprano, con calma, de forma relajada y sin sobresaltos. Estira los músculos  y conecta con tu cuerpo y mente con conciencia. Dirige tus pensamientos dedicando los primeros minutos del día para ti, con tiempo suficiente y eso te ayudará a comenzar el día de la mejor manera.

2- Escoge a conciencia los primeros pensamientos del día

Quien elige los primeros pensamientos del día, cambia su vida. Tomate unos minutos antes de levantarte y escoge tus pensamientos. Crea la mejor versión de ti mismo y del  día que quieres tener y proyecte en é. Deja que te inspiren tus pensamientos orientados a lo que si quieres y motívate  para empezar el día con ilusión. Este es sin duda un chute de positividad para afrontar el día con tranquilidad y el foco puesto en lo realmente importante.

3- Sonríe

Todo es mejor con una sonrisa. Y, por supuesto, nuestro día y el de los demás también lo es, si sonreímos. Por eso, mirarnos al espejo por la mañana y sonreír es una buena práctica para sonreírnos a nosotros mismos y sonreírle a la vida. Practica esta sencilla idea y empieza el día con una sonrisa.

4- Un buen desayuno

El desayuno es la comida más importante del día. Y realmente es fundamental realizar un buen desayuno equilibrado que nos aporte los nutrientes necesarios para cargarnos de energía.
Además, una buena costumbre es sacar del momento del desayuno el periódico, el telediario, el móvil y evitar así la costumbre de leer los emails y/o echar un vistazo a las redes sociales… Escoge tus momentos y permite disfrutar plenamente de tu «momento desayuno».

5- Proactividad

Para ser productivo es necesario ser también productivo. No esperes a que tu día comience a girar, decide tú cómo quieres que empiece tu mañana y tu día. Visualiza tu día, el día que quieres tener, esto te ayudará a cumplir con los tiempos que te has marcado y sobre todo a orientarte hacía lo que si quieres… Recuerda que es la felicidad lo que nos da el éxito y está se puede incentivar cada día, si así lo decides con pequeñas acciones  de enormes resultados…

[En VIDEO] 5 cosas que hacer al empezar el día para ser más productivo y feliz

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres avanzar en el camino hacía tu felicidad

Nos vemos

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

La manera de liberarte de los errores

error

Evitar errores forma parte de ser productivo. Sin embargo, aunque nos planteamos constantemente cómo mejorar nuestra productividad, no es tan habitual trazar un plan que nos ayude a evitar ciertos errores.

Todos cometemos errores y estos pueden ser una oportunidad siempre que saquemos de ellos los aprendizajes para rectificar y mejorar . Y de eso va este post. De una técnica que te permitirá librarte de los errores utilizando estándares de trabajo.

Se trata de un ejercicio simple y muy visual. La clave consiste básicamente en especificar las acciones necesarias para desarrollar una tarea o trabajo. Te recomiendo hacerlo en dos pasos:

  1. Simplifica 
    Valora las tareas y elimina aquellas actividades que no son imprescindibles y que no aportan valor.
  2. Ordena 
    Pon orden y determina paso a paso y, por fases cada una de las actividades implicadas; de esta manera se reduce el margen de error.

Para que esto funcione hemos de utilizar herramientas simples, claras e ir directo al grano. Para lograrlo te recomiendo realizar una tabla con los pasos a seguir. Para cada uno de ellos, debes recalcar qué es lo más importante, qué no debes olvidar y por qué.

Los pasos de la tabla dependerán de tu proyecto: material, equipo, productos, etc.

El objetivo es que, a través de esta metodología, realices siempre y de la misma manera el trabajo, evitando así cometer errores. Cuando estandarizamos los procesos de trabajo, obtenemos un sinfín de ventajas: eliminamos actividades que no aportan valor con la misma calidad en el resultado, también nos permite delegar, evita dudas y entendidos, etc.

Para empezar, puedes realizar, en primer lugar los estándares más sencillos o básicos. Y a partir de ellos laborar otros más complejos. Además, esto es aplicable a cualquier actividad: todo un proyecto, la organización de un evento, la preparación de una oferta…

Apuesta por la sencillez. Cuanto más sencillo sea tu documento de partida más poder tendrá. Y ten siempre muy en cuenta que el orden, es una de las claves.
Y sobre todo ten en cuenta que a pesar de la planificación, siempre puede haber algún error, todos nos equivocamos. Y como decía al principio, en este caso la esencia esta en exprimirlos hasta sacar de ellos el aprendizaje para que no se vuelva a repetir, con metodología y también con flexibilidad para adaptarse a los nuevos aprendizajes.

 

Sigue estos consejos para tener un día productivo

día productivo

Con algunos pequeños cambios en tu vida diaria, puedes convertir tus días en días mucho más productivos, ser más eficiente y capaz de afrontar mejor los desafíos que durante el día se presentan. Te propongo que pruebes e incorpores algunos de estos en tu vida:

1. Dormir bien y lo suficiente

Es imprescindible dormir bien y durante unas 7 u 8 horas seguidas, para poder ser realmente productivo al día siguiente.

Este es probablemente el cambio más importante que debes hacer para poder encauzar tus días hacia un camino más productivo.

2. La hora del café

Muchos somos los que sin el café de la mañana no somos capaces de «arrancar». Pero lo cierto es que esta es una falsa creencia, ¡claro que somos capaces!

En lugar de tomar el café nada más levantarte, espera al menos 15 minutos, ya que el cortisol (hormona del estrés) alcanza su máximo más o menos 35-45 minutos después de despertarnos. ¿Y qué tiene esto que ver con la productividad? Pues mucho, porque significa que no precisas de la cafeína porque ya dispones de la energía natural que genera tu cuerpo.

Dosifica tus cafes, y como mucho toma dos o tres al día. Y, si quieres un consejo que yo he incorporado a mi vida, sustituye el cafe por el té. A mi me sienta mucho mejor.

3. Organízate de camino al trabajo 

A veces el tiempo que pasamos andando hasta la oficina o en el transporte, es tiempo muerto. Pero si lo aprovechamos para organizar nuestro día laboral, son muchos los beneficios que puede aportarnos. Aprovecha ese tiempo para revisar tu bandeja de correo y revisar lo que hay que hacer a lo largo del día y priorizar tareas, por ejemplo. De esta manera, al llegar a la oficina, sabrás perfectamente lo que tienes qué hacer y por dónde empezar.

4. Una vez en la oficina: prioriza

Enumera por orden de relevancia las tareas que debes realizar a lo largo del día. De esta manera podrás determinar el tiempo que debes dedicar a cada una de ellas e ir finalizando lo más importante o urgente y evitar posibles contratiempos.

5. Haz un pausa

Parar por un momento te ayudará a continuar con más energía. Y ahora sí, entre las 9:30 h y las 11:30 h, es el momento en el que empiezan a bajar los niveles de cortisol en el cuerpo… Este sí es el momento ideal para un café o un té que nos ayude a «recargar las pilas».

6. El tiempo de la comida es importante

Las prisas y obligaciones nos llevan, muchas veces, a comer mal y pronto incluso en nuestra mesa de trabajo. Craso error.
Tu cerebro y tu cuerpo precisan de un momento de desconexión. Una comida sana te ayudará además a aportar a tu cuerpo la energía necesaria para continuar en plena forma, con tu jornada de trabajo.

7. Después de comer, haz una revisión de las tareas realizadas

Echa un vistazo a tu lista de tareas por prioridades para tener en cuenta lo finalizado y lo que aún queda por hacer. Puedes dedicar incluso 5 o 10 minutos a reorganizarte.

8. Antes de salir de la oficina:

  • Organiza tu espacio de trabajo antes de irte a casa. De este modo  tendrás un orden, y al día siguiente, cuando regreses, podrás comenzar a trabajar directamente en un lugar cómodo y ordenado.

9. Antes de irte a dormir:

  • Desconecta totalmente
    Pon tu teléfono en modo «no molestar», sal a dar un paseo, disfruta de tu serie preferida, etc.
  • Prepárate para el día siguiente
    Organiza tu ropa, las cosas del trabajo que necesitarás, etc.

Si no sigues una rutina, quizá te abrume tantos cambios. Mi consejo es que comiences poco a poco. A medida que vayas viendo que esos pequeños cambios realmente dan resultado, querrás seguir implementando más.
Comienza por asegurarte de  dormir bien y lo suficiente… Tras tres días haciendo cualquier de estas acciones te permitirá adoptar otros hábitos…

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres saber en qué y cómo puedo ayudarte…

Nos vemos

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Ejercicios que nos ayudan a recuperar la concentración (y la productividad)

concentracion

¿Cuantas veces te has encontrado frente a tu mesa de trabajo o frente al ordenador divagando y de repente te has dado cuenta que ha desaparecido tu concentración? Apuesto a que son muchas veces, porque esto es algo que a todos nos ha pasado…

Cuando perdemos la concentración, irremediablemente, los niveles de productividad comienzan a descender de manera alarmante. Y esto es algo que nos puede generar algunos quebraderos de cabeza y que puede engrosar interminables listas de tareas por hacer. La buena noticia es que existen algunas prácticas que nos ayudan a romper con ese estado y contribuyen a recuperar la productividad y energías necesarias para acabar con las tareas previstas… Toma nota:

Haz ejercicio físico antes de comenzar la jornada laboral

Puede sonar a tópico, pero lo cierto es que cuando comenzamos nuestro día de trabajo debemos hacer frente a horas y horas sentados. Esto no es nada saludable, por lo que introducir una pequeña rutina de ejercicios es fundamental para estar bien.

Además, el ejercicio por las mañanas nos ayuda a activarnos, a comenzar en el trabajo con un chute extra de energía. Y después de un largo día de trabajo, el haber comenzado el día con un poco de ejercicio físico habrá contribuido a que por la noche nuestra calidad de sueño aumente, y de nuevo, indirectamente, estar contribuyendo a aumentar nuestra productividad y mejorar nuestra salud. Sí, dormir mejor nos ayuda a ser más productivos.

Comencemos por lo más complicado

Por mucho que nos guste nuestro trabajo disfrutemos con él, siempre habrá tareas más tediosas que no nos gustan hacer. En estos casos, lo mejor es quitártelas de encima lo antes posible y olvidarte de ellas, ya que si las vas retrasando, las tendrás continuamente en la cabeza y acabarán consumiendo gran parte de tu energía.

«Desconecta» mientras trabajas

Con «desconecta» me refiero  a que desactives o al menos silencies las notificaciones, evites las redes sociales mientras estás trabajando, etc. El caso es cuantas menos distracciones tengas alrededor, mejor.

Deshazte de lo sencillo tan pronto como sea posible

Existen un sinfín de tareas sencillas que debemos hacer cada día. Un buen ejemplo es revisar los emails y contestar a los mismos. Son tareas que nos toman menos de 5 minutos si las realizamos tan pronto como las podemos hacer, pero que si las vamos aplazando, acabarán robándonos mucho más tiempo.

Una correcta alimentación es fundamental

Comer bien es fundamental para que tu  cuerpo funcione correctamente. ¿Si no le pones el combustible más barato a tu coche, por qué alimentas mal tu cuerpo?

Saltarse comidas porque «hay demasiado trabajo por hacer» no es una excusa. Sin una buena alimentación, la productividad también baja.

Organiza la semana

Al final de la semana, tómate una hora para organizar la semana siguiente. Si lo haces el viernes por la tarde,  quedarás libre y desconectado totalmente para disfrutar del fin de semana. Si no puedes hacerlo el viernes, siempre puedes dedicarle en un rato durante la mañana del sábado o del domingo. Eso sí, luego olvida el trabajo hasta el lunes.

Tener la semana organizada te ayudará a comenzar la semana con más fuerza y evitar posibles contratiempos o, al menos, minimizar el impacto que podrían provocar de aparecer.

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres ponértelo fácil…

Nos vemos

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

La importancia de la productividad. Y algunos ejercicios para conseguirla

productividad
El frenético ritmo de vida que llevamos nos mantiene en constante tensión pensando en todas las tareas por cumplir en unos días que se nos hacen cada vez más cortos. Y en medio de esta vorágine, muchas veces no somos capaces de ver con claridad la importancia de contar con una buena salud mental en el trabajo.

El agotamiento es un mal demasiado común en el que a veces influyen factores que no tenemos en cuenta. La excesiva carga de trabajo o demasiadas horas de trabajo suelen ser el «diagnóstico» que hacemos a priori. Sin embargo, cuando indagamos un poquito, en muchos casos nos encontramos con que el nivel de estrés acumulado contribuye a aumentar día a día ese agotamiento; también la falta de dedicación a nosotros mismo y a nuestra salud, interviene en tanto cansancio.

Ser conscientes de ello es el primer paso. El segundo, indagar en la raíz del problema y trabajar en busca de soluciones.

Y… mientras, puedes realizar estos sencillos ejercicios que te ayudarán a mantener fresco el cerebro, gestionar el estrés y así sacarás el máximo partido a tus horas de trabajo:

♣ Silenciar las notificaciones 

Este pequeño gesto supondrá una gran mejora en la gestión de tu tiempo, y te alejará de uno de los grandes ladrones de tiempo. Empieza tu jornada de trabajo, silenciando todas las notificaciones, porque cuando te distraes con uno de esos sonidos o ventanas que forman parte de nuestra vida, te ocupará al menos 20 minutos volver a concentrarte nuevamente.

Quizá tu trabajo no te permite desconectar totalmente, pero sí puedes silenciar todo aquello que no es realmente necesario o importante.

♣ Levántate del a silla, estírate y respira un poco de aire fresco 

Estar horas y horas, día tras día en un oficina o tras una pantalla de ordenador tiene un impacto negativo en nuestra salud, no sólo física, sino también mental. Trata de levante a menudo de la silla, realizar algunos ejercicios de estiramiento y, si es posible, respira al menos durante unos minutos un poco de aire fresco…

Tras ese «break» regresarás al trabajo más fresco y con un estado mucho mejor.

♣ Mantén tu espacio de trabajo limpio y ordenado

Cuando llevamos días de un intenso trabajo, nuestra mesa o espacio de trabajo puede acabar sumido en un caos. Un poco de desorden es normal, pero si lo mantenemos, incidirá en nuestra concentración y, por lo tanto, afectará a nuestra productividad.

Recuerda que, «lo que es adentro es afuera» y que el orden o desorden es el reflejo de un estado interno, que puedes modificar con un cierto orden…

♣ Cambia de vez en cuando la ubicación física de tu trabajo 

Salir fuera nos permite desconectar por un momento, incluso disfrutar de otras cosas: la gente paseando, el olor a café en una cafetería, el tomar unos rayos de sol.
Si tu trabajo te lo permite, prueba a continuar tu jornada desde una cafetería, un parque o cualquier otro lugar… cambiar de aires te ayudará a despejar tu mente y trabajar más fresco.

Prueba a llevar a la práctica estas soluciones que, aunque sencillas, te aseguro que son muy efectivas. Y luego, me encantará conocer tu opinión y experiencia, así que te invito a que me comentes cómo te ha ido…

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres lograr tus objetivos

Nos vemos

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

La importancia del feedback dentro las empresas

feedback

La comunicación es, sin duda, uno de las aptitudes más importantes en un trabajador o profesional. Y en cualquier organización es de vital importancia que exista una comunicación directa entre las diferentes personas que trabajan en ella para que las relaciones y y también el rendimiento, se produzcan de la manera más efectiva. Sobre comunicación, y más concretamente comunicación ascendente y descendente dentro de la empresa y de los diferentes tipos de feedback y su importancia, hablaré a continuación…

Comunicación descendente

La llamada comunicación descendente es la que se realiza para enviar mensajes de los superiores a los subordinados. Y el principal objetivo de esta comunicación es proporcionar la información e instrucciones suficientes para un correcto desarrollo de las actividades y el trabajo.

Quizá la comunicación descendente más común es la que va dirigida a los empleados. Sin embargo, es también muy importante y necesaria la comunicación que se realiza desde la dirección de las empresas hacia los gerentes de la misma.

Existe dentro de la comunicación descendente, la llamada ‘trampa de la actividad‘. Es cuando se cambia cambia el énfasis hacia el objetivo por la ejecución. Ocurre con frecuencia que el personal realiza actividades que en su momento tenían un objetivo claro y definido, pero con el tiempo no han sido reconsiderados o redefinidos y se trabaja sin tener claro hacia dónde van encaminadas las actividades que realizan.
A este respecto es fundamental que se revisen con frecuencia las metas, los planes de trabajo y, por supuesto, los objetivos. Y además es necesario que esas revisiones se comuniquen de manera efectiva a los empleados desde la gerencia.

Son más frecuentes de lo que parecen los casos en los que, a pesar de que desde la gerencia se considera que comprenden las necesidades de comunicación del personal, los empleados no consideran lo mismo.
Es por ello que mantenerse en una escucha activa y mostrar continuo interés por las opiniones e impresiones de los trabajadores, resulta tan importante, en pro de una mayor eficacia en el desempeño de las actividades y también para que las precauciones sean las adecuadas en cada momento.
Ofrecer de forma clara las instrucciones de trabajo a los empleados; retroalimentar el desempeño; y hacer que los mensajes lleguen en forma de noticias, a modo de nueva información en el momento adecuado. Estas son las claves para generar confianza y crear un ambiente de trabajo favorable que contribuya al correcto desempeño de cada una de las personas que componen el equipo.

Comunicación ascendente

En este caso, se trata de la comunicación que se realiza desde los subordinados hacia los superiores. Y el principal objetivo de ella es convertirse en un canal a través del que la administración de la empresa conozca y sea consciente de las opiniones e impresiones de los trabajadores; hecho que aporta una gran información acerca del clima organizacional.

Es tan importante como la anterior por muchos motivos, algunos de ellos son:

Ofrece, como decía, una valiosa información sobre el clima organizacional de la compañía. Además permite enfrentarse a quejas o problemas de baja productividad antes de que estos se conviertan en algo serio que afecte gravemente a la compañía.

Por otro lado, este tipo de comunicación permite a los empleados no sólo adoptar un papel activo en la toma de de determinadas decisiones, sino también aportar ideas que pueden ser de gran ayuda en determinadas ocasiones o proyectos.

Una buena comunicación ascendente ayuda a evitar tensiones y dificultades, ya que el hecho de que los empleados sientan que se les toma en cuenta, favorece la creación de un buen ambiente laboral.

En definitiva, la comunicación es la vía para crear un ambiente distendido y agradable que influya de manera positiva en la ejecución de las diferentes actividades a desempeñar y también en las decisiones.
Una buena comunicación, tanto de los superiores hacia los empleados, como al revés, favorece la creatividad, la aportación de ideas, la motivación… Y todo ello se verá reflejado en la productividad y el logro de los objetivos.

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres saber en qué y cómo puedo ayudarte…

Nos vemos

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.