Cómo enfrentar los nuevos retos en septiembre

¿No has tenido la sensación de que tu vida comienza de cero cuando llega Septiembre?
Desde que somos pequeños hemos asociamos que el mes de septiembre es el mes en el que
«comienza el año» y esto se debe a que contamos los años como curso escolar, ya que es el
punto de inflexión en nuestras vidas cuando somos niños. Hoy, me gustaría hablaros de cómo enfrentar los nuevos retos en septiembre…

retos septiembreComo todos sabemos, porque todos lo hemos sido —aunque a veces se nos olvide—, cuando
somos niños todo lo vivimos magnificado. ¡Es tan importante pasar de curso!,  ya que es la recompensa a todo un año de esfuerzo; vemos de nuevo a los compañeros que hace tiempo que no vemos ni sabemos unos de otros, ya que el verano daba para tantas aventuras que se nos hacía eterno; vemos como nos vamos haciendo mayores…

Pues cuando somos adultos, aunque ahora contemos los años según las navidades que
pasamos, los nuevos propósitos, los reales, no los que digo en Enero que voy cumplir… nos los hacemos en septiembre.

Hemos tenido, muchos, nuestro mes de vacaciones. Y en septiembre volvemos a la rutina, la vuelta al trabajo, la vuelta al cole, la vuelta a los atascos y a los abrigos. Es el mes en el que hacemos un cambio de chip, nos proponemos nuevas metas y nuevos hábitos.

Cómo enfrentar los nuevos retos en septiembre

Estos retos hay que afrontarlos de manera un poco casual, para que no te estreses.

Cuando ves que no puedes llegar a lo que te has fijado, dedícate tiempo a ti mismo, haz deporte, ve al cine, lee, despeja tu mente de todo aquello que sea trabajo y obligaciones … Verás cómo, poco a
poco, tu mente se liberará he irá optimizando y rindiendo en todos los aspectos de tu vida.

Recuerda que cuando un@ se cae, la única opción es ir hacia arriba. Con la actitud idónea
cumplirás con todas las metas que te propongas e incluso más…

Espero que pases un feliz Septiembre llenándote de retos y la motivación e ilusión para alcanzarlos. Recuerda que una mente positiva te puede llevar a lo más alto.
Uno de mis retos este septiembre es que mis posts y paso por aquí, te siga ayudando a conseguir todos tus objetivos.
Un abrazo.

Beatriz

Madrugar no es sinónimo de productividad

En los últimos tiempos me he encontrado con una tendencia de la que me gustaría hablaros hoy. Me refiero a la ligereza con la que muchos aconsejan irse a la cama pronto y madrugar para ser más productivos. Lo cierto es que madrugar no siempre es sinónimo de productividad.

productividadEsta es una creencia y un consejo que muchas personas dan, sin embargo es interesante tomarse el tiempo para «parar y pensar», sabiendo que esta creencia, como muchas otras, debemos cogerla con pinzas. Porque existen muchos detalles y condicionantes a tener en cuenta: la cultura, la tendencia, los ritmos biológicos de cada uno, etc. Veámoslo…

El ritmo circadiano

Seguramente has escuchado alguna vez que todas las personas poseemos un reloj interno que regula nuestra fisiología y metabolismo. Y es así. Este reloj ubicado en nuestro cerebro genera nuestros ritmos circadianos. Los ritmos circadianos son cambios físicos, mentales y conductuales que siguen un ciclo aproximado de 24 horas y que responden, principalmente, a la luz y la oscuridad en el ambiente de un organismo.

Por ejemplo, el famoso «jet lag«, que es un fenómeno qué se produce en nuestro organismo, cuando hacemos un viaje largo en avión, y genera una alteración del ritmo circadiano. Y esto es así porque, nuestro reloj interno sigue sincronizando con el lugar de salida y, necesita un tiempo para adaptarse al nuevo horario del país o lugar de llegada.

Aunque aproximadamente hablamos de este ciclo de 24 horas, cada persona tiene su propio ritmo circardiaco, que responde a su cronotipo dominante. Conócelos.

Madrugar Productividad Vital Coaching Barcelona

Cronotipos.

Por Cronotipo se entienden las variaciones de los ritmos circadianos endógenos. Y como te comentaba anteriormente, un ritmo circadiano se refiere a un ciclo fisiológico subyacente de 24 horas.  En base a ellos, las investigaciones diferencian entre tres tipos de personas, según sus diferentes variaciones rítmicas, en relación al estado de sueño y vigilia, en el que cada persona alcanza sus estados de alerta. Estos tres tipos de personas son:

1- Alondras

Se trata de las personas que rinden más y mejor por la mañana. Les gusta levantarse temprano, siendo muy activos a primera hora, y según pasa el día se van encontrando más cansado e incluso de peor humor.

Estas personas, llamadas también «matutinas», se caracterizan por ser responsables, realistas y racionales. Se acuestan pronto y se duermen rápido. Y, según diversos estudios se calcula que pueden ser alrededor de un 10% de la población.

2- Búhos

Son el tipo de persona que rinde más por la tarde o por la noche. Les cuesta despertar, tardan tiempo en activarse, y es a medida que avanza el día cuando llegan a su mejor momento.

Estas personas llamadas también «intermedias»,  suelen ser personas que pueden ser impulsivos y extravertidos, prefieren datos abstractos y simbólicos, además son emocionales y divertidos.  Y, según estudios científicos a este grupo pertenece el 20% de la población.

3- Colibrís

Los colibrís están a mitad de camino de las dos anteriores.

Son las personas también llamadas «vespertinas», y sorprendentemente, se calcula que son alrededor del 70% de la población.

Madrugar Vital Coaching Barcelona

Madrugar no siempre es sinónimo de productividad

Sí tenemos en cuenta las diferencias entre tipos de personas y cronotipos, podemos concluir que madrugar no nos hace necesariamente más productivo a todos por igual, sino que depende de cada persona y de su propio ciclo biológico.

Por ello, y afectos de ser más productivos y disfrutar más de nuestra vida, necesitamos conocer cual es nuestro mejor momento para realizar las actividades que requieren mayor concentración y visión estratégica. En general el momento indicado para ellas, son las primeras horas del día, pues es cuando uno está más fresco. Aún así, sólo tu sabrás cuando es tu mejor momento, en función de tu propia identificación y según sea tu cronotipo: alondra o matutino, búho o intermedio y/o colibrí o vespertino.

Y dicho todo esto, me gustaría subrayar con este artículo, que no es que esté a favor de los dormilones, sino que debemos tener cuidado con las modas y creencias que damos por válidas, sabiendo que, buscar en la inmensa gama de grises el adecuado, y el que a cada uno nos funciona mejor, es la clave. Y es que, sencillamente, no todos los sistemas de productividad son válidos para todos; del mismo modo que tampoco podemos dar por válido cualquier consejo genérico, sin antes de comprobar que realmente nos funciona a nosotros mismos.

Y tú, en que grupo estás: ¿eres Alondra, Búho, o Colibrí? 

Vital-Coaching-Barcelona-Gratis

 

 

Si quieres alcanzar tus metas 

Te propongo conocernos en una primera «sesión de diagnóstico gratuita«, sin compromiso alguno.

 Para que conozcas de lo que eres capaz

Apuesta por TI

Si quieres, entonces… PUEDES

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única y efectiva, en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Coach personal Barcelona, vitalcoachingbarcelona.com 

Confiar en los demás: ¿qué nos hace confiar?

¿Te has preguntado alguna vez qué es lo que nos hace confiar en los demás? Incluso, es posible que alguna vez hayas pensado si la confianza es algo que se puede recuperar… En realidad mantenemos o retiramos nuestra confianza a las personas de forma instintiva, pero, ¿qué factores inciden para que esto ocurra?

De todo esto quiero hablaros en el post de hoy…

¿Qué nos hace confiar en los demás?

confiar en los demásPara empezar, nuestra confianza se produce impulsada por vínculos que establecemos desde que somos muy pequeños.

Todo comienza con nuestra relación de niños con nuestros padres, en ese momento en el que dependemos completamente de ellos.
Si esa relación es inestable, existen muchas probabilidades de que en el futuro nos cueste confiar en los demás. Por el contrario, si la relación fue positiva tendremos más probabilidades de desarrollar mayor confianza hacia otras personas.

Ahora bien, esta relación de mayor o menor confianza en el entorno familiar de origen donde uno crece, no determina de manera tajante nuestra capacidad de confiar. Lo cierto es que mientras crecemos y nos desarrollamos, tenemos también la posibilidad de modificar nuestra estructura de pensamiento. Lo hacemos en base a nuevas experiencias, al resultado de sus aprendizajes, y también es posible hacerlo con ayuda experta profesional. En este sentido, un proceso de coaching sistémico en Vital Coaching Barcelona, es una excelente forma de avanzar de forma extraordinaria, y muy efectiva, y en muy pocas sesiones.

Confiar-en-los-demás-Vital-Coaching-Barcelona

La importancia de la auto confianza

Y, ¿como lograr no equivocarme si confío en otras personas?. La respuesta es; para confiar con ciertas garantías, primero tendrás que confiar en ti mismo.

La auto confianza trae múltiples ventajas para nuestras vidas, ya que si logramos tener un gran nivel de confianza en nosotros mismos podremos conseguir el éxito más fácilmente. Por el contrario, si tenemos falta de confianza e inseguridad, no estaremos satisfechos con nosotros mismos, seremos más propensos a generar situaciones negativas tanto para nosotros, como para los que nos rodean. Esto funciona así, porque es bien sabido que la falta de confianza genera insatisfacción, tristeza e incluso estados de depresión debidos a la falta de valoración hacía uno mismo. Además una baja auto confianza genera también retraimiento y dificultades para relacionarse y, a nivel de pareja puede provocar sentimientos negativos y dificultades en la comunicación que impidan prosperar o disfrutar de una buena relación. También a nivel profesional, la falta de confianza puede crear dificultades para conseguir, mantener o progresar en el trabajo.

La confianza empieza por uno mismo

Así pues, la autoconfianza, o la confianza en uno mismo, es esencial para generar relaciones de confianza con los demás. Esta es una relación bidireccional, ya que es precisamente esa confianza hacía ti mismo, la que te permitirá confiar en los demás, y a su vez a que ellos confíen en ti. Si lo piensas bien, es así. ¿Confiarías en alguien que no confía en sí mismo?, y ¿en alguien que no confía en ti?- Hazte la pregunta al revés: ¿Confías en quien confía en ti? Será más fácil ¿no crees?. Tu propia confianza te facilitará la vida, tus relaciones y r