Entradas

Impaciencia: ¿Cuáles son las consecuencias y cómo gestionarla?

impacienciaCuando contamos con una actitud positiva es fácil darse cuenta que nuestros día a día es diferente, pero no porque realmente lo sea, sino porque una actitud positiva nos permite disfrutar más, descansar mejor e incluso establecer mejores relaciones. Si nos vamos al otro extremo, en el que nos dejamos arrastrar por la impaciencia también comprobamos fácilmente que, las consecuencias de esta experiencia pueden afectar a la salud, reflejándose en cuadros e ansiedad y estrés.

Muchos pueden ser los motivos que nos generen la actitud causante de estrés y ansiedad. En lo concreto, y en este artículo, quiero centrarme en uno de ellos: la impaciencia. Sí, ser impaciente tiene consecuencias. Y, desde luego, lo suficientemente importantes como para prestarles atención.

Consecuencias de ser impaciente

La paciencia es la fortaleza del débil y la impaciencia, la debilidad del fuerte”.  Kant

1- Frustración

La impaciencia puede provocar impulsividad, respuestas rápidas, poco conscientes, coherentes, eficientes y meditadas. La frustración está entonces servida.  No controlar esta actitud puede traer problemas en las relaciones personales y laborales.

En general, las reacciones impacientes transmiten poca confianza en uno mismo, y también en quienes las reciben. Cuando esto ocurre, es muy frecuente entrar en el bucle de la impulsividad-frustración.

2- Nos impide disfrutar del momento

Es fundamental disfrutar de cada momento porque, aunque muchas veces no nos damos cuenta. Lo cierto es que cada momento que pasa no volverá. Y la impaciencia es el peor de los enemigos que podríamos tener en este sentido, ya que pone todo tu foco en lo que está por venir, impidiéndote disfrutar del aquí y del ahora, y de todo cuanto puedes crear en tu vida, con una actitud mucho más positiva, eficiente y feliz.

3- Afecta a nuestro estado emocional

La impaciencia afecta negativamente al equilibrio emocional. Las personas impacientes suelen ser exigentes, y vivir en un estado de irritación constante. ¿Por qué? Porque cuando la tensión por la falta de tiempo se perpetúa, los resultados no llegan o con dificultad tardan en hacerlo, las  emociones de dolor se instalan en el cuerpo físico y emocional de la persona. Las reacciones son entonces desmedidas respecto a lo que ocurre. Haciendo una similitud, por ejemplo, cuando estás nervioso y en tensión, cualquier pequeño ruido te altera, mientras que cuando estás relajado, el mismo ruido, apenas lo percibes. La impaciencia genera estrés, y con la cuerda tensa, prácticamente cualquier acontecimiento es motivo de mayor tensión. Este efecto es intenso, exponencial y un auténtico bucle de dificultad, del que necesitas salir.

VitalCoachingBarcelona-ImpacienciaPhoto by Alexander Lam on Unsplash

4- Puede afectar gravemente nuestra salud

La impaciencia no solo tiene consecuencias emocionales, sino que también las podemos sufrir a nivel físico. ¿Sabías que patologías como la hipertensión, la obesidad e incluso el envejecimiento prematuro pueden ser provocadas por un exceso de impaciencia?

Pues sí, así es… la impaciencia nos puede llevar a descuidar nuestra alimentación y, como consecuencia directa, puede generar obesidad. Además, está demostrado científicamente y avalado por múltiples estudios, que las personas impacientes tienen más probabilidades de sufrir hipertensión debido al estrés que soportan. Estás son sólo algunas de las consecuencias de la impaciencia, pero hay muchos otros factores de riesgo, derivados de ella, que afectan a nuestra salud.

5- Acelera el envejecimiento

La Universidad Nacional de Singapur y las de Berkeley y Pensilvania, han descubierto y publicado, en Proceeding of the National Academy of Science, que las personas más impacientes envejecen más rápidamente. Esto es así, debido a que sus telómeros (extremos de los cromosomas del ADN) son más cortos que los de las personas más serenas. Estas estructuras, que protegen al ADN de su degradación, están asociadas a la longevidad, y los científicos creen que cuanto más rápido desaparecen estos, antes envejecemos.

¿Cómo gestionar la impaciencia?

Ya conoces algunas de las consecuencias de la impaciencia, y la buena noticia es que puedes cambiar y gestionar tu impaciencia. Sí, la impaciencia es una actitud aprendida. Y del mismo modo que la aprendimos, la podemos desaprender para aprender nuevamente como queremos vivir.

Aun así,  me gustaría que entendieras que no se trata de erradicar la impaciencia, eso sería lucha contra un gran gigante. La clave está en educarnos en emociones, de manera que, cuando aparezca la impaciencia, no logre hacerse con el control y nuble nuestra capacidad para pensar y actuar. Para hacerlo, los siguientes 4 pautas, te ayudarán enormemente:

1- Provoca la actitud de tu confianza.

La inmediatez en la respuesta y resultados, no se logran por la impaciencia desmedida, sino por la confianza en tus resultados.

Si vives con impaciencia, te pido que escojas «algo» que te impaciente en este momento. Párate, tómate un tiempo para mirar con distanciamiento, analizar que quieres y que vas a hacer, pensando en la solución y objetivo que quieres alcanzar.  Según sea la situación, dos minutos de reflexión, serán suficientes. Si el asunto es importante, puede requerir de más tiempo. Realiza entonces un análisis más exhaustivo, mira con nuevas perspectiva, e incluso, si lo precisas, pide ayuda externa. Te recomiendo que lo valores, pues si lo piensas bien lograr tus objetivos bien merece toda tu atención, dedicación y tiempo. Sea cual sea tu decisión, empieza a vislumbrar la imagen de solución de lo que quieres lograr, creyendo que es posible. Cuanto más lo creas mayores serán tus posibilidades, confianza y capacidad de gestión.

A veces, para avanzar de verdad, necesitamos parar, y… hacer «algo» diferente

Impaciencia-VitalCoachingBarcelonaPhoto by Eli DeFaria on Unsplash

2- Genera tu visión

Cuando hayas proyectado tu imagen de solución, es decir, cuando te veas con el resultado de lo que quieres, como logrado, busca el beneficio de lo que haces a corto, medio y largo plazo, dándote cuenta de que la mayoría de las veces merece la pena esperar y tener paciencia, porque el beneficio será mayor. Organiza tus pasos y acciones, en relación a la visión de lo que quieres, y sabiendo que tienes que hacer para lograrlo.

3- Tus 5 minutos al día

Cinco minutos al día te cambiarán la vida. Empieza con este tiempo, si luego decides dedicarle más, estupendo. Por el momento, toma aire, inhalando profundamente por la nariz y exhalando por la boca. Respira luego con normalidad y con conciencia corporal, es decir dándote cuenta de que tomas aire y de que lo expulsas. Al inhalar, tomas el aire de la vida, te nutres de ella, al exhalar expulsas aquello que te sobra. Hazlo en calma, a ser posible en una posición cómoda -sentad@ o @- fuera de ruidos y distracciones externas. En este estado de tranquilidad, conectad@ con tu respiración, déjate sentir e inspirar.

4- Sonríe

La sonrisa es un antídoto contra el estrés. Cuando ríes tu cerebro se relaja y transmite esa misma información a todo tu cuerpo físico y emocional. Practica tu sonrisa y hazlo tanto como puedas. Esta te conectará con tu paz interna, y con las demás personas en una actitud más confiada, optimista y serena. Y si… no crees tener motivos para sonreír, búscalos, porque sí, siempre los hay. Sobre ello, y los beneficios de tu risa y de tu sonrisa, puedes leer más en este artículo «Tómate la risa en serio» 

Y tú, ¿eres una persona impaciente? ¿Qué medidas estás tomando para controlar las consecuencias negativas que te genera esa impaciencia? ¡Cuéntame! Me encantará saber un poquito más de ti y de tu experiencia. Y, si puedo ayudarte lo haré encantada. 
Mientras tanto… comparto contigo el artículo «¡Lo quiero YA!» en el que abordo la importancia y el cómo lograr gestionar la impaciencia e ir «paso a paso»

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres, entonces…

Puedes 

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Coach personal Barcelona, vitalcoachingbarcelona.com 

La seguridad está sobrevalorada

seguridad-en-si-mismo-y-autoconfianza

Tendemos a buscar la seguridad en todo lo que hacemos, ¿te has fijado? Pasamos años (a veces la vida), buscando un empleo seguro. Queremos parejas que nos aporten seguridad. Buscamos una vivienda segura… y así, vamos buscando seguridad en todo, parece que los seguros nos ayudan a creer que todo lo que tenemos es más seguro; nos hacemos seguros de vida, de hogar, seguro médico. Pero la seguridad no es un contrato que exige cuota al mes, ni siquiera es una meta que se puede alcanzar; la seguridad es simplemente una sensación, un creencia personal que cada uno crea e interpreta a su manera. Lo cierto es que lo único seguro en esta vida es que comienza y termina para todos.

Nadie tiene la garantía de que lo que hace o lo que consigue es algo seguro. Y es que la vida no va de garantías, sino de confianza y determinación. El juego no consiste en firmar seguros, consiste en atreverse, en luchar, en tener el valor de crecer mientras perseguimos nuestros sueños… y mientras, disfrutar del camino. No debemos esperar el momento perfecto para asumir un riesgo, porque ese momento no existe, el mejor momento es ahora.

Tomar decisiones y pasar a la acción no es fácil. Nadie dijo que lo fuera. Estamos demasiado apegados al miedo a equivocarnos o fracasar; y ese miedo nos retiene y nos obliga a dejar que pase más tiempo y, a veces, incluso paralizándonos. Sin embargo, curiosamente, dejar que pase el tiempo tampoco garantiza nada.

La seguridad no existe

En ningún ámbito de tu vida, nada ni nadie podrá garantizarte plenamente el resultado.
No existe la seguridad total, pero sí tienes la posibilidad de prepararte, informarte, adaptarte y trabajar y actuar con confianza plena en ti mismo/a.

Haz de la experiencia un continuo aprendizaje 

Cuanta más experiencia tenemos, mayor capacidad obtenemos para desenvolvernos mejor en cualquier situación y para manejar resultados no previstos o no deseados.
Convertir lo que ya conocemos o hemos experimentado en aprendizaje implica no repetir los errores, tener en cuenta lo que no ha ido bien para modificarlo o cambiarlo en el próximo intento, evitando que nos vuelva a suceder lo mismo.

No he fracasado, he encontrado 10.000 maneras en las que esto no funciona. —Thomas Edison—

¡Cuidado con el perfeccionismo!

Muchas veces vemos el perfeccionismo como una cualidad que nos aporta seguridad. Sin embargo, ese perfeccionismo que a priori es algo positivo, en ocasiones se convierte en la excusa perfecta para no pasar a la acción, por que «nunca está lo suficientemente bien».
Ser exigente con uno/a mismo/a está bien, pero no dejes que el perfeccionismo te impida avanzar.

¿Te compensa?

Todo tiene un precio. Lo que hacemos y lo que no hacemos también. En esos momentos de inseguridad, pon todo en una balanza… pon a un lado de la balanza lo que tienes; y al otro lado, pon lo que no tienes, eres o hacer por culpa de no atreverte. ¿Te compensa no hacer nada?

Hagas lo que hagas y sea cual sea tu objetivo, siempre habrá algún riesgo. Pero, sin duda, el peor riesgo es no correr ningún riesgo.

¡Pasa a la acción!

No se trata de tirarse a la piscina sin haber comprobado si tiene agua. Se trata de decidir lanzarse y hacerlo; pero antes asegurarte de que tiene agua y la profundidad suficiente; incluso planifica cómo te vas a tirar… ¡Pero hazlo!

Analiza bien la situación, busca y compara opciones y posibilidades, planifica y ACTÚA.

Fíjate plazos. Marca en el calendario días y horas en las que vas a hacer lo que quieres hacer… Si no lo haces así y te decides a cumplir tu propio calendario, nunca sucederá. Ve paso a paso y el camino se irá abriendo, crecerás, evolucionarás y tu proyecto lo hará contigo.

La seguridad total, no existe, siempre habrá riesgos. Pero, sin ninguna duda, la mejor manera de obtener cierta seguridad es estar convencido/a de lo que quieres y hacia dónde quieres ir. Cuanto más claro lo tengas, más seguro/a te sentirás. Y una vez que lo sepas, ¡ve a por ello!

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres pasar a la acción con confianza y éxito

Nos vemos

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Tips para obtener y mantener la confianza en uno mismo

confianzaLa confianza en nosotros mismos es fundamental para el desarrollo personal y profesional. Tanto es así que, si nos falta, la consecuencia directa es un gran sufrimiento. Y es que, sin esa confianza no seremos capaces de materializar nuestras ideas… la explicación a esto es muy simple: el cerebro no nos permite trabajar en aquello en lo que pensamos que no seremos capaces de hacer o lograr.

Si atraviesas un momento de escasez de confianza en ti mismo/a, a continuación te daré algunos tips que, si sabes adaptarlos a ti mismo, a tu vida, a tus circunstancias y tus necesidades, te pueden ayudar…

  • Los niveles de la confianza

Como en casi todo en la vida, entre el blanco y el negro, existe una inmensa gama de grises. Con esto quiero decir que la confianza no sólo la tienes o no la tienes, sino que la tienes por niveles; unos niveles que además son variables.

Nacemos con una gran confianza en nosotros mismos. Eso es así. Y si no lo crees, te invito a que observes a cualquier niño… Sin embargo, la cada vez más arraigada cultura del “no puedo”, a medida que vamos creciendo esa confianza va disminuyendo.

Tengo una buena noticia, la confianza se puede obtener, recuperar y, por supuesto, mantener. Y la intención es lograrlo. Te aseguro que con algunos cuidados y ganas de conseguirlo, se puede.

Confianza-confiar-coaching-barcelona

  • Paso a paso 

Recuperar, obtener o aumentar la confianza ti mismo/a, es posible, claro que sí, pero no es algo que se obtenga de un día para otro, para esto no hay vía rápida.

Como decía antes, la confianza tiene niveles. Y si tienes poca confianza en ti, vas a necesitar un poco de confianza para dar el primer paso y comenzar el camino que te llevará hasta el siguiente nivel.

Para adquirir esa pequeña cantidad de confianza precisa para comenzar vas a necesitar pruebas de que eres capaz de conseguir lo que te propongas. El mundo, la sociedad está empeñada y educada para decirnos constantemente que no podremos avanzar, crecer y alcanzar nuestros sueños.

Las personas con una alto nivel de confianza en sí mismas han obtenido grandes resultados y cuentan con esas pruebas. Sin embargo, las personas que aún no tienen esos resultados presentan un nivel bajo de confianza, se muestran dubitativas y desconocen el gran potencial con el que cuentan.

El secreto está en la acción. para obtener resultados es necesario actuar. Si tienes muy poca confianza en ti, comienza por poco, márcate un objetivo pequeño… y luego, elabora un plan para conseguirlo y ponte manos a la obra, ¡actúa! Y si no lo consigues a la primera, no decaigas, cambia el plan y de nuevo ve a por tu objetivo.

Existe una frase que dice: “Si el plan no funciona, cambia de plan, no de objetivo”. Tenlo muy presente.

  • La experiencia es un grado 

Cuando dejas de pensar y desear y pasas a la acción, ocurre algo: adquieres experiencia.

Al pasar a la acción estamos llevando a la práctica nuestras habilidades, desarrollándolas. Inevitablemente al desarrollar ciertas habilidades e ir acumulando experiencia irán apareciendo motivos para confiar, para creer un poco más en ti… Por tanto, actuar y desarrollar tus habilidades te ayudará a subir un peldaño en la escalera de niveles de la confianza en ti mismo/a.

Confianza Coaching

  • Mantén la confianza

Para mantener la confianza en ti debes seguir fijándote objetivos y trabajando duro para llegar hasta ellos. Con esto aumentas las posibilidades de obtener resultados positivos en todo lo que haces… y esos resultados son precisamente lo que necesitas para alimentar y aumentar la confianza en ti mismo/a.

Y si tienes un momento de bajón (que por supuesto está permitido), para unos minutos, desconecta y recuerda todo lo que has experimentado y conseguido hasta el momento.

Reconoce tus avances y felicítate por tus logros ya obtenidos.

Identifica que te funcionó y ayudo a obtener tus logros anteriores, y como ahora esto puede ayudarte a conseguir tus objetivos.

Reaviva la llama de tu confianza, y si a pesar de todo sigues atascado, se hará necesario revisar con mayor profundidad cual es nuestro diálogo interno y creencias que son las manifestaciones de nuestros miedos más profundos. Y, nuevamente, la buena noticia, es que una buena revisión de donde estamos y a donde queremos llegar, abre nuevas puertas…

Beatriz-Palá-Calvo

Si quieres, entonces…

Puedes 

Reserva YA tu primera «sesión de diagnóstico gratuita», sin compromiso alguno.

 ¡ Apuesta por TI !

En Vital Coaching Barcelona, tienes la oportunidad de avanzar de una forma única en el camino hacía tus objetivos de profesión y vida.

Coach personal Barcelona, vitalcoachingbarcelona.com