Entradas

Suelta la exigencia, toma la excelencia

¿Qué es la exigencia?

Exigencia-VitalCoachingBarcelona_Felicidad-TendencialLa exigencia es el miedo a la imperfección, a no estar a la altura. Ese miedo, puede ser un aliciente para lograr nuestros objetivos, pero en exceso puede generar bloqueos que nos conduzcan a una perdida de eficacia, inspiración, alegría y entusiasmo. En estos casos, lo que suele pasar es que en vez de tener resultados satisfactorios, se vive en permanente estado de frustración sin materializar lo que tanto se desea y no se llega a alcanzar. Esta es una dificultad muy común para un gran número de personas.

La sociedad se muestra urgente, y entre nuestras prisas nos perdemos, a veces con grandes objetivos sin desglosarlos, o siendo estos muy dispersos (falta de definición y concreción). Por añadidura, la urgencia, muchas veces, trata de subsanar estas dificultades, acrecentándolas.

Imagen cortesía de https://www.taringa.net, todos los derechos reservados

La exigencia persigue la felicidad, sin embargo nos la aleja y dificulta su encuentro.

Nos ocurre a menudo, a mí personalmente me ha pasado en un sinfín de ocasiones, y de hecho aún debo estar vigilante para gestionar mi exigencia, con cautela y conciencia. Lo observo también en la mayoría de las personas con quienes trabajo y acompaño en sus procesos de coahing.  Muchas veces, además la exigencia crea en las personas una necesidad cada vez mayor de tener todas la situaciones bajo control. Como esto es prácticamente imposible, los resultados adversos del control sólo generarán más ansiedad, estrés y frustración.

6 pasos para transformar la exigencia en excelencia

Hace ya un tiempo, te hable de la Autoexigencia y estrategias para soltarla. Si quieres, te invito ahora a complementar la lectura de este artículo con este ya publicado, , que contiene estrategias para soltar la autoexigencia.  «Autoexigencia: ¡Suéltala! 

En esta ocasión daré un paso más, para que transformes la exigencia en excelencia.

Muchas veces se habla, en diferentes entornos sobre exigencia y excelencia. Estos dos conceptos, que suelen estar aparejados, son en realidad muy diferentes. Cuando se habla de exigencia se busca la perfección, mientras que en el caso de la excelencia, lo que se pretende es hacer lo que se hace lo mejor posible. Con los 6 pasos y 8 claves, tendrás pautas para transformar la exigencia en excelencia:

1- Toma conciencia de tu exigencia

Con frecuencia escuchamos la palabra exigencia en frases del tipo: “soy muy exigente conmigo mismo”. En ocasiones se pronuncia esta frase con un cierto orgullo, especialmente cuando la persona cree que este es uno de sus puntos fuertes. Puede que sea así, si bien debemos medir bien ese grado de exigencia, antes de entrar en valoraciones. Un exceso de exigencia lo convertirá en un punto débil y de mejora, y no en uno fuerte. Entonces será muy importante revisarlo y gestionarlo positivamente, como medio para el logro eficiente  y exitoso de cualquier objetivo.

¿Qué hacer? 

Para valorar tu nivel de exigencia, deberás previamente ser perceptivo, y darte cuenta de si tu grado de exigencia es un inconveniente o una ventaja para ti. Lo sabrás por los resultados que obtienes en tu vida. Te pido que no lo midas sólo por tus logros a los ojos del mundo. Es decir, si eres el número uno en ventas en tu empresa pero tienes taquicardias, no deberías considerarlo un éxito, al menos no en un sentido integral de vida.

Estaremos de acuerdo en que el éxito implica alcanzar nuestras metas en un equilibrio de vida, y en sus diferentes facetas. Para calibrarlo, te doy dos ideas:

  • Idea 1: Puedes pensar o preguntar a otras personas si desearían cambiarse por ti. Yo lo hago con mis clientes, y nos funciona. Cuando me quiero cambiar por ellos, entonces sí, vamos bien…
  • Idea 2: Si te juzgas más duramente de lo que lo harías con la persona que más quieres en el mundo -en tus mismas circunstancias-, entonces tienes un alto nivel de exigencia.

2- Acepta y transforma tu imperfección 

La exigencia busca la perfección, que realmente no existe. Es así, y debes tener muy presente que la perfección no está al alcance del ser humano, es mas; a la exigencia ni se la desea, ni se la espera. ¿Conoces a alguien perfecto? Yo no, y honestamente si existiera no sé si desaria conocerlo, probablemente le faltaría empatía, y tal vez también humanidad. Y es que… nuestras imperfecciones nos acercan y nos permiten ponernos en la piel del otro, comprenderlo y amarlo «tal como es». Cuando lo hacemos, también lo hacemos con nosotros mismos.

En realidad aprendemos de nuestras imperfecciones, también a superarlas en el camino de nuestra vida. Yo creo además, que cuando estemos para «cumlaude» ya no estaremos aquí, sino en otro plano. Nos vemos ahí, pero de momento, seguimos aquí, gestionando nuestras imperfecciones, del mejor modo que sabemos, y a ser posible, disfrutando tanto como sea posible a cada paso dado. Para mí, este es el reto, y también la gran oportunidad que la vida nos brinda.

Si deseamos aprender de nuestras imperfecciones, necesitaremos antes aceptar y comprender que en nuestra imperfección, somos perfectos. No significa esto que te resignes, tampoco que no debas cambiar ni mejorar, sino que se trata de aceptarte así; «tal como eres». Este es el punto de partida para el cambio, sin resistencias y con opciones reales de éxito, felicidad y bienestar; un requisito indispensable para lograr tus metas.

¿Qué hacer?

  • Abraza tu sombra: Decía Carl Jung: ‘Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma.’ y al ejercicio de aceptación del ser le llamó  «abrazar la sombra»  Abrazar la sombra significa reconocer y aceptar nuestro lado oscuro: sentimientos de envidia, dolor, frustración, rechazo, ira, etc… Cuando miras de frente a tus miedos estas conectando con el amor de todo su ser, en él habita la luz y también la oscuridad; son nuestras luces y sombras. No se trata de que te identifiques con tu sombra, sino que la aceptes como parte de tu ser. Vencerás así las resistencias que te atan, y transformarás tus dificultades en fuerza para tu vida.

Para ello, te recomiendo que te mires al espejo, y una vez identificada tu sombra, te repitas esta frase, hasta que sientas amor por todo tu ser:

«Aunque siento miedo/ira/dolor/impotencia/rencor,… me acepto total y completamente»

  • Gestiona tu dialogo interno: Otra forma muy fácil y efectiva de gestionar tu mente y dejar atrás su habitual auto boicot contra el corazón, es practicar la gestión del dialogo interno.

En este artículo te explico como hacerlo: Gestión del diálogo interno.

VitalCoachingBarcelona-Exigencia-Excelencia
Photo by Jeremy Bishop on Unsplash

3- Transforma tus limitaciones

La exigencia, esconde muchos matices, también muchos motivos subconscientes, a los que llamo «hilos invisibles». Muchas personas dicen que solo con mucho esfuerzo se pueden lograr resultados. Otras dicen que si se exigen mucho, entonces tendrán el éxito y el reconocimiento que tanto ansían. Así serán «importantes». Me pregunto importantes ¿para quién? Digo esto, porque este es otro hilo del que tirar, y tiene que ver con nuestros orígenes familiares. Muchas veces, la importancia y reconocimiento que se desea y pretende, es un intento por lograr lo que no se obtuvo de los padres. Eso también, en muchas ocasiones conviene revisarlo. Al hacerlo, nos liberamos.

Sea como sea, e independientemente del origen, hablamos de creencias limitantes Estas viven en nuestra mente como una verdad absoluta y, siempre se acaban materializando. ¿Son ciertas? Personalmente, creo firmemente en el principio de «acción –> reacción», y, por tanto en el caso del esfuerzo creo que las cosas no llegan si previamente no ha habido una siembra. Ahora bien, ¿Qué sembramos? Puede ser; esfuerzo extremo en exigencia y urgencia, o un esfuerzo medido y eficiente. Cuando pasas del primero al segundo, los resultados son sorprendentes.

¿Qué hacer?

  • Transforma tus creencias limitantes: Para transformar «algo», primero debes saber de qué se trata. Y puesto que las creencias limitantes no siempre se conocen a nivel consciente, necesitamos estar atentos a nuestros pensamientos.

Obsérvate por un momento ¿que te dices a ti mismo? ¿crees que tus pensamientos son favorables o desfavorables para tu vida, felicidad y la consecución de tus objetivos? Lo más probable es que no te ayude. Así funciona nuestra mente, y si quieres hacer algo diferente, necesitarás trabajar para transformar tus creencias limitantes en potenciadoras. En este artículo, te explico como hacerlo: ¿Sabes que son las creencias limitantes?

  • Actúa: Para hacerlo antes requieres organización, claridad, acciones planificadas y una cierta estrategia.

Para realizarlo paso a paso, te recomiendo la lectura de mi libro FELICIDAD TENDENCIALConéctate y potencia tu vida.   

También puedes leer este artículo ¿Cómo crear la actitud del éxito? 

Beatriz-Palá-Calvo-exigencia-excelencia
Photo by Kalen Emsley on Unsplash

5- ¿Hablamos de excelencia?

Las personas que buscan la excelencia, viven cada experiencia y cada tropiezo no como un fracaso, sino como el germen de un nuevo aprendizaje. Su motivación está siempre activada, y aunque pueden ser precavidos, no tienen miedo a experimentar porque saben que son capaces de reponerse con facilidad. En este sentido, se convierten en ágiles deportistas de la vida; saben moverse a buen ritmo y también levantarse de las caídas. Debido a su práctica, tienen entrenado el músculo de la confianza. Es por ello, que las personas que están orientadas a la excelencia suelen ser más creativas, pues buscan siempre mejorar y están abiertas a la inspiración y al cambio. Suelen ser además, personas comprometidas que buscan hacer lo mejor posible dentro de las opciones que se les presentan en cada momento de la vida.

¿Qué hacer?

  • Conoce tu punto de equilibrio: Para alcanzar ir hacía la excelencia, se requiere buscar el punto de equilibrio que te permita dar lo mejor de ti mismo, sin caer en la frustración de la exigencia en su búsqueda por la inalcanzable perfección.
  • Supera los miedos que boicotean tus miedos: Concreta, planifica, persiste y crea nuevos hábitos.

En este artículo, te cuento como hacerlo: Causas que te boicotean e impiden cumplir tus sueños

  • Se flexible
VitalCoachingBarcelona-Exigencia-ExcelenciaPhoto by Fezbot2000 on Unsplash

6- Practicando la flexibilidad

Para soltar tu exigencia y transformarla en excelencia, debes practicar la flexibilidad, sabiendo que nada es blanco o negro, sino que existen una amplia amalgama de colores, con muchos ángulos y visiones sobre un mismo asunto. Toda situación tiene la interpretación de la mirada de quien lo ve, y eso tiene que ver con nuestras creencias. Estas son la realidad subjetiva que cada uno de nosotros damos por valida, y a lo que la PNL (Programación Neuro-lingüística) llamo mapa, expresándolo con una de sus máximas premisas: «el mapa no es el territorio». Entendemos por «mapa» nuestra interpretación personal de una amplia realidad, tan infinita como lo es el universo y sus infinitas variantes y posibilidades- el «territorio».

Es por ello, y con esta comprensión, por lo que sabemos que la práctica de la flexibilidad en los diferentes entornos de nuestra vida, activa nuestra creatividad, mejora las relaciones y nos convierte en personas más despiertas, audaces y entrenadas mentalmente para el cambio. Nos sentimos entonces más fuertes, seguros y confiados, y por tanto con mayor capacidad para crecer personal y profesionalmente. Como profesionales flexibles, tenemos más capacidad para delegar, trabajar en equipo, cohesionarlos, alcanzar y superar metas de una forma mucho más eficiente y feliz.

¿Qué hacer?

  • Ejercicios para potenciar tu flexibilidad: Prueba a hacer una cosa diferente cada día.

Por ejemplo, cámbiate el reloj de mano, vuelve a casa por un lugar diferente, prueba un plato de comida nuevo, saluda o habla con una persona nueva, etc… Pequeñas micro acciones contribuyen en tu vida, generando grandes cambios en otros ámbitos. Pruébalo.

  • Ponte en el lugar del otro: Imagina cómo te sentirías si hubieras vivido la vida de una persona que conoces: sus orígenes familiares, historia de vida, circunstancias, contexto, etc… Hazlo, imaginando que es la persona que más quieres en el mundo.

Empatiza con esa persona, luego admira lo positivo que tiene, valora sus méritos y conecta con los dos lados de su ser; el de la luz, y también el de la oscuridad. Estarás haciendo lo mismo contigo, integrar lo que eres con la buena mirada del amor que une y fortalece.

Y, si quieres puedes leer este articulo: Como desarrollar la empatía en tres sencillos pasos

8 claves para la excelencia

  1. Deja de competir con los otros. La mejor y única competencia positiva, es con uno mismo, y cada día es una oportunidad para superarte.
  2. Oriéntate a hacer lo mejor que sabes en cada momento.
  3. Evalúa tus avances respecto a tus objetivos.
  4. Felicítate por tus logros y celebra tus éxitos, hazlo mientras disfrutas de tu camino hacia la excelencia. Te dará fuerza, energía y mucha motivación.
  5. Activa tu flexibilidad, revisando tus objetivos y plan de acción con propuestas pro activas que motiven tu excelencia. Anticípate y atrévete a experimentar con tus decisiones. Eso sí, te recomiendo que lo hagas así, siempre y cuando no suponga un riesgo mucho mayor del que puedes o estas dispuesto a asumir.
  6. Plantéate retos estimulantes y que te apasionen realmente.
  7. Da seguimiento a tu excelencia; midiendo, calibrando y equilibrando tus esfuerzos acordes a tu nivel de excelencia óptimo. Si detectas que estás próximo a la exigencia, date un respiro para «parar y pensar» En ese caso, necesitarás invertir un poco de tu tiempo para así obtener mucha rentabilidad, eficiencia y felicidad.
  8. Y por último, si de verdad quieres transitar el camino hacía la excelencia, es imprescindible que te conozcas. Solo desde el auto conocimiento consciente, comprendiéndote, acogiéndote y amándote, podrás soltar la  niveles exigencia para abrazar así la excelencia: tu excelencia.

¡ Merece la pena !

Si quieres, entonces…PUEDES

Beatriz PaláSi quieres trabajar de forma personalizada
Nos vemos
Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de felicidad…

“Si buscas resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo»  Albert Einstein

¿Cómo mejorar la autoestima?

La autoestima es el conjunto de percepciones, juicios, imágenes, pensamientos y afectos que las personas tenemos sobre nosotras mismas. En base a ellas construimos nuestra propia imagen y concepto de quienes somos.

Origen de la Autoestima

La personalidad se conforma de los 0 a los 7 años. En ese periodo de nuestra vida crecemos, aprendemos, nos descubrimos y conocemos a nosotros mismos. Lo hacemos en interacción con nuestros entornos de referencia, siendo el más importante la familia.  En ella aprendemos a relacionarnos y también nos nutrimos de su opinión sobre la vida, sus circunstancias y acerca de nosotros mismos. Tomamos así de nuestros padres o cuidadores, sus mensajes de aliento y/o desaliento. Si el entorno es favorable y tiene un un buen concepto de sí mismo será más proclive a potenciar positivamente el de sus personas cercanas, alentándolas a su crecimiento con confianza, autonomía y capacidad de superación. Lo contrario también ocurre. De modo que, ese niño o niña toma de sus padres y de su entorno de referencia, su propio concepto de sí mismo: su autoestima. Luego, y a lo largo de la vida, la persona adulta vivirá nuevas experiencias con las que se irá forjando la imagen de sí misma. En este proceso y recorrido de vida, la conciencia y la actitud que adoptemos serán fundamentales para cambiar patrones de pensamiento y mejorar la autoestima. Si de verdad quieres, siempre es posible y merece la pena…

Mejorar-Autoestima-VitalCoachingBarcelonaAutoestima baja

La autoestima baja se caracteriza por la falta de fuerza y confianza en uno mismo, en sus capacidades y posibilidades para alcanzar sus metas y objetivos. Pero ¿por qué tenemos la autoestima baja?

A veces puede parecer que tengamos una baja auto estima selectiva, es decir que únicamente se refleje en ciertos aspectos de la vida, cómo, por ejemplo; el amor, el trabajo, el dinero, las relaciones, defender una opinión –asertividad-, etc… Otras veces, la baja auto estima se manifiesta de forma general y en todos los ámbitos de la vida. En este caso, será más severa y generará un mayor conflicto y dolor a la persona.

Sea como sea, una autoestima baja es fruto de un mal concepto de ti mismo. Si te detienes por un momento, podrás observar que es así. ¿Que te dices a ti mismo?. Veámoslo con más detalle…

Características de las personas con Autoestima baja

1- Se hablan mal a sí mismas

Si pudiéramos realizar una auditoría de nuestros pensamientos diarios, nos daríamos cuenta de que nos tratamos muy mal. De hecho, es así, se sabe que tenemos 60.000 pensamientos al día, y que el 90% son iguales que los del día anterior y negativos. Las personas con baja autoestima son todavía más voraces y duros en la negatividad de sus pensamientos. Por ejemplo, acostumbran a decirse a sí mismo frases como esta: “no sirvo”, “no soy suficiente bueno”, “para mí es difícil”, “nunca me sale bien”, etc.

2- Critican a los demás

Las personas con baja auto estima acostumbran a prestar mucha atención a los defectos ajenos. Esto no se hace por maldad, sino que es un intento de la mente subconsciente que pretende sentirse mejor respecto a los demás. Criticar a otro es la forma que encuentra la mente de sentirse válido, pero ojo, porque el resultado sería algo así como tratar de despegarse las pulgas, rascando. El efecto es precisamente contrario, el picor, como la crítica, pica con más intensidad cuanto más insistes en ella.

3- Echan la culpa a los demás

Las personas con baja autoestima acostumbran a culpar a otras personas de sus desgracias. Esta es una forma de no tomar responsabilidad de sus acciones. Lo hacen, de forma subconsciente, porque en lo profundo de ellas creen no tener el poder ni la capacidad de cambiar sus circunstancias y dirigir sus vidas. Sin darse cuenta conceden el poder a los demás haciéndose víctimas de ellos, de sus opiniones y acciones.

4- Suelen ser dependientes y exigentes

En lo profundo de su corazón desean el reconocimiento externo de otras personas, porque no tienen el suyo propio. Para lograr el halago ajeno pueden llegar a ser muy serviciales, generosos y hasta excesivos. Si no reciben tanto como creen que dan, se sentirán injustamente tratados y tratarán de exigirlo en forma de enfado o reproches, cosa que dificultará la relación y afectará aún más a su baja autoestima.

Autoestima alta

Las personas con una autoestima alta aprecian sus cualidades, valores y méritos. En definitiva, se conocen bien, y aunque saben que tienen aspectos de mejora y retos por alcanzar, se sienten satisfechas por lo ya alcanzado y por ser como son. Estas personas se quieren a sí misma, se sienten motivadas y confiadas con su vida.

VitalCoachingBarcelona-Mejorar-AutoestimaCaracterísticas de las personas con Autoestima alta

  • Tienen un alto auto concepto de sí mismas.
  • Saben lo que quieren y cómo conseguirlo.
  • No se comparan con los demás, sino que lo hacen con ellos mismos y tratan de superarse a sí mismos cada día.
  • Confían en sus fortalezas y están comprometidos en la mejora de sus puntos débiles.
  • Reconocen sus logros y los celebran.
  • Donde otros ven problemas, ellos ven oportunidades.
  • Se dedican tiempo libre para sus actividades de ocio.
  • Practican, en su día a día actitudes positivas.
  • Tienen una alta capacidad de resiliencia.

♣ Beneficios de una Autoestima alta

1- Favorece las relaciones personales, familiares y profesionales

Las personas que se sienten bien con ellas mismas, resultan más atractivas, pues de forma natural e instintiva las otras personas desean estar cerca de ellas.

2- Mejora la gestión emocional

Las personas que se quieren, se respetan a sí mismas tal y como son. No necesitan demostrar a los demás su valía de forma persistentemente. Para ellos su propio concepto de sí mismos es suficiente.

3- Mayores logros

La confianza es esencial para lograr las metas que nos proponemos. Con una auto estima alta, aunque en ocasiones haya que superar retos y obstáculos, siempre encontraremos la fuerza para prevalecer y persistir hasta lograrlo.

4- Mayor felicidad

La felicidad tiene su origen en nuestra mente. Si te fijas bien lo observarás. Harvard también lo corroboró, y Shawn Achor lo expresaba así en su libro: La felicidad como ventaja: “ No es el éxito lo que nos hace felices, sino que es la felicidad la que conduce a el éxito”

¿Cuál es tu nivel de Autoestima?

Para saber si tienes una baja o alta autoestima, respóndete a las siguientes preguntas por escrito:

  • ¿Qué piensas de ti mismo? Escribe 5 adjetivos que te definan.
  • Del 0 al 10, ¿Cómo te sientes contigo mismo?
  • ¿Qué cosas te faltan para llegar a una puntuación 10?
  • ¿Qué cualidades te gustaría tener para llegar a una puntuación 10? Escribe 5 adjetivos, que no tengas hoy y que te gustaría tener.

Reflexiona tus respuestas, y date cuenta de que el motivo de una baja o alta autoestima, es precisamente la distancia entre lo que creemos ser y lo que deseamos ser. Realizar este ejercicio te ayuda a reflexionar y a tomar claridad sobre ti mismo, y cómo trabajar tu auto estima.

Mejorar-Subir-Autoestima-VitalCoachingBarcelona

¿Cómo subir tu Autoestima?

1- Gestiona tu dialogo interno

Vivimos a la altura de nuestros pensamientos. Y acostumbramos a ser nuestro más duro y crítico juez interno. Por ello, negociar hasta acallar la voz crítica que tanto nos daña es imprescindible para nuestro éxito y felicidad.

QUE HACER:

Hacerlo, pues de forma natural e instintiva no es lo habitual para nadie. ¿Por qué? Porque nuestra mente tiene una forma de funcionar que le hace entrar en bucle. ¿Te suena? Seguro que sí. Cuando crees que no puedes, o es difícil para ti, entonces todo el tiempo permanece en ti ese sentimiento, en forma de pensamientos y palabras internas que te dices a ti mismo. Entonces es imposible avanzar. A esto le llamamos diálogo interno, y podemos aprender a gestionarlo positivamente. En este artículo, te explico cómo hacerlo: “Gestión del diálogo interno”.

2- Hazte responsable

Los resultados de tu vida, -te guste o no-, son el resultado de tus pensamientos y acciones previas. Significa esto que eres responsable de todo cuanto te está ocurriendo en tu vida. Si estás pensando que no es así, porque la culpa de todo la tiene tu pareja, tu jefe, tu vecino o quién sea, seguirás siempre en el más de lo mismo, creando y recreando las mismas situaciones con diferentes personas. De hecho, esto nos ocurre de forma reiterada en nuestra vida. Si lo piensas bien te darás cuenta.

QUE HACER:

Necesitas “parar y pensar”: ¿qué parte de lo que ocurre te concierne a ti? ¿en lo que depende de ti que sí puedes cambiar? ¿qué vas a cambiar? Te recomiendo que al hacer este ejercicio revises tus pensamientos. Si estás criticando o maldiciendo a una persona o situación, lo más probable es que esta u estas también se pongan en tu contra. No es algo que hagas de forma consciente, lo sé, pero tiene una enorme fuerza negativa. Cambiar este pensamiento previo, y positivizarte respecto a la persona, la situación y los resultados que deseas lograr, lo cambia todo. Si lo pruebas lo comprobarás.

3- Define objetivos y prioridades

Las personas que saben lo que quieren, -acorde a sus verdaderos deseos y valores-, se orientan con convicción, fuerza e ilusión hacía su vida y objetivos.

QUE HACER:

Es importante que, si lo requieres, te pares a pensar que sí de verdad quieres y elabores un plan de acción acorde a ello.

4- Compite contigo mismo

No tienes que demostrar nada a nadie, salvo a ti mismo. Para tu éxito y felicidad, trata de ser comprensivo, amoroso y amable contigo mismo.

QUE HACER:

Revisa tu vida e identifica los logros que a lo largo de ella has alcanzado. Escríbelos y date cuenta de que tienes mucho por lo que sentirte orgulloso.  Felicítate por ello, y por todas las acciones que emprendiste y que hicieron posible tus logros. A partir de ahora recuerda que: “sí entonces lo lograste, ahora también puedes…”

MejorarAutoestima-Autoestima-VitalCoachingBarcelona

5- Ocupa tu buen primer lugar

Para que otros te respeten, primero tendrás que hacerlo tú. Y para aumentar tu auto estima es imprescindible que pienses en ti. Se acostumbra a creer que, si pensamos en nosotros mismos, somos egoístas. Y realmente no es así. Precisamente solo podemos ser generosos si primero pensamos en nosotros mismos. No hablo aquí de ser egoísta, robar, pisar a los demás, etc. No, me refiero a pensar en ti y respetarte, porque sólo cuando tú estás bien, entonces lo estarán las personas que te quieren. Todos se beneficiarán entonces de tu vitalidad, buen humor, alegría, felicidad, etc… Por el contrario, si siempre haces lo que los demás quieren y nada para ti, entonces estarás disgustado, enfadado y amargado. ¿Crees que haces algún bien a alguien? La respuesta es “no”.

QUE HACER:

Piensa en ti, en lo que de verdad quieres y no quieres en tu vida. Para ello, puedes responder a las siguientes preguntas:

  • De lo que sí tengo ¿Qué quiero mantener?
  • De lo que no tengo, ¿Qué deseo incorporar?
  • De lo que sí tengo ¿Qué quiero eliminar?
  • De lo que no tengo ¿Qué no deseo tener?

Aprende a decir no a lo que no deseas, date tiempo para ti, incorpora motivos de alegría a tu vida, para que así todos se beneficien de tu generosa felicidad.

6- Háblate bien a ti mismo

La mente está orientada a la carencia. Este ha sido su mecanismo de funcionamiento, gracias al cual hemos podido sobrevivir como especie a lo largo de la historia. Ahora el riesgo no es lo que nos falta, sino pensar siempre en lo que nos falta. La mente interpreta nuestras palabras y pensamientos literalmente, y cuando nos decimos a nosotros mismos que no seremos capaces, se bloquea para que realmente no lo seamos. Si queremos potenciar nuestros resultados, primero tendremos que hacerlo con nuestros pensamientos. Y a través de ellos, y por repetición, podemos subir nuestra autoestima:

QUE HACER:

Cada día, por la mañana, durante el día y por la noche, realiza afirmaciones que potencien tu fuerza y autoestima. Por ejemplo: “Yo valgo”, “Yo soy exitoso”.

7- Cambia la crítica por la admiración

Criticar a los demás es un comportamiento defensivo y reactivo. Admirar es potenciador. Cuando criticamos –de pensamiento o de palabra- estamos generando actitudes tóxicas y negativas que tendrán el mismo efecto en nuestra propia vida y resultados. Lo contrario también ocurre.

QUE HACER:

Si cambias la crítica a los demás por admiración, te reconciliarás con tus debilidades y potenciarás tus habilidades. Para tu práctica, te recomiendo que cuando te “pilles” criticando a otras personas o a ti mismo, párate a pensar y escribir 3 cosas positivas de esa persona o situación. Pon tu atención en ello, y observarás como tu actitud es mucho más positiva. A través de la admiración, estarás potenciando y conectando con tu campo de posibilidades.

La autoestima es una actitud frente a la vida, y siempre estamos a tiempo de mejorarla. Hacerlo, con ciertas pautas y en relación a tu circunstancia, está en tus manos y te cambia la vida. ¡Merece la pena!

BeatrizPaláCalvo-CoachingY si quieres trabajar de forma personalizada, en la mejora de tu autoestima
Nos vemos
Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !
En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de felicidad…

“Sé tú mismo todos los demás ya están ocupados” Oscar Wilde

Impaciencia: ¿Cuáles son las consecuencias y cómo gestionarla?

impacienciaCuando contamos con una actitud positiva es fácil darse cuenta que nuestros día a día es diferente, pero no porque realmente lo sea, sino porque una actitud positiva nos permite disfrutar más, descansar mejor e incluso establecer mejores relaciones. Si nos vamos al otro extremo, en el que nos dejamos arrastrar por la impaciencia también comprobamos fácilmente que, las consecuencias de esta experiencia pueden afectar a la salud, reflejándose en cuadros e ansiedad y estrés.

Muchos pueden ser los motivos que nos generen la actitud causante de estrés y ansiedad. En lo concreto, y en este artículo, quiero centrarme en uno de ellos: la impaciencia. Sí, ser impaciente tiene consecuencias. Y, desde luego, lo suficientemente importantes como para prestarles atención.

Consecuencias de ser impaciente

La paciencia es la fortaleza del débil y la impaciencia, la debilidad del fuerte”.  Kant

1- Frustración

La impaciencia puede provocar impulsividad, respuestas rápidas, poco conscientes, coherentes, eficientes y meditadas. La frustración está entonces servida.  No controlar esta actitud puede traer problemas en las relaciones personales y laborales.

En general, las reacciones impacientes transmiten poca confianza en uno mismo, y también en quienes las reciben. Cuando esto ocurre, es muy frecuente entrar en el bucle de la impulsividad-frustración.

2- Nos impide disfrutar del momento

Es fundamental disfrutar de cada momento porque, aunque muchas veces no nos damos cuenta. Lo cierto es que cada momento que pasa no volverá. Y la impaciencia es el peor de los enemigos que podríamos tener en este sentido, ya que pone todo tu foco en lo que está por venir, impidiéndote disfrutar del aquí y del ahora, y de todo cuanto puedes crear en tu vida, con una actitud mucho más positiva, eficiente y feliz.

3- Afecta a nuestro estado emocional

La impaciencia afecta negativamente al equilibrio emocional. Las personas impacientes suelen ser exigentes, y vivir en un estado de irritación constante. ¿Por qué? Porque cuando la tensión por la falta de tiempo se perpetúa, los resultados no llegan o con dificultad tardan en hacerlo, las  emociones de dolor se instalan en el cuerpo físico y emocional de la persona. Las reacciones son entonces desmedidas respecto a lo que ocurre. Haciendo una similitud, por ejemplo, cuando estás nervioso y en tensión, cualquier pequeño ruido te altera, mientras que cuando estás relajado, el mismo ruido, apenas lo percibes. La impaciencia genera estrés, y con la cuerda tensa, prácticamente cualquier acontecimiento es motivo de mayor tensión. Este efecto es intenso, exponencial y un auténtico bucle de dificultad, del que necesitas salir.

VitalCoachingBarcelona-ImpacienciaPhoto by Alexander Lam on Unsplash

4- Puede afectar gravemente nuestra salud

La impaciencia no solo tiene consecuencias emocionales, sino que también las podemos sufrir a nivel físico. ¿Sabías que patologías como la hipertensión, la obesidad e incluso el envejecimiento prematuro pueden ser provocadas por un exceso de impaciencia?

Pues sí, así es… la impaciencia nos puede llevar a descuidar nuestra alimentación y, como consecuencia directa, puede generar obesidad. Además, está demostrado científicamente y avalado por múltiples estudios, que las personas impacientes tienen más probabilidades de sufrir hipertensión debido al estrés que soportan. Estás son sólo algunas de las consecuencias de la impaciencia, pero hay muchos otros factores de riesgo, derivados de ella, que afectan a nuestra salud.

5- Acelera el envejecimiento

La Universidad Nacional de Singapur y las de Berkeley y Pensilvania, han descubierto y publicado, en Proceeding of the National Academy of Science, que las personas más impacientes envejecen más rápidamente. Esto es así, debido a que sus telómeros (extremos de los cromosomas del ADN) son más cortos que los de las personas más serenas. Estas estructuras, que protegen al ADN de su degradación, están asociadas a la longevidad, y los científicos creen que cuanto más rápido desaparecen estos, antes envejecemos.

¿Cómo gestionar la impaciencia?

Ya conoces algunas de las consecuencias de la impaciencia, y la buena noticia es que puedes cambiar y gestionar tu impaciencia. Sí, la impaciencia es una actitud aprendida. Y del mismo modo que la aprendimos, la podemos desaprender para aprender nuevamente como queremos vivir.

Aun así,  me gustaría que entendieras que no se trata de erradicar la impaciencia, eso sería lucha contra un gran gigante. La clave está en educarnos en emociones, de manera que, cuando aparezca la impaciencia, no logre hacerse con el control y nuble nuestra capacidad para pensar y actuar. Para hacerlo, los siguientes 4 pautas, te ayudarán enormemente:

1- Provoca la actitud de tu confianza.

La inmediatez en la respuesta y resultados, no se logran por la impaciencia desmedida, sino por la confianza en tus resultados.

Si vives con impaciencia, te pido que escojas «algo» que te impaciente en este momento. Párate, tómate un tiempo para mirar con distanciamiento, analizar que quieres y que vas a hacer, pensando en la solución y objetivo que quieres alcanzar.  Según sea la situación, dos minutos de reflexión, serán suficientes. Si el asunto es importante, puede requerir de más tiempo. Realiza entonces un análisis más exhaustivo, mira con nuevas perspectiva, e incluso, si lo precisas, pide ayuda externa. Te recomiendo que lo valores, pues si lo piensas bien lograr tus objetivos bien merece toda tu atención, dedicación y tiempo. Sea cual sea tu decisión, empieza a vislumbrar la imagen de solución de lo que quieres lograr, creyendo que es posible. Cuanto más lo creas mayores serán tus posibilidades, confianza y capacidad de gestión.

A veces, para avanzar de verdad, necesitamos parar, y… hacer «algo» diferente

Impaciencia-VitalCoachingBarcelonaPhoto by Eli DeFaria on Unsplash

2- Genera tu visión

Cuando hayas proyectado tu imagen de solución, es decir, cuando te veas con el resultado de lo que quieres, como logrado, busca el beneficio de lo que haces a corto, medio y largo plazo, dándote cuenta de que la mayoría de las veces merece la pena esperar y tener paciencia, porque el beneficio será mayor. Organiza tus pasos y acciones, en relación a la visión de lo que quieres, y sabiendo que tienes que hacer para lograrlo.

3- Tus 5 minutos al día

Cinco minutos al día te cambiarán la vida. Empieza con este tiempo, si luego decides dedicarle más, estupendo. Por el momento, toma aire, inhalando profundamente por la nariz y exhalando por la boca. Respira luego con normalidad y con conciencia corporal, es decir dándote cuenta de que tomas aire y de que lo expulsas. Al inhalar, tomas el aire de la vida, te nutres de ella, al exhalar expulsas aquello que te sobra. Hazlo en calma, a ser posible en una posición cómoda -sentad@ o @- fuera de ruidos y distracciones externas. En este estado de tranquilidad, conectad@ con tu respiración, déjate sentir e inspirar.

4- Sonríe

La sonrisa es un antídoto contra el estrés. Cuando ríes tu cerebro se relaja y transmite esa misma información a todo tu cuerpo físico y emocional. Practica tu sonrisa y hazlo tanto como puedas. Esta te conectará con tu paz interna, y con las demás personas en una actitud más confiada, optimista y serena. Y si… no crees tener motivos para sonreír, búscalos, porque sí, siempre los hay. Sobre ello, y los beneficios de tu risa y de tu sonrisa, puedes leer más en este artículo «Tómate la risa en serio» 

Y tú, ¿eres una persona impaciente? ¿Qué medidas estás tomando para controlar las consecuencias negativas que te genera esa impaciencia? ¡Cuéntame! Me encantará saber un poquito más de ti y de tu experiencia. Y, si puedo ayudarte lo haré encantada. 
Mientras tanto… comparto contigo el artículo «¡Lo quiero YA!» en el que abordo la importancia y el cómo lograr gestionar la impaciencia e ir «paso a paso»

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres, entonces…

Puedes 

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Coach personal Barcelona, vitalcoachingbarcelona.com 

Autoexigencia: ¡Suéltala!

autoexigencia

Si tuvieras que valorar del 1 al 10 tu nivel de auto exigencia , ¿Que puntuación te darías?

Si tu puntuación es igual o mayor a 7, formas parte de la gran mayoría.  Y es que vivimos en la sociedad de las prisas, con mucha información a nuestro alcance, que tantas veces hace que nos exijamos en exceso y disfrutemos poco. Así, nos convertimos en impacientes y, es precisamente esta impaciencia la consecuencia más directa de este alto grado de exigencia al que tantas veces nos sometemos.

Si este es tu caso, si te exiges más y más cada día, y te cuesta aceptar el mínimo error,  y estás impaciente, te habrás dado cuenta de puedes llegar a ser muy injusto contigo mismo.

Llegar a todo sin cometer un sólo error, es en si mismo el error.

Yo creo que todos hemos vivido en algún momento las consecuencias de una alto grado de auto exigencia. Y yo… te confieso que la primera.  Me costó darme cuenta de que este era uno de mis mayores limitadores, pues ante la imposibilidad de sus pretensiones acababa siempre rendida, desilusionada y hasta abandonando mis propósitos iniciales.

Hoy te cuento qué cosas me han ayudado a mi a soltar la auto exigencia:

¿Qué es la auto exigencia?

Es la manera en la que queremos ejercer el control sobre la vida para vivirla pretendiendo que todo sea como queremos. Para lograrlo, y muchas veces inconscientemente, intentas cumplir con lo que consideras deberías ser o deberías hacer para que los demás te acepten, te quieran y te respeten. En definitiva la auto exigencia es esa necesidad de proyectar la imagen de persona y profesional perfecta. Te impide aceptarte tal como eres y también fallar, pues nunca da el permiso para fallar, para estar triste, tampoco para disfrutar.

Además cuando somos auto exigimos con nosotros mismos, lo somos -y mucho- con los demás. Evaluamos,  aceptamos o rechazamos a las otras personas según nuestro baremo. Podemos ser muy duros, tanto de palabra como de pensamiento, y eso nos aleja de las personas y, por supuesto de nosotros mismos. Realmente un alto grado de auto exigencia es muy dañino, por ello tenemos que aprender a soltarlo, como medio para ser feliz y así lograr nuestros objetivos felices.

Estrategias para soltar la autoexigencia

Primero: reflexiona

Párate un momento a pensar y reflexionar sobre lo que te lleva a exigirte tanto. Escríbelo.
Y recuerda que no tienes que demostrar nada a nadie…

Segundo: acepta y afronta el miedo

Todos tenemos miedos. Y el problema, casi nunca, es el miedo en si mismo, sino cómo lo afrontamos. Respeta tus limitaciones y miedos, observados y aprende de ellos. 

Reconócelos y acepta lo que vienen a decirte -su intención positiva- y luego déjalos ir; para continuar, sin que te paralicen. Para hacerlo puedes ayudarte con tres respiraciones profundas, inhalando por la nariz y exhalando por la boca, al tiempo que miras con aceptación tus miedos. Nunca los niegues, ni trates de obviarlos, pues bien sabemos que «de lo que huyes te persigue». A cambio míralos y acéptalos, así perderán fuerza, y cuando sea el momento podrás pr

Tercero: Quiérete

Dedícate tiempo, cuídate, quiérete. Parece algo obvio, pero muchas veces no nos dedicamos el tiempo que merecemos.
Dedica algo de tiempo cada semana a hacer lo que te gusta y te hace disfrutar. Porque cuando te permites lo que mereces, atraes lo que necesitas.

Cuarto: Confía en ti

Valórate. Echa un vistazo atrás y mira todo lo que ya has logrado. Y confía, confía en ti y también en los que te rodean. La confianza genera más de lo mismo, y esta siempre empieza por ti.

Si tu confías en ti, los demás también lo harán, y cuando te relaciones desde la confianza, estás dando oportunidades reales a las otras personas. Esta es también una forma de crear para ti y, de transmitir confianza. Después con cada persona tu decidirás que relación quieres tener, y eso siempre te recomiendo lo hagas desde la aceptación y el respeto, independientemente de la cercanía que escojas tener.

Quinto: Todo a su debido tiempo

Tendemos a querer todo ya, ahora. Pero esto, no siempre es posible.
Disfruta del camino que hay que recorrer. Al final, la vida es precisamente eso; no se trata tanto de la meta, sino del aprendizaje que obtenemos al recorrer el camino que nos lleva hasta ella.

Este es el mejor momento para disfrutar del instante con conciencia y presencia. Entonces la meta alcanzada es un éxito verdadero. Empieza a disfrutar desde YA, y si puedes…no esperes a mañana.

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres saber en qué y cómo puedo ayudarte…

Nos vemos

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.